crucífero

crucífero, a

(Del lat. crux, crucis, cruz + ferre, llevar.)
1. adj. culto Que tiene o lleva la insignia de la cruz.
2. adj / s. f. BOTÁNICA Perteneciente a una familia de plantas fanerógamas, de hojas alternas con flores de cuatro pétalos dispuestos en cruz y semillas sin albumen.

crucífero, -ra

 
adj. poét.Que tiene o lleva la insignia de la cruz.
f. pl. bot. Familia de plantas dicotiledóneas, de hojas alternas, flores en racimo, de corola cruciforme y fruto en silicua o silícula.
Ejemplos ?
Paracítico o Rubiáceo: Posee 2 células anexas, dispuestas paralelamente con respecto a las oclusivas. Por Rubiaceae. Anisocítico o Crucífero: Posee 3 células anexas, 1 más pequeña. Por Cruciferae (=Brassicaceae).
En la colección del rey Francisco I aparecía como San Juan en el desierto. Para ser Juan el Bautista, no tiene en la mano el bastón crucífero típico de la iconografía clásica y sí lo que parece un tirso.
El tupido velo de su manto de luto, casualmente no le tapaba el rostro; el traje de negro merino moldeaba estrechamente sus majestuosas formas, haciendo resaltar lo aventajado de la estatura; al detenerse a humedecer los dedos en la pila del agua bendita y trazar con lentitud sobre su frente el signo crucífero, pude cerciorarme de que no me habían contado una conseja vana.
Y volviéndose a la víctima, dijo con voz imponente: -Por última vez, en nombre del rey le intimo que declare. -En nombre de Dios me niego a declarar -contestó el crucífero, con acento débil, pero reposado.
El padre Marimón, combatiendo en la sesión del 28 de febrero al obispo Espiñeyra y al crucífero Durán, que defendían la doctrina del probabilismo, anduvo algo cáustico con sus adversarios.
Pedro Alvarez de Sotomayor, señor de esta casa y conde de Camiña, y de D.ª Teresa de Tabera. Fué doctor, crucífero y letrado de Cámara del Ilustrísimo D.
La leyenda del ciervo crucífero apareció en la hagiografía medieval, repitiendo la leyenda que ya se atribuía de San Eustaquio, mártir romano del siglo II.
La misma cruz de las procesiones servía frecuentemente para el altar, pues el crucífero (acólito que la lleva) se situaba junto a éste cuando se ofrecía el Sacrificio de la Misa.
El decorado arcaizante, el globo crucífero y la corona de laurel indican la fascinación de Napoleón a la vez por el imperio carolingio y el imperio romano.
Los dos niños están en la parte inferior, un poco desplazados hacia la izquierda, lo cual viene compensado por la extensión del pie de la Virgen hacia la derecha. El pequeño san Juan se arrodilla, sosteniendo el bastón crucífero; el Niño, de pie, lo coge.
La Virgen está sentada sobre un peñasco, mirando hacia el niño, que le devuelve la mirada, mientras que delante suyo se encuentra Juan que parece apoyarse en su bastón crucífero.
Con la mano derecha bendice y con la izquierda sujeta un libro. Su cabeza está rodeada de un nimbo crucífero con los símbolos del Alfa y Omega a ambos lados.