cristalino

(redireccionado de cristalinos)
También se encuentra en: Sinónimos.

cristalino, a

(Del lat. crystallinus.)
1. adj. De cristal o parecido al cristal.
2. s. m. ANATOMÍA Cuerpo de forma esférica lenticular, situado detrás de la pupila del ojo de los vertebrados y de los cefalópodos.

cristalino, -na

 
adj. De cristal.
Parecido al cristal.
Díc. del terreno de la Era Arcaica o Azoica.
m. anat. Cuerpo transparente, en forma de lente biconvexa, situado detrás de la pupila del ojo y destinado a hacer converger los rayos luminosos de manera que formen imágenes sobre la retina.
mineral. sistema cristalino V. cristalografía.

cristalino

(kɾis'talino)
sustantivo masculino
anatomía cuerpo en forma de lente biconvexa, situado detrás de la pupila del ojo El cristalino permite enfocar los objetos.
Sinónimos

cristalino

, cristalina
Traducciones

cristalino

lens, crystalline, limpid

cristalino

Linse

cristalino

cristalino

cristalino

cristallino

cristalino

kristallijn

cristalino

krystaliczny

cristalino

кристален

cristalino

krystalický

cristalino

krystallinsk

cristalino

גבישי

cristalino

結晶

cristalino

ผลึก

cristalino

A. ADJ (Fís) → crystalline; [agua, explicación] → crystal-clear

cristalino

m. crystalline lens, lens of the eye behind the pupil;
a. crystalline, transparent.

cristalino -na

adj crystalline; m lens (of the eye)
Ejemplos ?
¡Oh, bien hayan los cristianos, Más humanos, Que veneran una cruz Y dan a sus nazarenas Por cadenas Auras libres, clara luz! Ellas al festín de amores Llevan flores, Sin velo se dejan ver Y en cálices cristalinos Beben vinos Que aconsejan el placer.
Y, al punto, el desierto se convirtió en vergel; vistosas flores, mecidas por suave brisa, embellecían el suelo y llenaban el aire de fragancia; cristalinos arroyos serpeaban en fajas de plata por el florido césped; avecillas de espléndido plumaje se columpiaban en las flexibles ramas de olorosos rosales, y un cielo azul y sin nubes se extendía hasta el horizonte, como un inmenso pabellón de zafir.
«¡Y fue por mí por quien de amargo llanto desperdiciaron cristalinos mares los grandes ojos que me abrasan tanto, que sufriera peligros a millares y arrostrara mil muertes sin espanto, para que ni el menor de los pesares, ni la pena más leve y pasajera, una lágrima sola les bebiera!
El cuadro de Sèvres no la satisface; hay que pintar otro en pleno aire como los de Bastien y encerrar en él un paisaje de primavera, donde por sobre una orgía de tonos luminosos, de pálidos rosados, de verdes tiernos, se oigan cantos de pájaros y murmullos cristalinos de agua y se respiren campesinos olores de savia y de nidos...
Los rayos insufribles de la ardiente Canícula no se atreven a tocarte, y ofreces tus cristalinos raudales a los bueyes fatigados de labrar y a las tímidas ovejas.
Y en el salmo se canta: «Alabad al Señor vosotros que estáis en los cielos; alabadle toda la milicia de los espíritus celestiales; alabadle, Sol y Luna; alabadle todas las estrellas y astros luminosos; alabadle los más encumbrados e ilustres cielos; todas las aguas y raudales cristalinos que están sobre los cielos alaben el nombre del Señor; porque El es el autor y criador de todos; con sola su divina palabra se hicieron todas las cosas, y con mandarlo se criaron.» También nos manifiesta aquí con toda evidencia el Espíritu Santo que Dios crió los ángeles, pues habiéndolos referido y numerado entre las demás criaturas del cielo, concluye y dice: «porque El es el autor y criador de todas, con sola su divina palabra se hicieron, y con mandarlo se criaron».
Canta el trovador enamorado a las noches de mágico encanto y su música aleja el espanto que la noche por siempre ha causado. Pero yo no canto a la mañana de los mil cristalinos fulgores.
Cuando algún arroyuelo se atravesaba en su camino, chapoteaba en él y el agua parecía alegrarse porque al saltar se rompía en mil cristalinos pedazos.
Mas -cristalinos pámpanos sus brazos- Amor la implica, si el temor la anuda, Al infelice olmo, que pedazos La segur de los celos hará, aguda.
En cuanto a mí, ni la sufrida Lacedemonia, ni los fértiles campos de Larisa me deleitan como el antro resonante de Albúnea, el rápido Anio, los bosques de Tibur y los frescos vergeles que riegan los cristalinos arroyos.
Largo tiempo á través de las fatigas Erré cruzando el arenal del mundo Yá por campo feráz rico de espigas, Ya por campo erial lleno de espinos, Ya por montaña estéril, Ya por valle fecundo Surcado por arroyos cristalinos, Del invierno arrostrando los furores Y espuesto del verano á los ardores.
Solo, solo y triste, con el alma inflamada del anhélito de un sueño... Solo, solo y triste, con los ojos impregnados de temblores cristalinos.