cuitado

(redireccionado de cuitada)
También se encuentra en: Sinónimos.

cuitado, a

1. adj. Que está afligido o apenado. acongojado, angustiado
2. De carácter tímido y de poca voluntad y energía aun siendo tan cuitada, sacó fuerzas para emprender el negocio ella sola. apocado

cuitado -da

 
adj. Afligido, desventurado.
fig.Apocado, tímido.
Sinónimos
Traducciones

cuitado

ADJ (liter)
1. (= preocupado) → worried, troubled
2. (= tímido) → timid
Ejemplos ?
¡Oh palabras fingidas, que tan de veras me obligastes a que con obras os respondiese! Pero, ¿de quién me quejo, cuitada? ¿Yo no soy la que quise engañarme?
perdona si osada cantando este sueño mi lira infeliz, pintó del oprobio que sufres cuitada el fúnebre cuadro con negro barniz: No tiene la culpa mi débil acento si acaso tu rostro colora el rubor, la tiene el imbécil que vive contento, la tiene el maldito que ultraja tu flor.
La joven, impaciente, echa inmediatamente su linda mano a donde piensa hallarla, y algo bueno daría por pillarla; pero el bicho maldito, sin dársele ni un pito, cuanto más le persigue más salta, y brinca, y sigue con su empeño; hasta que Isabelilla, incomodada, con la sangre encendida, no pudiendo sufrir más la cuitada, salta fuera del lecho enfurecida, coge la luz, se pone patiabierta y en medio de las piernas la coloca; pero se vuelve loca y con la infame pulga nunca acierta.
Y, al poco tiempo de las bodas, el marido notó en su esposa huellas de lepra semejantes a una estrella. Y el matrimonio fue roto y declarado nulo, a causa de la señal morbosa que apareciera en la cuitada.
-Perdona... (dijo éste a Casimira, cuando la cuitada se disponía a lanzarse al vals, cuando ya soltaba el abanico sobre una silla)...
Oía, según iba cayendo la noche, el chirrido de las chicharras, el estridente himno de las cornetas, el silbo de los pitos, el rasgueo de los guitarros, y pensaba, enorgullecida, que todo aquel alborozo era por un Niño, por un Niño como el que ella iba a traer al mundo. No calculaba la diferencia de significación espiritual; de eso, ¿qué entendía ella, la cuitada?
Quiero que la sombra invoques De aquel que en su edad temprana Marchitaron los incendios De los soles de tu cara.» Resiste, mas él se enoja: Ya obedece la cuitada; Pero apenas de sus labios El nombre adorado salta Cuando un pájaro terrible Vuela de vecinas ramas, Y, asustándose el camello Que guía la infeliz Laila, Contra el mármol del sepulcro La estrenó con furia tanta Que allí pereció en sus bodas Y allí yace sepultada.
hacia este lado». Oyóse un quejido lastimero. Lanzábalo la cuitada Zuleima, sepultada ya en montones de oro. Volvió a quedar todo en tinieblas.
Ya puedes ver cuán gran placer sería ver, d’una por soltarse y desasirse, d’otra por socorrerse, la porfía; al fin la fiera lucha a despartirse venia por nuestra mano, y la cuitada del bien hecho empezaba a arrepentirse.
Parar mientes te cumplía Que en negra ambición no hay prez, Que usurpar es tiranía, Que Dios ha de ser tu juez. »Padeciendo mil destierros Alfonso entre infieles mora Y a García pones hierro Y me pides a Zamora. »¡Cuitada de mí! ¿qué haré?
Ya siete veces el Abril rïente de verdes hojas coronó las plantas y de pintadas flores, y otras tantas cubrió de nieve el suelo tristemente el frío primogénito del año, y aún gimo y lucho con el mal extraño que mi cuitada juventud devora; cual mísero doliente, a quien lento veneno dio en su tierna niñez mano traidora, por largos años fallecer se siente, tal agonizó y sin descanso peno, y en vano, oh Diosa, tu favor invoco; cual dura, apenas viva, luz a quien va faltando poco a poco el licor de la oliva, y cada instante la mirada espera que ya del todo muera, yo así, en mal tan extremo, en cada día el de mi muerte temo.
pues si la reina le pregunta, qué es lo que ha aprendido en ocho años que hace que es prisionera, ¿qué ha de responder la cuitada que no nos condene, por más discreción que tenga?