cortinaje

(redireccionado de cortinajes)

cortinaje

s. m. Juego de cortinas al correr los cortinajes dejó la estancia en la penumbra.

cortinaje

 
m. Conjunto o juego de cortinas.

cortinaje

(koɾti'naxe)
sustantivo masculino
conjunto de colgaduras de tela que sirven para adornar confección fina de cortinajes
Traducciones

cortinaje

cortinaggio
Ejemplos ?
Grupos de nubes impuras, En la alta región inmobles, Ciñen en bandas obscuras La lumbre de las alturas Con sus cortinajes dobles.
Estaba este recinto adornado con candiles, vitrales, cortinajes de terciopelo, columnas coronadas de capiteles dorados y consolas de mármol, lo que era sin duda alguna la imitación de lujo palaciego europeo, pero que al fin de cuentas daban ya al pueblo tabasqueño una casa para la sede de sus autoridades principales.
También de talleres genoveses son los sepulcros de Fray Francisco Ruiz obispo de Ávila del año 1524; esta obra que se encuentra desaparecida, tenía la figura del yacente bajo cortinajes sostenidos por ángeles y tres figuras representando las Virtudes.
En el ábside quedan restos de pinturas murales, que han de ser posteriores al incendio de 1198, en el centro se observa el Cristo en Majestad con el apostolado, hay un fragmento de la crucifixión y partes de decoración de entrelazados y cortinajes.
Se describe al edificio del Palacio y su mobiliario, como muy elegante pero sobrio. El interior estaba adornado con espléndidos cortinajes, grandes espejos, muebles dorados estilo Luis XV y pinturas magníficas.
Y nadie, al entrar en la morada de los Montieles, donde la calma del anochecer de la existencia tiende un crespón de apagados tonos sobre el mobiliario fastuoso y los densos cortinajes, creería que allí vibraron los violines y rieron las flautas de la orquesta del baile, ni que en el solemne comedor, ante las imponentes tapicerías flamencas, corrió el rubio champaña y susurró el amoroso deseo...
Penetró en una cámara completamente dorada y vio en una cama, cuyos cortinajes estaban abiertos, el más hermoso espectáculo que a su mirada se había presentado: una princesa, que parecía tener quince o diez y seis años y cuya deslumbradora belleza tenía algo de luminosa y divina.
Dormitorio morisco en el alcázar de Valencia. A la derecha del espectador una cama, junto al proscenio; a la izquierda, una ventana con celosías y cortinajes.
Y miré a las mesas relucientes, en las que me veía reflejado en el mismo fondo de la antigua caoba; y a las lámparas, sin una sola raja en sus colgajos tan limpios; y a los confortables cortinajes verdes, con sus pulimentadas anillas de cobre, cerrando cuidadosamente cada departamento; y a las dos grandes chimeneas de carbón que ardían resplandecientes; y a las filas de jarras jactanciosas, como demostrando que en la cueva no costaba trabajo encontrar viejas barricas poseedoras de buen vino de Oporto; y me decía que, en Inglaterra, tanto la fama como el foro eran muy difíciles de ser tomados por asalto.
Y aquí el mostrador para el amo... y detrás de estos cortinajes más cuartos... -Alto ahí, que ése es el departamento de las señoras.
El Señor Polonio, al terminar su oración, me hizo una profunda reverencia, y corrió con los brazos en alto, de una en otra ventana, soltando los cortinajes.
No hay en ella sino muebles modernos y ricos, una larga meridiana en que duermo la siesta, asientos bajos, mi armario de luna, un estante de libros, un reducido escritorio. Ni rinconadas, ni cortinajes tras de los cuales la imaginación finge bultos escondidos traidoramente...