cucaracha

(redireccionado de cucarachas)
También se encuentra en: Sinónimos.

cucaracha

(Voz de creación expresiva.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Insecto ortóptero de color negro o rojizo, de antenas y patas largas, dotado de un escudo torácico que cubre en parte la cabeza, que se alimenta de desechos y basuras y es muy común en los lugares habitados por las personas. curiana
2. ZOOLOGÍA Cochinilla, crustáceo terrestre.
3. argot, despectivo Sacerdote con sotana o monja con hábito negro.
4. Modelo de automóvil de formas redondeadas.
5. argot Coche pequeño.
6. argot Colilla de un porro.
NOTA: Nombre científico: (Blatta orientalis.)

cucaracha

 
f. zool. Insecto dictióptero (Blatta orientalis), nocturno y corredor que vive en lugares húmedos. Varias de sus especies tropicales se alimentan de residuos humanos.

cucaracha

(kuka'ɾat∫a)
sustantivo femenino
insecto negro de antenas y patas largas Las cucarachas habitan en sitios húmedos y oscuros.
Sinónimos

cucaracha

sustantivo femenino

cucaracha:

barata
Traducciones

cucaracha

cockroach

cucaracha

хлебарка

cucaracha

escarabat

cucaracha

Schabe, Kakerlak, Kuchenschabe, Kakerlake, Küchenschabe

cucaracha

blato

cucaracha

tinea

cucaracha

kakkerlak

cucaracha

barata, blata

cucaracha

bobba, kackerlacka

cucaracha

hamamböceği, hamam böceği

cucaracha

šváb

cucaracha

kakerlak

cucaracha

torakka

cucaracha

žohar

cucaracha

ゴキブリ

cucaracha

바퀴벌레

cucaracha

kakerlakk

cucaracha

karaluch

cucaracha

แมลงสาบ

cucaracha

con gián

cucaracha

蟑螂

cucaracha

蟑螂

cucaracha

A. SF
1. (Zool) → cockroach
2. (Méx) (= coche) → old crock, old banger
3. (= droga) → roach
4. (Inform) → chip
B. SMpriest

cucaracha

f. cockroach.

cucaracha

f cockroach
Ejemplos ?
Abriose la puerta y apareció en el quicio, con un candil en la mano que alumbraba su rostro, una vieja tan decrépita y tan horrenda, que el pobre niño dio, horrorizado, tres pasos atrás. Rodeábala un ejército de lagartos, salamanquesas, cucarachas, arañas y otras sabandijas.
Los hombres que roban la casa del que está en la guerra o en el destierro viven bajo la maldición de Alah y de Mahoma, y mueren roídos de escarabajos y cucarachas.
Ratas, gatos, cucarachas, arañas, zopilotes, hienas y otras especies afilaban sus intenciones de treparse al trono, pero se replegaban en sus ganas de dominarlo ante los colmillos furibundos de los perrunos que parecían defenderlo.
El mayor de ustedes, que es muy amigo de cazar cascarudos, puede encontrarlos entre los palos podridos, porque allí hay muchos cascarudos y cucarachas.
Parecía un grito horrísono y estentóreo de un gigante que se carcajeaba de los humanos estancados y que los veía huir despavoridos como insignificantes insectos, como cucarachas al impacto de la luz.
Las huertas de Toca y de Noriega han depuesto su clásica hortaliza en cambio de pintados pabellones; el rústico hortelano emigró de ellas con su pesado azadón para hacer lugar al pintor y al tapicero; a la música de las chicharras y de los gorriones sucedieron los dulces ecos de una orquesta, y sobre los desnudos pavimentos, en lugar de cucarachas y abejorros, bailan, se rebullen y pasean las bellas sílfides montañesas y los feos pollos y los gallos, disputándose en reñida lid el dulce botín de una mirada o el primer pliegue de una sonrisa.
Al acercarse a estas casuchas que siguen a los ríos y rodean los esteros y sabanas, alineándose, a veces, a una capilla con su torre alta que sobresale el follaje, los nervios se crispan ante el huir inusitado de cucarachas, chinches y otros insectos que permanecen acosando al hombre en todo tiempo.
—Se acostó hace un momento. Estaba muy cansado. Ha tenido que preparar desde la maña­na no sé cuántos animales... —No serán cucarachas... —dijo Morán. —¡Oh!
¡Insectos! ¡Cucarachas!. Y el hombre más que calvo, más que gordo y más que feo, cogió un matamoscas previamente colocado tal cual si por las dudas sobre un desportillado armario y...
-No se le ha visto antes... ¿Dónde estaría agazapado? -¡Junto al carbón y como las cucarachas! -bramó don Zósimo. Y cerrando enérgicamente el puño derecho, dejó asomar el pulgar entre el índice y el dedo corazón: la higa típica, popular.
Además, un aficionado de este calibre no se satisface con llegar, coger el periódico y ponerse a leerlo: necesita siquiera media hora de prólogo para reposarse y hacer boca entre sus camaradas; para hablar de lo que en su concepto debe venir en el correo que se espera, por tal Ministerio, o lo que debe publicarse por cual otro, en vista de lo leído el día anterior, para continuar el debate que entonces quedó pendiente, o para discutir sobre las cucarachas.
Es una dama sumamente roñosa, gruñona e irascible, por lo que jamás viene nadie a visitarnos; pero, sin embargo, puedo comunicarles, en calidad de secreto (Se acerca a las candilejas.), que a las hijas de mi mujer puede vérselas en los días de las grandes festividades en casa de su tía Natalia Semionovna..., esa que padece de reuma y gasta un vestido amarillo con pintitas negras que parece va todo salpicado de cucarachas...