criatura


También se encuentra en: Sinónimos.

criatura

(Del lat. creatura.)
1. s. f. Niño recién nacido o de poco tiempo la criatura se pasó la noche gimiendo y llorando. bebé
2. TEOLOGÍA Cualquier cosa creada.
3. Feto antes de nacer.
4. Persona que todo lo debe a otra en el epílogo se reconoció como criatura del insigne maestro. hechura
5. ser una criatura coloquial Tener actitudes y comportamientos infantiles aunque intente aparentar serenidad, es una criatura y acabará pataleando.

criatura

 
f. Toda cosa criada.
Niño recién nacido o de poco tiempo.
Feto antes de nacer.
fig.Hechura (persona).

criatura

(kɾja'tuɾa)
sustantivo femenino
1. bebé recién nacido Es una criatura adorable.
2. teología se utiliza para referirse a todas las cosas creadas por Dios criaturas del Señor
3. especie fantástica o imaginaria que ocasiona terror criaturas mitológicas
Sinónimos

criatura

sustantivo femenino
Traducciones

criatura

tvor

criatura

skabning

criatura

πλάσμα

criatura

olento

criatura

créature

criatura

stvor

criatura

creatura

criatura

生き物

criatura

피조물

criatura

wezen

criatura

skapning

criatura

stworzenie

criatura

criatura

criatura

varelse

criatura

สิ่งมีชีวิต

criatura

yaratık

criatura

sinh vật

criatura

动物, 生物

criatura

създание

criatura

生物

criatura

יצור

criatura

SF
1. (= ser creado) → creature
las criaturas de DiosGod's creatures
2. (= niño pequeño) → child
todavía es una criaturahe's only o still a child
3. (dicho cariñosamente) la criaturita estaba asustadathe poor little thing o the poor creature was frightened
¡pobre criatura!poor little thing!
pero criatura, ¿cómo no te has dado cuenta antes?you silly thing, how come you didn't realize before?

criatura

f (fam) infant, baby
Ejemplos ?
Era la criatura lo único que despertaba en Jácome, bajo la dura coraza metálica que revestía su corazón, palpitaciones de humana ternura.
-Pos ni ella, ni tú, tenéis razón; porque yo no tengo la culpa de que esa criatura esté tonta de remate, ¡y «como no lo saque al campo y le dé la muerte amarga», yo no sé lo que voy a jacer pa que me deje tranquila!
La dulce Lenore ha ido adelante con la esperanza volando al lado, Dejándole en el dolor a causa de esa querida criatura que habría sido tu esposa Ella, la bella, atractiva, que ahora yace Tan profundamente Con la vida en la dorada cabellera, pero no en los ojos.
¡Bájame! ¿Qué te crees, gigantesca criatura? A lo cual ella respondió cantando con todo su potente registro: -No me creo, pequeño.
Su madre extendió por los hombros de la criatura un mullido abrigo de pieles, y sonriéndole, hablándole mimosa, le advirtió: -¿No sabes?
Tengo los huesos durillos para divertirme con Belenes... Es... ¡para divertir a una criatura...! -¡A una criatura! -repitió maquinalmente el esposo-.
—Si, papá —responde la criatura mientras coge la escopeta y carga de cartuchos los bolsillos de su camisa, que cierra con cuidado.
-Si yo no digo lo contrario -exclamó el Tomiza, cuyo fiero mirar habíase dulcificado un tanto-; pero es que esta criatura -y al decir esto señalaba al Petaca- siempre ha de decir las cosas cogiéndole a uno arguna parte del terno, y no me he jecho yo esta chaquetita de jelga azul pa que me la jurgue naide de tan malita manera.
A Paco Cárdenas se le descompuso el semblante al oír el acento mortificante con que aquél hubo de pronunciar aquellas palabras; mas disimulando sus impresiones, no obstante, le dijo con algo de siniestro en la mirada: -Ya le he dicho a usté que tengo que platicar con usté dos palabras y que me quisiera beber con usté dos cortaos de aguardiente. El Maroto se encogió de hombros, y -Güeno, hombre, si es un capricho, no quiero yo que por mí se malogre la criatura.
Ese padre ha debido luchar fuertemente contra lo que él considera su egoísmo. ¡Tan fácilmente una criatura calcula mal, sienta un pie en el vacío y se pierde un hijo!
En la mutua confianza que depositan el uno en el otro —el padre de sienes plateadas y la criatura de trece años—, no se engañan jamás.
Al verla con sus patas peludas y su cabeza negra, la compasión invade mi corazón, y aquella criatura vil, entonces como si comprendiera mi pensamiento, avanza sin temor, se me acerca como queriendo darme las gracias, y se aleja después a su escondite, desde el cual me contempla.