cuasi...

Traducciones

cuasi...

PREFquasi-...
Ejemplos ?
¿Y qué le ha jecho al Garabato? -Pos cuasi na, cortarle el hipo de una puñalá trapera de las que están pidiendo a voces el Santolio.
-¡Y qué diba a pensar yo que mi compadre fuera asín! Cuando yo cuando voy a su casa cuasi cierro los ojos pa no ver a mi comadre.
-¿Qué quiée usté que me haiga jecho? A mí na, a mí no me ha jecho na cuasi; pero, en cambio, le ha dao la pesaumbre a Toñuelo el Garabato.
-Pos tuvieron ustés suerte, poique hombre que la veía hombre que se queaba catalértico, y con razón, que no es poique fuese ella mi jembra, pero la había puesto Dios tantas cosas en el perfil y en las jechuras que cuando diba yo con ella, pongo por caso, a los toros, corría a la que díbamos ya se sabía cuasi to los toreros al tendío, poique los probes se queaban como tontos mirándola.
-¿Y el Alpargatero dices tú que se retiró ya der to de tu querencia? -Cuasi der to. De cuando en cuando me manda arguna que otra cónsula ofreciéndome el oro y el moro si dejo a Joseíto; pero yo no quiero que Joseíto sepa esto, porque como tiée el genio tan súpito y le tiée tantísimas ganas al Alpargatero...
Porque en todo el tiempo que allí estuve, que sería cuasi seis meses, solas veinte personas fallecieron, y éstas bien creo que las maté yo o, por mejor decir, murieron a mi recuesta; porque viendo el Señor mi rabiosa y continua muerte, pienso que holgaba de matarlos por darme a mí vida.
Pos si no hay en toa la provincia un mozo de los de ácana que no le haiga jecho la ruea a esa gachí y que no haiga sacao lo mesmito que tú, y si no, aquí me tiées a mí, que no creo yo estar tampoco entoavía pa que me embalsamen, y tamién a mí un día que se me acalenturó el cuerpo mirándola, y porque me permití decirle que..., vaya..., cuasi na..., cuatro llenas y cuatro vacías, por poquito si tengo que darle parte al sereno, y no te creas tú que liemos sío sólo nosotros, que lo mismo que a ti y que a mí le pasó con ella al Pecoso, y mira tú que el Pecoso es un hombre con más tronío que un barreno y con más parneses que pecas, y, sin embargo, el gachó tuvo que virar der to y poner la proa a la mar, y «me alegro de verte güena».
-¿Pero es que el mozo estaba en la ventana? -Con medio cuerpo entro y medio fuera, como que la chavala se había tenío que dir cuasi a casa de una vecina.
-Pos bien -dijo el Temblores, con acento reposado y expresión meditabunda- ustedes saben mú bien que yo ando cuasi en relaciones con Rosarito la Belonera, la hija mayor del señor Curro el Belones.
-Pos na cuasi, que mañana es día de la Rafaelilla, de la hija de la Infanta, y Cayetano, que está por ella que no vive, pos el muchacho quisiera jacerle una fineza y como no puée estirar el pie más allaílla de lo que pilla la sábana, pos velay usté.
Me salió la jaca jaco y galgo el pachón, y aquí me tiée usté pagándole tos los días dos velas a Santa Rita, que dicen que es la abogá de toítos los imposibles. -Pos to lo que a ti te pasa, te pasa cuasi porque tú quiées, porque lo que es a mí, yo te juro que lo que es a mí no me pasaba.
-¡Digo! Como que, según ice to er mundo, yo soy cuasi caramelo. -Pos ajúntese osté conmigo, que soy to azúcar, y vamos a poner ya mesmo, entre dambos, una confituría.