coyote

(redireccionado de coyotes)
También se encuentra en: Sinónimos.

coyote

(Del náhuatl coyotl.)
s. m. ZOOLOGÍA Mamífero carnívoro de la familia de los cánidos, próximo al lobo, aunque más pequeño, de color gris con manchas rojizas, que vive en Norteamérica.
NOTA: Nombre científico: (Canis latrans.)

coyote

 
m. zool. Mamífero carnívoro (Canis latrans), parecido al lobo. Es de color gris amarillento y del tamaño de un perro mastín. Habita en México y sudoeste de E.U.A.

coyote

(ko'yote)
sustantivo masculino
zoología tipo de lobo, pero más pequeño de color gris que vive en América Los coyotes se alimentan de roedores.
Sinónimos

coyote

sustantivo masculino
1 (C. Rica) chismoso, pícaro.
2 intermediario (México).
Traducciones

coyote

coyote

coyote

coyote

coyote

coyote

coyote

coyote

coyote

Coyote

coyote

Койот

coyote

Coyote

coyote

コヨーテ

coyote

코요테

coyote

Coyote

coyote

SM
1. (Zool) → coyote, prairie wolf
2. (Méx, CAm) (= intermediario) → fixer; (= sablista) → con man; (= guía) guide for would-be immigrants to US
3. (Méx) (Com, Fin) → speculator, dealer in shares
Ejemplos ?
Y al mezclarse entre lo común, sin miedo a la cotidianidad, su vaguedad insaciable los enredaba en viciosos círculos, en triángulos escatológicos, en cuadrángulos petrificantes; como vagabundos hospedados en cualquier sitio, sin importarles nada, despojados de raíces, sin cavar cimientos; desprendidos infructos de generaciones sin más entusiasmo que un narcótico suicidio. Y aullaban...como coyotes hambrientos abandonados al aquelarre de las herencias.
Décimo noveno.‑ Queremos precio justo para nuestros productos del campo. Para esto necesitamos libremente buscar o tener un mercado donde vender y comprar y no estar sujetos a coyotes explotadores.
Fauna y Flora: Pueblo Viejo Momostenango posee una vasta extensión de bosques de arboles de pino, ciprés, robles, encinos, alizo (abedul) resaltando que la Comunidad Herrera posee la mayor parte donde aun viven especies animales como: venados, coyotes, conejos mapaches, gato de monte, ardillas, gavilanes, palomas silvestres, pájaros carpinteros, gorriones, calandrias, guardabarrancos, jilgueros, cenzontles, chorchas, tecolotes y ocasionalmente en invierno los chocoyos y en verano las golondrinas.
Lo que más temía, sin duda, era que los coyotes y otras fieras se hubieran dado cuenta de mi presencia y anduvieran husmeando para atacarme.
Al parecer, en sus faldas, decenas de coyotes se paseaban hambrientos, pues se escuchaba desde allá, el escándalo de sus aullidos agresivos.
Un escándalo de terror estremeció a todos los habitantes del pueblo quienes casi de inmediato huyeron horrorizados; nadie quería seguir viviendo en él, pues decían que por las noches de luna llena, entre los aullidos de los coyotes en el monte, se oía el correr de un animal, de un gato, dirigiéndose hacia la derruida casona de la que había sido dueña una malvada y codiciosa mujer; cuando llegaba se comenzaban a oír gritos espantosos como tras ritos de tortura.
Entre tanto, el puma reunió a todos los animales bravos, como coyotes, gatos monteses, tigrillos, zorras y les contó la humillación recibida por el chapulín: -Si no les damos una lección a estos insectos, van a pensar que les tenemos miedo.
Si nos topásemos con algún sabio hombre o con algunos ancianos, háganse a un lado, cédanles el paso, deténganse un poco en tanto ellos se van y hagan una reverencia como reconocimiento a su edad. No vayan empujando a las personas ni dándoles empellones como manadas de coyotes.
Hacia el sur, otra hermosa calzada llegaba hasta la blanca IZTAPALAPA y una rama se desviaba antes rumbo a COYOHUACAN, sitio de coyotes, quienes desde la oscuridad de sus sentidos, ansían la luz de la sabiduría.
Tres sombras aparecieron de pronto en el vestíbulo y se escucharon más cercanos los lúgubres aullidos de los coyotes que parecían haber olfateado la proximidad de carne fresca… Pedro apretó a Cristina suave, pero firmemente.
O también cuando en sus noches oscurísimas se escucha el rugido de los ocelotes o el chillar de los murciélagos o el triste lamentar de los coyotes que por enamorados no pueden dormir.
Habiendo terminado la Presa de Anzaldo se prosigue la construcción del túnel de Coyotes - San Jerónimo, que dará salida a la casi totalidad de las aguas del Río Churubusco hacia El Pedregal, mediante presas que se terminarán este año, así como el túnel que desviará sus aguas hacia la Barranca de Tacubaya, en donde se levanta una presa de la que ya está construído un túnel vertedor para desviar las aguas hacia el Tajo de Nochistongo, mediante el túnel Tacubaya - Minas de Arena - Tornillo, alejando estas aguas al canal de desviación del Consulado, y terminado esto se desviará completamente el Río de la Piedad fuera de la ciudad.