cuervo


También se encuentra en: Sinónimos.

cuervo

(Del lat. corvus.)
1. s. m. ZOOLOGÍA Pájaro negro, de gran tamaño, pico grande, plumaje iridiscente y cola en forma de cuña, que vive en campos abiertos y montañas.
2. RELIGIÓN coloquial Sacerdote vestido con sotana o traje negro y alzacuellos.
3. cuervo de agua ZOOLOGÍA Mirlo de agua, ave.
4. cuervo frutero ZOOLOGÍA Denominación común a varias paseriformes de América del Sur.
5. cuervo marino ZOOLOGÍA Cormorán, ave.
6. cuervo merendero ZOOLOGÍA Grajo, ave.
7. cuervo negro ZOOLOGÍA Buitre de color negro y cabeza gris, con manchas blancas en las alas.
8. cuervo real ZOOLOGÍA Acabiray, ave.
9. no poder ser el cuervo más negro que las alas coloquial Haber ocurrido lo peor que podía pasar.
10. venir el cuervo coloquial Recibir repetidamente una ayuda suerte que viene el cuervo, si no morirían de desnutrición.
NOTA: Nombre científico: (Coragyps atratus.)

cuervo

 
m. zool. Ave paseriforme (Corvus corax), de pico grueso, tarsos fuertes, plumaje negro con reflejos metálicos y cola redondeada.
cuervo marino Cormorán.

cuervo

('kweɾβo)
sustantivo masculino
pájaro negro omnívoro El tejado estaba lleno de cuervos.
Sinónimos

cuervo


cuervo marino sustantivo femenino mergánsar, mergo, cormorán, somorgujo, zaramagullón.
cuervo merendero sustantivo femenino grajo.
Traducciones

cuervo

raven, crow

cuervo

гарван

cuervo

corb

cuervo

Rabe, Krähe

cuervo

עורב

cuervo

corvo

cuervo

korp, kråka

cuervo

havran, vrána

cuervo

krage, ravn

cuervo

korppi, varis

cuervo

gavran, vrana

cuervo

カラス

cuervo

까마귀, 큰까마귀

cuervo

kraai, raaf

cuervo

kråke, ravn

cuervo

kruk, wrona

cuervo

corvo, Raven

cuervo

นกกา, นกขนาดใหญ่จำพวกกา

cuervo

karga, kuzgun

cuervo

con quạ

cuervo

烏鴉

cuervo

SM
1. (= ave) → raven (Cono Sur) (= buitre) → vulture, buzzard (EEUU)
cuervo marinocormorant
2. (= cura) → priest
Ejemplos ?
Extendida el acta revolucionaria, firmó con el mayor cinismo— Xoí)e de Aguirre el Traidor.— Un historiador añade que dijo Aguirre que firmaba con este mote de infamia, porque, después de asesinado el gobernador Urzua, habían de pasar siempre por traidores, que el cuervo no podía ya ser más negro que sus alas, y que en vez de justificaciones y penosos descubrimientos, lo que debían hacer era apoderarse del Perú, el mejor Dorado del mundo, que el cielo lo hizo Dios para quien lo merezca, y la tierra para quien la gane.
VI - Ave de los dioses -prorrumpe Pulo, cayendo de rodillas ante el aéreo nido del cuervo de la cabeza blanca-, ave misteriosa bajo cuyo negro plumaje vivió por espacio de tres siglos el poderoso Vichenú, logrando con este ardid evitar la muerte que el dios de la destrucción le aprestaba: heme aquí esperando tus palabras, como los tulipanes agostados por el fuego del día esperan las gotas del rocío de la noche.
Me es igual. No ha de ser más negro el cuervo que las alas. Vengo a que se case usted con mi hija en el término de veinticuatro horas.
"Ese penacho rapado -le dije-, no te impide ser osado, viejo cuervo desterrado de la negrura abisal; ¿cuál es tu tétrico nombre en el abismo infernal?" Dijo el cuervo: "Nunca más".
Ni ave ni bestia alguna en la estatua del portal que se llamara "Nunca más". Mas el cuervo, altivo, adusto, no pronunció desde el busto, como si en ello le fuera el alma, ni una sílaba más.
¡Tu Dios estos ángeles dirige hacia ti con el filtro que a Leonor te hará olvidar! ¡Bebe, bebe el dulce filtro, y a Leonor olvidarás!". Dijo el cuervo: "Nunca más". "¡Profeta!
Con su barbita, ese chivo, se siente el muy muy creativo. ¡Ah, qué cuervo! El cuervo, todo vestido de negro traje y corbata, echaba la gran bravata por su elegancia engreído: -Yo soy quien canta mejor.- A un colibrí aleteador le presumía el muy bravero, y, admirado, un carpintero le contestó al charlatín: -No cantas como un clarín, y como calandria, menos.
Y si retrocediéramos un poco hasta nuestros bisabuelos y tatarabuelos del siglo XIX, descubriríamos las “gramáticas” (avanzadísimas en su tiempo) que antecedieron a las ya mencionadas: la Gramática de Andrés Bello, la Arquitectura de las lenguas de Eduardo Benot, el Curso de Lengua Castellana de Longinos Cadena, a la obra de Miguel del Toro, de Rufino José Cuervo o de Felipe Robles Dégano.
Pero he sabido en la luna que empieza que un morabito de cabellos de oro y casaquín de alas de cuervo, recibió piedras sopapina y jujeo por negar ahí la fe de tus mayores.
El cimarrón bajó la cola y se alejó relamiéndose los bigotes, a paso lento, importándole más el festín que la lucha. Merodeador de las breñas, compañero del cuervo, venía a hozar en las entrañas frescas, no a medirse en la pelea.
El consejo en pleno aparecía sentado en sus poltronas de blandos almohadones, y el anciano Rey llevaba un vestido nuevo; la corona de oro y el cetro habían sido pulimentados, y todo presentaba aspecto de gran solemnidad; sólo la princesa estaba lívida, y se había ataviado con un ropaje negro como ala de cuervo; se habría dicho que asistía a un entierro.
¿Del Tentador enviado o acaso una tempestad trajo tu torvo plumaje hasta este yermo paraje, a esta morada espectral? ¡Mas te imploro, dime ya, dime, te imploro, si existe algún bálsamo en Galaad!" Dijo el cuervo: "Nunca más".