Ejemplos ?
Belasco finalmente tomará el control del Limbo una vez más. El cultista "El Reverendo" adora a Belasco confundiéndolo con Lucifer.
Los devaneos de Erato, 1980, Premio Gules (Cuando en la década de los ochenta predominaba en España una corriente poética cultista practicada por los epígonos del grupo de poetas conocido como Los novísimos, con “Los devaneos de Erato”, Ana Rossetti introduce nuevas propuestas líricas cargadas de referentes eróticos transgresores) Dióscuros 1982 (recogido en Indicios vehementes) Devocionario, 1985, Premio Internacional de Poesía Rey Juan Carlos I.
En 1852 José María Bonilla publica un poema extraordinario, dado que usa un modelo de lengua equilibrado entre el “lemosín” cultista y la lengua castellanizada de los populistas.
Su estilo sigue de cerca el de Luis de Góngora, si bien muestra cierta contención debido al influjo que los hermanos Lupercio y Bartolomé Leonardo de Argensola ejercieron en toda la escuela aragonesa de poesía barroca. Toma del gongorismo un léxico cultista y una abundante imaginería de metáforas.
Según Vicent Simbor, la única diferencia entre ambos grupos «radica en el esfuerzo sincero del grupo de Llombart -aunque de planteamiento insuficiente- para recuperar la lengua valenciana y la escasa contribución del grupo cultista a una recuperación auténtica de esta.
Son frecuentes sin embargo sus descuidos métricos (quizá por la asimilación de la irregularidad métrica habitual en la poesía tradicional) y existe una inclinación cultista en su lenguaje que no logra disimular el esencial popularismo de su poesía piadosa, teológica y moral, recogida en Cancionero de diversas obras de nuevo trovadas (Toledo, 1508); estos versos siguieron también el modelo del beato franciscano Jacopone da Todi en sus Cánticos espirituales.
En español, lanolina es un anglicismo de lanolin, a su vez germanismo cultista generado en alemán a partir del latín lana + oleum + IN (sufijo químico para indicar “sustancia”, aceptado en español como “-ina”), lo cual significa literalmente “sustancia de aceite de lana”.
RIESCO CHUECA, Pascual, Anuario 2000, Instituto de Estudios Zamoranos "Florián de Ocampo", Diputación de Zamora, p. 449-500 Una cita en latín de 1233 muestra el locativo, probablemente cultista Fontibus Predatis.
La poesía de Fernando de Herrera se considera un hito ineludible en la superación del petrarquismo en las letras españolas y, por ahí, un eslabón importantísimo en la evolución de la poesía cultista castellana desde Garcilaso de la Vega a Luis de Góngora.
dirigida por Begoña López Bueno, Sevilla, Publicaciones de la Universidad de Sevilla/Grupo PASO, 2002. La poética cultista de Herrera a Góngora, 2ª ed.
Se cultivan los géneros poéticos (mayoritarios y de inclinación cultista) y el género teatral que busca acercarse al gran público.
En cuanto a la actual posición del acento de Gáname en esdrújula, es atribuible a una etimología popular, posiblemente de implantación cultista, desde el imperativo de ganar.