cosméticos

Traducciones

cosméticos

kosmetika

cosméticos

kosmetik

cosméticos

Kosmetika

cosméticos

cosmetics

cosméticos

kosmetiikka

cosméticos

kozmetika

cosméticos

cosmetici

cosméticos

化粧品

cosméticos

화장품

cosméticos

cosmetica

cosméticos

kosmetikk

cosméticos

kosmetyki

cosméticos

kosmetika

cosméticos

เครื่องสำอาง

cosméticos

makyaj malzemesi

cosméticos

mỹ phẩm

cosméticos

化妆品
Ejemplos ?
Una ternura ilusoria, un amor de ilusión. Actualmente, una tormenta tecnológica está causando furor : elevemos los cosméticos a Dios.
Alimentos y bebidas que consuma y ropa con la que se vista. II. Cosméticos, productos sanitarios y de aseo, lociones, perfumes y medicamentos que utilice.
Y cata que al ángel caído, lo que más le llamó la atención en la fisonomía de los hombres, fué el bigote; y suspiró por tenerlo, y se echó á comprar menjurjes y cosméticos de esos que venden los charlatanes, jurando y rejurando que hacen nacer pelo hasta en la palma de la mano.
Lamentablemente seguimos en la misma situación porque más allá de cambios a los que califico absolutamente de cosméticos, no se ha profundizado en la regulación que es necesaria.
Tal vez por eso se vislumbraba indiscretamente que intentaba aumentar sus deterioradas cualidades con el uso de variados cosméticos.
Al sentir todos los días la responsabilidad, pues, uno siente, yo siento que lo único que hay que hacer es esforzarse, y poner a un lado los aspectos rituales, cosméticos, no sustantivos del ejercicio de esa autoridad.
Mas ¡ay!, ahora los dísticos del poeta de los cosméticos volvían a su cerebro echando fuego, cargados de aromas embriagadores, con doble sentido, llenos de vida, significando lo que antes Aquiles no podía comprender.
Llegaba tarde al espectáculo, porque la prole la retenía, y porque el tocado se hacía interminable por la falta de costumbre y por la ineficacia de los ensayos para encontrar en el espejo, a fuerza de desmañados recursos cosméticos, la Mariquita de otros días, la que había tenido muchos adoradores.
Los espíritus grandes, escogidos, no necesitaban los mismos preceptos que el vulgo materialista y grosero; demasiado aborrecía la carne el alma enferma de idealidad; lejos de hacérsela odiosa, como un peligro, se la debía inclinar a transigir con ella, con la carne, mediante los cosméticos del arte, mediante el dogma de la santa alegría.
Y miren, hay signos, el otro día alguien hablaba y hoy el ministro Berlusconi me decía medio en broma y medio en serio que uno de los índices de bienestar -no se ría Secretario- es lo que gastan los italianos en cosméticos, los hombres también, y yo le contesté que la Argentina no tenía el cálculo en cosméticos, si fuera por mí seríamos superavitarios en el área de cosméticos, pero lo cierto es que por ejemplo la Argentina es el país de toda América, incluido Estados Unidos y Canadá, que tiene más celulares por habitante, somos 40 millones de argentinos y hay 50 millones de celulares.
Después de haber pasado por los diferentes grados del vapor, soportado al rascador del estrigilario, sufrido los cosméticos y los aceites perfumados, le vistieron con una túnica blanca, y encontró en la siguiente puerta a Tiché, que le cogió la mano y le condujo a otra sala profusamente decorada.
Ella se lo repetía a media voz, saboreándolo; sonaba a sus oídos como la campana de una catedral y resplandecía a sus ojos hasta en la etiqueta de sus tarros de cosméticos.