Ejemplos ?
El lugar principal suele ser una o varias covachas que marcan el dominio vital, y los centros secundarios lo rodean configurando el territorio sacralizado.
Todo su término se encuentra plagado de huellas del pasado, desde restos de fósiles vertebrados de la época del plio-pleistoceno (Camino de los serranos, Solanillas, Llano Hernando), pasando por tumbas, que podrían ser visigodas, de los siglos III-IV d. C., hasta las ruinas de multitud de parideras y covachas para el ganado, abandonadas hacia la mitad del siglo XX.
Estos, durante el Argar A, aparecen en enterramientos individuales en covachas o cistas rectangulares excavadas en el piso de las mismas viviendas y presentan una gran diversidad tanto cuantitativa como cualitativa, lo que ha permitido establecer la existencia de varias clases sociales y de asentamientos que funcionarían como centros directivos (El Argar, por ejemplo).
Las habitaciones de este hospital son muy estrechas y tiene la forma de covachas que actualmente lucen cerradas con vidrios transparentes.
Se encuentran situadas a 180 metros sobre el nivel del mar en la Loma del Sanguilar. La Cueva del Chorreón Salado I está abierta hacia el sur y posee tres covachas, la central más grande y sin pinturas visibles.
Otra posible generalización es que casi todo el arte rupestre holoceno se desarrolla en el exterior, a lo sumo, en abrigos rocosos, desfiladeros y covachas poco profundas.
Y dentro del catálogo de protección de yacimientos arqueológicos una serie de cuevas y covachas del Paleolítico: la cueva de Bueño y las cuevas de El Mantellar, que incluyen la cueva de Bueño III o El Mantellar; la covacha del Ñeru o cueva El Gatu; y la covacha del Raitán.
Se encuentra en roquedos y travertinos calcáreos rezumantes, covachas, a menudo en lugares umbrosos, en substrato calizo; a una altitud de 900-1600 metros, en la Serranía de Cuenca (Cuenca y extremo SE de Guadalajara), sierra de Alcaraz y sierra del Calar del Mundo (Albacete).
Los autores de este arte, los grupos humanos epipaleolíticos, son los mismos que los de la Cueva de la Vieja (Alpera), Barranco Segovia (Letur) o Solana de las Covachas y Bojadillas (Nerpio), por citar los más relevantes, demostrando compartir, de forma inequívoca, un conjunto unitario de creencias.
De modo que, en un sentido estricto, rupestre haría referencia a cualquier actividad humana sobre las paredes de cavernas, covachas, abrigos rocosos e, incluso farallones o barrancos, entre otros.
El tipo de enterramiento que se considera característico de esta cultura es la inhumación individual o doble practicada en grietas o covachas localizadas en las cercanías del poblado, a veces en las laderas del mismo, tal como se ha podido confirmar en la Mola d´Agres, El Barranc del Sinc o en La Horna (Aspe).
En el parque natural de la Sierra de María-Los Vélez, al sur del nacimiento oriental del río Guadalquivir, hay una veintena de cuevas, covachas y abrigos naturales donde buscaron refugio los primeros pobladores del levante peninsular.