crin


También se encuentra en: Sinónimos.

crin

(Del lat. crinis, cabello.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Conjunto de pelos largos que tienen algunos animales sobre el cuello y en la cola, en especial el caballo el jinete guarneció a la yegua con lazos trenzados en las crines.
2. MÚSICA Mecha de estos pelos largos de caballo que se utiliza en los arcos de los instrumentos de cuerda.
3. MEDICINA Material muy resistente empleado para suturas de piel y en planos profundos.
4. crin vegetal Fibras de esparto o de algas y musgos tratadas, que se usan para relleno de colchones y en tapicería.
5. hacer las crines Recortar los pelos largos a los caballos.
6. tenerse alguien a las crines coloquial Ayudarse para no decaer de su estado.
NOTA: También se escribe: clin

crin

 
f. Conjunto de cerdas que tienen algunos animales en la cerviz, en la parte superior del cuello y en la cola.
crin vegetal Filamento flexible y elástico que se obtiene de las hojas del esparto, agave y palmas y que se emplea en tapicería para rellenar.

crin

('kɾin)
sustantivo femenino
melena de pelo grueso y largo que algunos animales tienen en el cuello y la cola peinado de las crines del caballo
fibra dúctil y extensible obtenida de ciertas plantas La crin vegetal se usa para relleno.
Sinónimos

crin

sustantivo femenino
Traducciones

crin

crine

crin

SF (Zool) → mane (Téc) → horsehair
Ejemplos ?
Había trozos de raso y montones de crin esparcidos por el suelo barrido, como si alguien hubiera interrumpido súbitamente su tarea de restablecer en la torre la absoluta oscuridad de que gozó en otro tiempo.
Exprimidos de idea, y de orgullo y cariño, de esencia de recuerdo, de arte de corazón, concreto ahora todos mis ensueños de niño sobre la crin anciana de mi amado León.
Su nuera aparece en el suyo más desaliñada que nunca, con la cara roja como un pimiento seco y con la crin suelta, en medio de una espesísima nube de humo, ¡aparición verdaderamente infernal!; saca medio cuerpo fuera de la balaustrada, y con voz ronca y destemplada, grita, mirando al piso segundo: -¡Tía!...
Llevaba un chaleco de paño negro, un cuello de crin, un pantalón gris, y, en todo tiempo, unas botas bien lustradas que tenían dos abultamientos paralelos debidos a los juanetes.
Un amigo de club es un mueble... cómodo, agradable, de frecuente uso, mientras no se le rompe una pata o se le sale la crin... Sentado en un banco por el cual trepaba una enredadera fina, ante una canastilla de alternanteras y colios, pintorescamente rayada de verde y rojo carmín, y macizada de margaritas menudas, Enrique daba vueltas al problema de su destino.
Y los perros hambrientos le comieron la carne, que estaba fresca todavía, y blanda como carne nueva: de noche, en la oscuridad, de cien perros a la vez se oía el roer de los dientes, el gruñido de gusto, el ruido de las lenguas. Veinte hombres a la vez no podían levantar la piel crinuda, en la que era de a vara cada crin.
80 Vamos, hiérete las espaldas con la cola, tus azotes sufre, haz que todos con tu mugiente rugido estos lugares retruenen, tu rútila crin, feroz, sobre tu torosa cerviz agita.” Dice esto amenazante Cibebe, y desliga los yugos con la mano.
Este, en un caballo blanco, cuya crin el oro enlaza, ostenta un rico vestido de terciopelo escarlata: el arnés de hojuelas de oro, y de rica seda blanca, con brillantes bordaduras, los afollados y faja.
Éstas permanecían sosegadas, alargando la cabeza y con las crines colgando, mientras que sus potros descansaban a su sombra o iban a mamar; y de vez en cuando, y sobre la larga ondulación de todos estos cuerpos amontonados, se veía alzarse el viento, como una ola, alguna crin blanca, o sobresalir unos cuernos puntiagudos, y cabezas de hombres que corrían.
Los extranjeros nos llevarán la plata: esto es lo mismo que decir nos llevarán los cueros, el sebo, la lana, la crin y demás producciones de esta provincia: la plata es un fruto igual a los demás, está sujeto a las mismas variaciones, y la alteración de su valor proporcionalmente a su escasez o abundancia, sostiene en ambos casos la reciprocidad de los cambios, subrogando equivalentes del numerario que en sí mismo no es de uso ventajoso para el comercio.
El tiempo pasaba; don Pedro seguía cumpliendo regularmente con sus obligaciones; y cuando, por la mañana, después de haber atado en el palenque su caballo, bien rasqueteado y con la crin cuidadosamente tusada, se venía -caminando, al parecer, ligero, pero a pasitos tan cortos y menudos que su apuro era más ficticio que real- a saludar al patrón, con afectuosa humildad, su cara, de facciones distinguidas, realzadas por un cuadro de pelo negro ondulado y de barba toda rizada, recordaba esos hermosos tipos semíticos, cuya sumisa gravedad deja traslucir en los ojos, a la vez serios y risueños, algo como cierto desprecio burlón para la humanidad en general y para el interlocutor en particular.
A pesar del cariño y el afecto que sentía por Traddles no pude por menos desear en aquella ocasión tan delicada que nunca hubiera tenido la costumbre de peinarse con cepillo, pues sus cabellos tiesos le daban una expresión como asustada; hasta podría decir que parecía una escoba de crin, y mis aprensiones me hacían temer que aquello nos fuera fatal.