cripsis

cripsis

 
f. zool. Presencia, en los animales, de pigmentaciones similares a las del medio, con el fin de confundirse con él y pasar desapercibidos. Es un fenómeno de tipo defensivo u ofensivo, más conocido con el nombre de mimetismo.
Ejemplos ?
Son diurnos, y por la noche duermen en grietas, desarrollando una coloración específica de camuflaje, en tonos pardos, y apagando sus vivos colores, en un ejercicio de cripsis, que también desarrollan cuando están estresados.
Al igual que el otro miembro del género Pavo, el pavo real cuelliverde es un ave colorida. El plumaje iridiscente puede ser una forma muy especializada de cripsis que resulta útil en bosques abiertos y cerca del agua.
Cripsis es un fenómeno por el que un organismo presenta adaptaciones que lo hacen pasar inadvertido a los sentidos de otros animales.
Cripsis significa lo mismo que camuflaje, aunque en biología se usa con un sentido algo más amplio que el que la palabra anterior tiene en el lenguaje común.
La cara posterior de sus alas presenta diseños que les permiten confundirse con el entorno de cortezas y hojas secas, como parte de una estrategia de cripsis para protegerse de los depredadores, presentando tonalidades en amarillo y negro, sin presencia de coloración plata.
Algunos, como el indri, usan una estrategia de cripsis para camuflarse; se les oye a menudo, pero son difíciles de ver entre los árboles debido a la luz moteada (mezcla de luz y sombra) de los bosques, lo que les ha dado una reputación de ser «fantasmas del bosque».
Por eso la mayor parte de los ejemplos de cripsis que se suelen mencionar, así como de mimetismo o aposematismo, tienen que ver con la imagen del animal.
Por ejemplo, se hipotetiza que las bandas dorsales del bicho palo, Timema, confieren camuflaje (cripsis) a los insectos que habitan plantas con hojas en forma de aguja.
Tiene la capacidad de adaptar su coloración al entorno, como estrategia de camuflaje, lo que unido a su forma de nadar, dejándose llevar por la corriente, suponen adaptaciones de una cripsis que lo hace pasar inadvertido para sus predadores.
La palabra cripsis proviene de la palabra griega (brensis, lo oculto) que encontramos en criptografía, el arte o ciencia de cifrar y descifrar la información.
Sus ojos son bastante pequeños, las morenas depende de su sentido del olfato altamente desarrollado, manteniéndose quietas y ocultas para emboscar a sus presas. El cuerpo generalmente presenta patrones coloridos para favorecer la cripsis.
Esta adaptación biológica escogida por algunas especies animales, para pasar inadvertidos frente a peligros, se denomina cripsis.