cresta

(redireccionado de crestas)
También se encuentra en: Sinónimos.

cresta

(Del lat. crista.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Carnosidad roja y eréctil que tienen sobre la cabeza algunas aves gallináceas, generalmente más desarrollada en el macho.
2. ZOOLOGÍA Apéndice de pelo o plumas que tiene un animal encima de la cabeza. copete, penacho
3. ZOOLOGÍA Abultamiento pequeño que tienen algunos animales encima de la cabeza, aunque no sea de carne ni de plumas.
4. GEOGRAFÍA Cumbre de picos o peñascos que forman la cima de un monte desde el mirador se perfilaban las crestas de la cordillera pirenaica.
5. GEOGRAFÍA Cima espumosa de las olas las crestas blancas me-cían la barca.
6. INDUMENTARIA Y MODA coloquial Peinado en forma de tupé o copete en su pueblo vive un punk que lleva cresta de colores.
7. coloquial Cabeza de las personas.
8. ESTADÍSTICA Punto más alto alcanzado por la línea de nivel de un gráfico.
9. cresta de gallo BOTÁNICA, MEDICINA 1. Gallocresta, planta amarantácea. 2. Papiloma venéreo, tumor maligno.
10. cresta de la piel o papilar ANATOMÍA Dermatoglifo, dibujo en la piel de las yemas de los dedos y de las plantas de manos y pies.
11. cresta de presión GEOLOGÍA Serie de deformaciones lineales debidas a la compresión, que son perpendiculares al empuje de los elementos geomorfológicos.
12. cresta marina BOTÁNICA Hinojo marino, planta herbácea aromática.
13. cresta militar MILITAR Línea de cambio de pendiente que ofrecen las colinas y alturas, intermedia entre la cima y la falda.
14. cresta topográfica MILITAR Punto o zona más elevada de una altura.
15. alzar o levantar la cresta coloquial Mostrar orgullo, soberbia.
16. dar en la cresta coloquial Humillar o chafar a uno cuando toma excesivo atrevimiento decidió darle en la cresta para evitar males mayores.
17. estar una persona en la cresta de la ola coloquial encontrarse en posición de notoriedad, en el mejor momento de su carrera o de su vida.
NOTA: Nombre científico: (Celosia cristata.)

cresta

 
f. zool. Carnosidad roja que tienen en la cabeza el gallo y otras aves.
Protuberancia de poca extensión y altura que ofrecen algunos animales, aunque no sea carnosa ni de pluma.
Copete, penacho.
fig.Cumbre peñascosa de una montaña.
Cima de una ola coronada de espuma.
Estar en la cresta de la ola. Estar en el momento de mayor éxito.
anat. Línea o borde prominente, esp. en un hueso, para inserciones tendinosas o musculares por lo general.
geog. cresta submarina Elevación alargada del fondo del mar que separa dos porciones submarinas con características propias.

cresta

('kresta)
sustantivo femenino
1. zoología carnosidad roja ubicada sobre la cabeza de algunas aves cresta del gallo
2. copete de plumas de ciertas aves la cresta del pájaro carpintero
3. cumbre de una montaña cresta de montaña
4. pico de una ola la cresta de la ola
5. intensidad máxima de un fenómeno Mayo de 1968 fue la cresta del movimiento estudiantil.
Sinónimos

cresta

sustantivo femenino

cresta de gallo sustantivo femenino (planta labiada) gallocresta, ormino, orvalle, rinanto.
Traducciones

cresta

било, гребен, качулка

cresta

crête, arête

cresta

Crest

cresta

قمة

cresta

CREST

cresta

SF
1. (Orn) (gen) → crest; [de gallo] → comb
2. (Geog) → crest
3. [de ola] → crest
en la cresta de la olaon the crest of a wave
4. (= peluca) → wig, toupée

cres·ta

f. crest.
1. a bony ridge;
2. the peak of a graph.
Ejemplos ?
De no haber aparecido ese filón inacabable por los valles y las crestas de sierra, no se habrían interesado por adquirir primero y asegurar después nuestro territorio, los nativos y vecinos de Buenos aires, Santa Fe, Corrientes, etc.
No, señor; vasto incendio, llamas, llamas, que unas sobre las otras se encaramen, y levantando rojas crestas bramen, y les sirva de fuelle un huracán.
Estremecido por la tormenta nocturna, el mar estaba salpicado de espuma hasta el mismo horizonte, y las altas crestas de las olas alargadas llegaban rodando una tras otra a romperse en la orilla lisa.
Los valientes de luciente acero armados, los granaderos invictos, los belígeros caballos, los atronadores bronces y los caudillos bizarros, que las elevadas crestas de Mont-Cení y San Bernardo camino fácil hicieron, que las ondas humillaron del Vístula y del Danubio, del Mosa, del Rhin y el Arno, no pueden la mansa cuesta trepar del collado manso de Bailén, ni al pobre arroyo del Herrumbrar hallar vado.
El jefe español se proponía, ante todo, cortar la comunicación de los patriotas con Lima, a la vez que forzar a éstos a descender al llano abandonando las crestas de Matará.
Allá, en las cumbres de las sierras hoscas, allá, en las cimas de las sierras bravas; en la mansión de las quietudes grandes, en la región de las silbantes águilas, donde se borra del vivir la idea, donde se posa la absoluta calma, su nido asientan los silencios grandes, el tiempo pliega sus gigantes alas y el espíritu atento siente flotar en derredor la nada...; allá, en las crestas de los riscos negros, cerca del vientre de las nubes pardas, donde la mano que los rayos forja las detonantes tempestades fragua, allí vivía el montaraz cabrero su tenebrosa vida solitaria, melancólico Adán de un paraíso sin Eva y sin manzanas...
II La aurora rasga el velo de la noche; de sus trenzas de oro se desprende el rocío en una lluvia de perlas sobre las colinas y las llanuras; los horizontes del mar se encienden, y las crestas de sus olas brillan como las escamas de la armadura de un guerrero en un día de combate; de las flores, húmedas aun con las lagrimas del crepúsculo, se eleva el cielo una columna de aromas en emanaciones, perfumadas emanaciones que los genios, cruzando sobre las nubes celestes y ambarinas, recogen con las matinales plegarias de los bracmines para depositarlas a los pies de Bermach, autor de la maravillosa maquina de los mundos.
Cuando este toca al término de su descensión, el ave misteriosa emprende la marcha, caminando a saltos pequeños y sin abandonar la costa en que viene a romperse el oleaje de crestas de oro.
II Seis años tienes de termino para reedificar la pagoda que llenara al mundo de admiración, y alrededor de cuyas altísimas torres se agrupan las nubes y estallaran las tempestades como en las crestas de las montañas.
VII La pálida reina de la noche sube, serena, por el ancho cielo, derramando un suave y melancólico esplendor, que se quiebra en chispas de plata sobre las crestas de las ondas.
Pesaroso sin límite y mohíno, se echó las armas y el escudo a cuestas; y, abandonando el mar, tomó el camino hacia un gran valle entre cerradas crestas, donde una hollada senda a verse vino muy amplia por mitad de esas florestas.
Un chiquillo hacía de espolique y llevaba mi maleta. Como era invierno, la tarde ya declinaba, y los montes lejanos tenían sobre sus crestas vislumbres rosa y oro.