criatura

(redireccionado de criaturas)
También se encuentra en: Sinónimos.

criatura

(Del lat. creatura.)
1. s. f. Niño recién nacido o de poco tiempo la criatura se pasó la noche gimiendo y llorando. bebé
2. TEOLOGÍA Cualquier cosa creada.
3. Feto antes de nacer.
4. Persona que todo lo debe a otra en el epílogo se reconoció como criatura del insigne maestro. hechura
5. ser una criatura coloquial Tener actitudes y comportamientos infantiles aunque intente aparentar serenidad, es una criatura y acabará pataleando.

criatura

 
f. Toda cosa criada.
Niño recién nacido o de poco tiempo.
Feto antes de nacer.
fig.Hechura (persona).

criatura

(kɾja'tuɾa)
sustantivo femenino
1. bebé recién nacido Es una criatura adorable.
2. teología se utiliza para referirse a todas las cosas creadas por Dios criaturas del Señor
3. especie fantástica o imaginaria que ocasiona terror criaturas mitológicas
Sinónimos

criatura

sustantivo femenino
Traducciones

criatura

tvor

criatura

skabning

criatura

πλάσμα

criatura

olento

criatura

créature

criatura

stvor

criatura

creatura

criatura

生き物

criatura

피조물

criatura

wezen

criatura

skapning

criatura

stworzenie

criatura

criatura

criatura

varelse

criatura

สิ่งมีชีวิต

criatura

yaratık

criatura

sinh vật

criatura

动物, 生物

criatura

създание

criatura

生物

criatura

יצור

criatura

SF
1. (= ser creado) → creature
las criaturas de DiosGod's creatures
2. (= niño pequeño) → child
todavía es una criaturahe's only o still a child
3. (dicho cariñosamente) la criaturita estaba asustadathe poor little thing o the poor creature was frightened
¡pobre criatura!poor little thing!
pero criatura, ¿cómo no te has dado cuenta antes?you silly thing, how come you didn't realize before?

criatura

f (fam) infant, baby
Ejemplos ?
El Padre Eterno se halla, si nos es lícito emplear esta expresión, adorablemente impaciente por dar a su hijo único al mundo y verle ocupar su puesto entre las criaturas visibles.
¿Creéis que ese hombre, antes de dejar el mundo, antes de renunciar a las riquezas, a la fama, al poder, a la juventud, al amor, a todo lo que desvanece a las criaturas, no habrá sostenido ruda batalla con su corazón?
Después de atravesar esa isla de monte, su hijo costeará la linde de cactus hasta el bañado, en procura de palomas, tucanes o tal cual casal de garzas, como las que su amigo Juan ha descubierto días anteriores. Sólo ahora, el padre esboza una sonrisa al recuerdo de la pasión cinegética de las dos criaturas.
Las hembras sienten para su prole un amor maternal sin límites, y creen que sus hijos son las criaturas más hermosas y listas del mundo.
Quedó de pronto solo, con dos criaturas que apenas lo conocían, y en la misma casa por él construida y por ella arreglada, donde cada clavo y cada pincelada en la pared eran un agudo recuerdo de compartida felicidad.
Las criaturas, en efecto, no temían a la oscuridad, ni a la soledad, ni a nada de lo que constituye el terror de los bebés criados entre las polleras de la madre.
Más de una vez, la noche cayó sin que Subercasaux hubiera vuelto del río, y las criaturas encendieron el farol de viento a esperarlo sin inquietud.
Subercasaux era, pues, feliz, y las criaturas sentíanse entrañablemente ligadas a aquel hombrón que jugaba horas enteras con ellos, les enseñaba a leer en el suelo con grandes letras rojas y pesadas de minio y les cosía las rasgaduras de sus bombachas con sus tremendas manos endurecidas.
En punto a juegos, las criaturas estaban acordes en reconocer en su padre a un maestro, particularmente en su modo de correr en cuatro patas, tan extraordinario que los hacía enseguida gritar de risa.
Como, a más de sus ocupaciones fijas, Subercasaux tenía inquietudes experimentales, que cada tres meses cambiaban de rumbo, sus hijos, constantemente a su lado, conocían una porción de cosas que no es habitual conozcan las criaturas de esa edad.
Y a pesar del tiempo amenazante, fue con sus chicos hasta el río, con el aire feliz de quien ve por fin el cielo abierto. Las criaturas besaban a cada instante la mano de su padre, como era hábito en ellos cuando estaban muy contentos.
Y como si estuviera ya desprendido de sí mismo, vio a lo lejos de un país un bungalow totalmente interceptado de todo auxilio humano, donde dos criaturas, sin leche y solas, quedaban abandonadas de Dios y de los hombres, en el más inicuo y horrendo de los desamparos.