cuchilla


Búsquedas relacionadas con cuchilla: cuchillo

cuchilla

1. s. f. Herramienta de acero muy afilada, ancha y pesada, usada para cortar o parte de una máquina que tiene la misma utilidad cambiar la cuchilla de cortar papel; afilar la cuchilla de la guillotina.
2. Hoja de afeitar se quedó sin cuchillas desechables y tuvo que rasurarse con la máquina eléctrica.
3. Cuchillo grande de hoja muy ancha y un solo filo.
4. Hoja de las armas blancas de filo le detuvieron en la aduana por llevar una navaja con una cuchilla de veinte centímetros.
5. HISTORIA Archa, arma antigua semejante a la lanza clavó la cuchilla en la tierra en señal de retirada.
6. culto Espada, arma blanca de hoja larga los caballeros exhibían las afiladas cuchillas ante el cortejo real.
7. GEOGRAFÍA Montaña muy escarpada, de cumbre aguda y larga el perfil de las cuchillas alpinas rompía el horizonte.

cuchilla

 
f. Cuchillo grande.
Instrumento de hierro acerado usado para cortar.
Hoja de cualquier arma blanca de corte.
Hoja de afeitar.
poét.Espada (arma).

cuchilla

(ku't∫iλa)
sustantivo femenino
1. herramienta de acero usada para cortar la cuchilla de la guillotina
2. hoja de afeitar Necesito comprarme cuchillas de afeitar.
3. cuchillo grande de hoja muy ancha y un solo filo la cuchilla de un carnicero
4. en patinaje sobre hielo lámina metálica del patín para patinar sobre hielo Resbaló sobre las cuchillas de los patines en el lago helado.
Traducciones

cuchilla

Klinge

cuchilla

lame

cuchilla

Blade

cuchilla

شفرة

cuchilla

Blade

cuchilla

להב

cuchilla

블레이드

cuchilla

Blade

cuchilla

SF
1.blade
cuchilla de afeitarrazor blade
2. (= cuchillo) → large kitchen knife; [de carnicero] → chopper, cleaver
3. [de arado] → coulter, colter (EEUU)
4. (LAm) (= cortaplumas) → penknife
5. (Geog) → ridge, crest (Chile) (= colinas) → sharp ridge (Caribe) (= cumbre) → mountain top

cuchilla

f (de afeitar) razor blade
Ejemplos ?
—Ansí que se quemen ésos—añadió—monte a caballo el que pueda, y a rumbear por el lao de la cuchilla...Pero antes, nadie se mueva si no quiere encontrarse con la boca de mi trabuco...¿Y qué se has hecho de las mujeres?
Y no atribuyáis a soberbia lo que sólo sería efecto del intenso dolor que me causaría el envilecimiento de los bizkainos y la muerte de mi Patria; yo no quiero nada para mí, todo lo quiero para Bizkaya; ahora mismo, y no una sino cien veces, daría mi cuello a la cuchilla sin pretender ni la memoria de mi nombre, si supiese que con mi muerte había de revivir mi Patria.
Yace un ataúd humilde colocado a la izquierda; cerca de él se ve una escarpia en un pilar de madera, y en medio, de firme, un tajo, delante una almohada negra, y un hacha, en cuya cuchilla los rayos del sol reflejan.
Barba Azul tenía una enorme cuchilla en la mano y gritaba con toda la fuerza de sus pulmones a su mujer: -Baja enseguida o subo yo.
-De nada han de servirte las lágrimas, le dijo; has de morir. Luego agarrola de los cabellos con una mano y levantó con la otra la cuchilla para cortarle la cabeza.
Abel el pernil que Caín le enseñó en casa de este, y que habían de devorar juntos de tarde en la Fuente de Mari-Cuchilla, que Trujillo, entusiasmado, tomó una resolución, y al despedirse hasta la hora de la cita, exclamó: -Bueno, pues yo también te preparo algo bueno, una sorpresa.
Y aquella tarde, en la frente de Mari-Cuchilla, cerca del obscurecer de una tarde gris y tibia de otoño, oyendo cantar un ruiseñor señor en un negrillo, cuyas hojas inmóviles parecían de un árbol-estatua, Caín y Abel merendaron el pernil mejor que dio de sí cerdo alguno nacido en Teberga.
Primero recibían la impresión cromolitográfica; después, los anchos pliegos eran guillotinados. Micaela manejaba la acicalada cuchilla.
Sólo le sugerían estas consideraciones los naipes españoles, pues de los franceses, que también pasaban por su cuchilla, apenas conocía el valor.
- El municipio de Aguadilla y los siguientes barrios de Moca: Aceitunas, Centro, Rocha, Cuchilla, Pueblo, Capá, Voladoras, Cruz, Naranjo, Marías y Moca Pueblo.
Con ellos entre el rebato del tumulto, partiré; con ellos negociaré que me venguen de un ingrato. Teme la cuchilla airada de Zaén, el bandolero; tiembla, más que de su acero, de esta daga envenenada.
Cuando volvió el chiquilín, le salió al encuentro, bamboleándose, emponchado, y desafinando a raja y cincha con la guitarra y con la voz; el mancarrón, un viejo servidor bichoco, se asustó y volteó al muchacho; don Pedro no vaciló, sacó la cuchilla, y degolló al caballo.