cruentamente

cruentamente

 
adv. m. Con derramamiento de sangre.
Ejemplos ?
Pero, si los quechuas, debido al tipo de sus producciones agrícolas y pecuarias afines a las "diaguitas" habían, tras vencer cruentamente la resistencia "diaguita", logrado un statu quo, la llegada de los europeos (españoles) con requisitos e imposiciones totalmente nuevos en cuanto a la producción provocó la rebelión de los diaguitas, la cual no finalizó sino hacia 1650, durante la prolongada Guerra Calchaquí la población de Watungasta se vio arruinada y gran parte de sus habitantes reducidos a regímenes de encomienda en zonas dispersas del valle de Abaucán.
Esta relación hizo que fuera encarcelada y torturada cruentamente por los militares del Golpe de Estado, su principal verdugo era Esteban García, quien abusó sexualmente de ella varias veces.
Las viejas casas y edificios que se subrogaron para empezar a dar servicios a la población derecho-habiente, fueron paulatinamente substituidos por una infraestructura propia; sus procesos administrativos y financieros se fueron perfeccionando; su organización y funcionamiento lo hicieron igualmente, y sus trabajadores, cada vez con mayor capacidad, ahínco y experiencia, con mayor conciencia de la importantísima misión que México les había confiado, y con un gran sentido de responsabilidad social y humana, se convirtieron en verdaderos baluartes de la salud y el bienestar de la población a la que debían servir, así como en generadores de tranquilidad, de paz y de armonía, aquellas que después de una etapa cruentamente dolorosa...
En la Vandea, un levantamiento popular fue especialmente significativo: campesinos y aldeanos se alzaron por el rey y las tradiciones católicas, provocando la llamada Guerra de Vandea, reprimida tan cruentamente por las autoridades revolucionarias parisinas que se ha llegado a calificar de genocidio.
En el norte, el Gobierno aplastó cruentamente la revuelta minera de Salgátarján, clave para el abastecimiento de fábricas y ferrocarriles; hubo un centenar de muertos en la rebelión atizada por el PCH.
El 7 de mayo de 1932 se sublevaron los marineros de los cruceros Grau y Bolognesi, surtos en la bahía del Callao. Tropas del Batallón de Infantería a órdenes del mayor Alfredo Miró Quesada, reprimieron cruentamente este movimiento.
Nombramientos de algunos cabecillas en todo el departamento de Puno, punto donde se inicia rebelión en la parcialidad de sillota del distrito de Asillo, en primera instancia atacar la hacienda de Atarani, marchando luego a la hacienda San José, luego donde se encontraban concentrados los familiares y allegados de Arias Echenique, donde por desgracia del destino el ataque de los rebeldes fue frustrado, a consecuencia de la indisciplina y el alcoholismo reinante en los rebeldes, quienes le tendieron una trampa en base al alcohol y productos alimenticios los mismos que hicieron estragos de lo que aprovecharon las huestes de la hacienda para utilizar sus armas de fuego y acabar cruentamente con los atacantes con cuantiosos muertos.
Durante la dictadura militar conocida como Revolución Argentina, se produjeron cierres de gran cantidad de ingenios en Tucumán. La FOTIA organizó como respuesta grandes huelgas que conmovieron el país y que fueron cruentamente reprimidas.
Un punto relevante en el actuar de Flores que se recuerda es la ocasión en la Cumbre de Presidentes en la República de Panamá, cuando Flores, acusó de manera directa, a Fidel Castro, de haber participado cruentamente en la guerra civil que tuviera El Salvador durante doce años.
La artillería pesada se volvió inútil en este ambiente de lucha urbana, ya que debido a la falta de precisión de la misma, no se podía atacar una casa ocupada por el enemigo, porque las casas vecinas estaban ocupadas por tropas amigas. Hubo el famoso caso de la llamada Casa de Pávlov en que el dominio de los pisos se alternaban cruentamente entre los bandos.
Fue reprimida cruentamente, y tras ser sometidos a una corte marcial, fueron fusilados ocho marineros, ante la presencia del ministro de Gobierno, Luis A.
Publicó también en España el libro disco Una manu tumó l'otra (Madrid: El Europeo), donde cantó poemas en idioma sefardí (idioma también llamado ladino o judeoespañol, que aún hablan los descendientes de los judíos cruentamente expulsados por los Reyes Católicos en 1492).