Ejemplos ?
La organización reconoció que era un cartel «menor» que el de la anterior edición y que hasta el último momento negociaron con Grinderman, The Hives o Motörhead, pero las negociaciones «no cuajaron».
El 24 de junio de 1928 las historias de la niña madrileña Celia Gálvez de Montalbán, que cuestionaba el mundo de los adultos, cuajaron entre los lectores infantiles de manera tal que la editorial Aguilar se interesó por la obra.
A medida que los griegos se hicieron más adeptos a los edificios monumentales, los estilos arquitectónicos regionales cuajaron en los diversos órdenes hoy conocidos.
Los nuevos fichajes (Pedrin, Roldan, Zafra, Rosquero, Sánchez-Montero, Alba, etc) no cuajaron junto a los locales, dándose el resultado ya conocido.
Sarah vivía en Providence, Rhode Island. Sus relaciones no cuajaron, presumiblemente debido a los problemas de Poe con el alcohol y a su conducta errática.
Öhrström se empleó como agente de artistas y repertorio y productor en la sucursal de Polydor en Suecia, y presentó a Hansson a otros músicos, uno de los cuales era el baterista Jan Janne Karlsson. Hansson & Karlsson cuajaron al momento y fueron inmediatamente contratados por Polydor.
Varios poetas santanderinos ya habían intentado crear otras revistas literarias que no cuajaron por falta de apoyo de algún mecenas.
El efecto principal de la apertura fue la eclosión de los sentimientos nacionalistas que cuajaron en movimientos independentistas en las diversas repúblicas que formaban la Unión Soviética.
A canteranos como los defensas Mesas y Óscar Fernández, el centrocampista Alfredo y los delanteros Miguel Ángel y Rodri, se sumaron los fichajes de David Belenguer, Javi López y Miguel Melgar.De la mano de Luis Sánchez Duque, firmado del eterno rival, el Getafe, todos ellos cuajaron un buen año, en el que la entidad blanquiazul llegó incluso a meterse en puestos de promoción.
En estos años cuajaron asimismo algunos de los proyectos profesionales que más prestigio le dieron como periodista: dirigió El Siglo Pintoresco, La Ilustración y Semanario Pintoresco Español, lo que simultaneó con Las Novedades.
Las apetencias señoriales de Medinaceli, ya consolidadas de facto, cuajaron al fin de iure muy avanzado el siglo XV, cuando los Reyes Católicos, mediante cédula data el 18 de marzo de 1477, concedieron a don Luis de la Cerda, quinto Conde de Medinaceli, el señorío sobre varios lugares, entre ellos este de Arbeteta, con su fortaleza y término, junto con otros 400 vasallos también en la Tierra de Cuenca.
A las órdenes de Jordi Gonzalvo, los catalanes cuajaron una buena temporada y lograron el ascenso a falta de una jornada, frente al Almería CF.