criboso

(redireccionado de cribosas)

criboso, a

1. adj. BOTÁNICA Se aplica al vaso de la planta que tiene cribas y sirve para conducir la savia descendente.
2. Que tiene muchos agujeros, como una criba superficie cribosa.

criboso

 
m. bot. Conducto vegetal que transporta la savia elaborada. Está constituido por células vivas, alargadas, muy especializadas, que se disponen en series longitudinales separadas entre sí por tabiques transversales agujereados en forma de criba.
Ejemplos ?
Los plástidos de las células cribosas con muchos cristales proteínicos también existen en algunas Aristolochiaceae (Saruma y Asarum, Dahlgren et al.
Para una introducción a estas plantas véase la sección de plantas terrestres en «Planta» Las pteridofitas, pteridófitas (nombre científico Pteridophyta), criptógamas vasculares, o, generalmente, helechos y afines se pueden definir como traqueofitas con alternancia de generaciones bien manifiesta, donde el esporófito es un cormo primitivo, que posee vástago con tallo y generalmente también hojas (microfilos o megafilos), y raíces siempre adventicias, con xilema primitivo compuesto por traqueidas, y floema primitivo compuesto por células cribosas...
Floema. Tejido conductor de nutrientes compuesto de tubos cribosos o células cribosas mezclados con parénquima y fibras. En viejos tallos, la capa epidérmica, la corteza, y el floema primario se forman separadamente de los tejidos internos por formaciones agruesadas de corcho.
Hacia el interior de la corteza se encuentra el cilindro central donde se aprecian los haces vasculares, comprendidos por el xilema, que en las pteridofitas es de tipo primitivo, formado por parénquima y traqueidas (vasos cerrados por sus extremos), y el floema, también de tipo primitivo y poco diferenciado, formado por células con numerosas áreas cribosas en sus paredes laterales.
En resumen, las monocotiledóneas son consideradas monofiléticas por su hábito herbáceo, sus hojas con venación paralela y una base envainadora, su embrión con un único cotiledón, sus plástidos de las células cribosas del floema con muchos cristales proteínicos cuneados, sus tallos con la estela que es una atactostela, sus numerosas raíces adventicias, su crecimiento simpodial, y sus flores trímeras (con tres piezas por verticilo) pentacíclicas (con cinco verticilos).
Todas las monocotiledóneas tienen las células cribosas del floema con plástidos de forma triangular y con inclusiones proteínicas cuneadas (con forma de cuña) del tipo "P2" (Behnke 1969, 2000).
Este tipo de plástido de las células cribosas (que sólo puede ser visto con un microscopio de transmisión de electrones) fue encontrado en todas las monocotiledóneas investigadas, con alguna variación en la forma (Behnke 2000).
Esta hipótesis es consistente con estudios detallados que indican que los hydroides y los leptoides de los musgos probablemente no sean homólogos con las traqueidas y las células cribosas, que conforman respectivamente el xilema primitivo y el floema primitivo de las plantas vasculares.
En las angiospermas está formado por tubos cribosos y células acompañantes; mientras que en las gimnospermas está formado por células cribosas y raramente se presentan fibras.
Esta serie longitudinal de células, que se denominan "elementos" o "miembros de tubos cribosos", y que podemos encontrar en las angiospermas (excepto en Austrobaileya scandens y en Sorbus aucuparia), se pueden interconectar mediante placas cribosas simples o bien placas cribosas compuestas; además, se presentan áreas cribosas normales, que están más o menos especializadas y que resultan poco visibles, en los laterales de la pared celular.
Estas células se asocian durante su ontogenia con células acompañantes, morfológica y fisiológicamente (en tanto que las células cribosas, que en Pteridophyta y Gymnospermae realizan la misma función que el tubo criboso, se asocian con células albuminosas)..
Dentro de las pteridófitas se encuentran excepciones, como en algunos Equisetum y en Cyathea giganteaque, que también presentan tubos cribosos con placas cribosas.