cruzada


También se encuentra en: Sinónimos.

cruzada

1. s. f. HISTORIA, RELIGIÓN Expedición militar cristiana para liberar los santos lugares en manos de los musulmanes.
2. HISTORIA Conjunto de personas que formaban parte de estas expediciones.
3. Campaña en favor de algún fin o empresa.
4. Lugar en que se cruzan dos o más caminos. encrucijada

cruzada

  (de cruz, por la insignia que llevaban los soldados en el pecho)
f. hist. Expedición militar del Occidente cristiano contra el islam para rescatar y defender los Santos Lugares frente a la amenaza turca. Era predicada por el Papa, quien concedía indulgencias a los participantes. Además de su aspecto religioso, las cruzadas tenían el objetivo de mantener abiertas las rutas comerciales entre oriente y occidente. Las más importantes fueron organizadas por las principales monarquías feudales europeas, entre los ss. XI y XIII.
Tropa que iba a esta expedición.
Concesión de indulgencias otorgadas por el Papa a los reyes que aportaban tropas contra los infieles y a los que contribuían para mantenerlas.
Encrucijada (paraje).
fig.Campaña (actos, esfuerzos).

cruzada

(kɾu'θaða)
sustantivo femenino
1. historia expedición militar de los cristianos contra los pueblos considerados infieles Las Cruzadas se desarrollaron del siglo XI al XIV.
2. empresa que se lleva a cabo por un buen fin una cruzada contra la desnutrición infantil
Sinónimos

cruzada

sustantivo femenino
Traducciones

cruzada

crusade

cruzada

Kreuzzug

cruzada

croisade

cruzada

crociato

cruzada

SF
1. (Hist) (fig) → crusade
una cruzada contra el terrorismoa crusade against terrorism
2. La Cruzada the Civil War of 1936-39 (in official Spanish usage up to 1975)
Ejemplos ?
Yo añadí, sintiendo bajo mi sayal penitente aquel fuego que animó a San Bernardo cuando predicaba la Cruzada: —¡El mejor general es la ayuda de Dios Nuestro Señor!
Con lo cual entraron a dicho Cabildo el Doctor Don Pedro de Avilés, Comisario del Santo Oficio y Vicario Juez Eclesiástico de esta Ciudad; el Maestro Juan de Medina Lascano, Cura Interinario; el Licenciado Juan Bautista de Herr(er)a, Comisario de la Santa Cruzada...
El concepto es exactísimo y para valorar en toda su grandeza integral el episodio que hoy rememoraremos para comprender en todo su alcance el significado de la Cruzada, ninguna comparación más feliz que ésa, ni más propia, ni más completa.
Salté hacia la orquídea, y allí, arriba del murallón, vi al niño musulmán con la cara cruzada por un látigo de aceite negro; de pronto este látigo de aceite negro cruzó el espacio, y ya no le vimos más.
Créeme, podemos hacerlo. Y Eisenhower es el hombre que puede conducir a la cruzada para traernos esa clase de prosperidad. Y ahora, por fin, ya sé que te preguntas si o no me voy a quedar en el boleto republicano o renunciar.
Por esto habla usted de la instauración de las costumbres celtibéricas, y cree que el mejor camino para formar un pueblo nuevo en España, es el que Pérez Pujol y Costa han abierto con sus investigaciones. Yo, en cambio, he nacido en la ciudad más cruzada de España, en un pueblo que antes de ser español fue moro, romano y fenicio.
El señor Chacón olvida que Froissart floreció en el siglo XIV, y parece ignorar que los romances de Carlomagno y de Arturo habían empezado a contaminar la historia algún tiempo antes de la primera cruzada.
IGNIFICADO HISTORICO DE LA CRUZADA DE LOS TREINTA Y TRES Recopilado en "Estudios Históricos e Internacionales", de Felipe Ferreiro, Edición del Ministerio de Relaciones Exteriores, Montevideo, 1989 SIGNIFICADO HISTÓRICO DE LA CRUZADA DE LOS TREINTA Y TRES : I Los orientales rememoran hoy, unidos en un impulso unánime de patriótico orgullo, el centenario del más brillante de los episodios de su gesta libertadora.
Si Lavalleja no hubiera encabezado la “Cruzada de los Treinta y Tres” – lance de heroísmo que dejó absortos de admiración a los contemporáneos y que sólo tiene par en el proceso de la disgregación de América Indiana en la invasión a Venezuela de los 44 que condujo Mariño desde el islote de Chacachacare a Guiría el 12 de enero de 1813 – es muy posible – para mí es seguro – que los hijos de los hijos de los testigos de sus trabajos y luchas apenas sabríamos borrosamente que fue un buen soldado en el sentido de “peleador” incansable y valeroso.
Muñoz (personaje que comparte, a mi parecer, con don Juan Francisco Giró las mayores responsabilidades de la cruzada de entonces contra lo típico artiguista y oriental), quien, sabiendo que los Treinta y Tres entraron a la patria, levantada otra vez la vieja tricolor que había caído en Tacuarembó, y no la blanca y celeste, enseña de Buenos Aires, se apresuró a escribir, consternado y melífluo, a Lavalleja, en 14 de julio de 1825: “ Nuestro amigo Trapani handa que no para.
El Pueblo entero es el que se entrega a la evocación de los acontecimientos cuya memoria hace propicia la fecha y mientras las banderas ondean al viento y los clarines repitan las modulaciones jubilosas de la diana, es el Pueblo entero quien vuela en alas de la imaginación hacia el pasado y asiste al acto a la vez severo y radioso de la Cruzada de los Treinta y Tres.
No podía admitir eso el jefe de la Cruzada iniciadora de los Treinta y Tres que, digámoslo pronto, no ocupaba ahora el cargo de Rodríguez, porque precisamente sabían los gobernantes de Buenos Aires que su rumbo político no divergía un ápice del señalado otrora por Artigas.