costra


También se encuentra en: Sinónimos.

costra

(Del lat. crusta.)
1. s. f. Corteza o recubrimiento externo que se forma en un cuerpo por depósito de algo extraño o porque se endurece o seca su propia sustancia la lluvia mojó el polvo y se formó una costra de lodo.
2. MEDICINA Lámina dura que se forma sobre las heridas cuando se van secando sin querer se levantó la costra de la herida.
3. Cera derretida que va cayendo y cuajando a los lados de la vela. moco
4. HISTORIA Rebanada o trozo de bizcocho que se daba en las galeras como alimento.
5. costra de azúcar Porción de esta sustancia que queda pegada en la caldera cuando se cuece o que sale apelotonada.
6. costra láctea MEDICINA Acumulación de descamaciones que forma una masa gruesa en la cabeza de los lactantes.

costra

 
f. Cubierta exterior que se endurece o seca sobre una cosa húmeda o blanda.
Postilla (en llagas).
med. Lesión elemental secundaria a la desecación de un exudado o secreción (serosidad, sangre o pus) que se forma sobre la superficie de la piel como consecuencia de una herida.

costra

('kostɾa)
sustantivo femenino
1. cubierta dura que se forma sobre algo blando Al dulce se le había formado una costra en la boca del frasco.
2. medicina superficie dura que se genera sobre una herida al cicatrizarse No debes tocar la costra de tu herida.
Sinónimos

costra

sustantivo femenino
3 pupa.
Especialmente la de los labios.
Traducciones

costra

crust, scab

costra

Schorf

costra

croûte

costra

кора

costra

crosta

costra

قشرة

costra

кора

costra

地壳

costra

地殼

costra

kůra

costra

קרום

costra

地殻

costra

SF
1. (= corteza) → crust
2. (Med) → scab
3. [de vela] → snuff

costra

f. crust, scab;
___ lácteacradle cap.

costra

f eschar (form), scab, crust; — láctea cradle cap
Ejemplos ?
Pero una vez cristalizada la ley, la atmósfera mítica popular, incomparablemente tenaz, continúa envolviéndola, y a poco las aristas del prisma legal comienzan de nuevo a encenderse en líneas fosforescentes, nueva costra de costumbres que empieza a depositarse en torno a la ley nueva que se ha mandado hacer.
Digo que desde aquel asalto el día que Amor me vio, ya tanto había pasado que había yo cambiado el tierno aspecto; y el derredor del pecho mi cuidado de adamantina costra recubría que en vano la ablandaba el duro afecto; no conocía aún del llanto efecto ni insomnio, y cuanto fui en resistir bravo por milagro pensé que a otros rindiera.
El eje del remolino se encuentra en una hoya de las más profundas del Pacífico, 11.500 metros. Es probable que la costra submarina se haya desplomado sobre una excavación plutónica de capacidad incalculable por ahora.
Gran riesgo corrió, por cierto, uno de los curiosos, pues debajo de los pies se le quebró la costra de lava y se vio muy a pique de hundirse en el abismo del volcán.
EL PERRO: Sobre todo no le absolváis; es el más egoísta y voraz de los perros; recorre en un instante todo el molde de un queso, y se engulle hasta la costra como otros le dan la vuelta a una isla para esquilmar a todas sus ciudades.
Felizmente, el Perú no se reduce a la costra corrompida y corruptora: lejos de políticos y logreros, de malos y maleadores, dormita una multitud sana y vigorosa, una especie de campo virgen que aguarda la buena labor y la buena semilla.
Venía oblicuamente, escudriñando el suelo. Un gorro pesado, informe, le cubría, como una costra, el cráneo tiñoso. La piel de la cara era fina y repugnante.
El alemán, y particularmente el prusiano, causa el efecto de un inglés que no ha concluido de revestir la costra civilizada: a lo mejor suda barbarie.
23 Empero si la mancha blanca se estuviere en su lugar, que no haya cundido, es la costra de la apostema; y el sacerdote lo dará por limpio.
La chilaba de Farjalla y el velludo cuerpo del gorila quedaron revestidos de una costra movediza y cenicienta que se ajustaba constantemente a las crecientes desigualdades de aquellos cuerpos.
Son los tópicos recibidos y ambientes, son las fórmulas de uso mostrenco que flotan en el aire público y que se van depositando sobre el haz de nuestra personalidad como una costra de opiniones muertas y sin dinamismo.
La cueva, ahondada por la continua mordedura afanosa de las piquetas, no tenía ya más cubierta que aquella saliente costra, conmovida sin tregua, de desplome fatal, inevitable.