cortijada

(redireccionado de cortijadas)

cortijada

1. s. f. Conjunto de habitaciones o edificios de un cortijo.
2. Conjunto de cortijos el campo andaluz estaba salpicado por una cortijada encalada.

cortijada

 
f. Conjunto de habitaciones fijas levantadas por los labradores o dueños de un cortijo.
Conjunto de varios cortijos.
Ejemplos ?
Existen numerosas cortijadas cercanas entre las que destaca El Navazuelo, donde se celebran las fiestas de San Antonio con procesión y fuegos artificiales.
Aldeas, cortijadas y cortijos dependían de ella en los servicios religiosos, algunos, que facilitaba el Ayuntamiento (muy pocos en verdad), aunque los impuestos sí los cobraba.
Varias jóvenes del Monte se formaron en esta institución y realizaron trabajos en ella. e. Se consiguió el arreglo de las calles del pueblo y de caminos hacia las cortijadas. f.
Del Monte dependían, especialmente, las cortijadas o aldeas más cercanas como El Pedroso, Los Cobos, Los Calvos, Las Espejas, Los Martínez, Los Molinos con molino de aceite, Los Málagas, Mata-almas, Los Vicos, Majadas Altas y Bajas, y otros muchos cortijos diseminados.
Se hacen prácticas religiosas como Las Flores, las Primeras Comuniones, que también se celebraban anualmente en las Cortijadas donde existía Escuela: Media Panilla, Cortijuelos y La Cortijada del Tomate.
También poco a poco se estableció un partido amistoso o el final de la “liguilla” de fútbol entre Bobadilla y “El Madruga” del Monte. En todas las bodas había baile y a él asistía todo el pueblo y los de los cortijos y cortijadas de alrededor.
Se produce así en el territorio del que hablamos lo que podríamos llamar una amplia repoblación forestal y humana, un cambio total en su fisonomía: las encinas y los chaparros se cambian por olivos, disminuye la caza, el campo se llena de cortijos y cortijadas como lugares habitables en el centro de las extensiones a labrar; la voz humana se oye arreando a los animales y la presencia del hombre recorre las veredas y caminos.
Esto unido a la apertura del Instituto de Bachiller en Martos y al trasporte escolar; facilitó la enseñanza primaria y media a los jóvenes. E hizo que algunas familias de las cortijadas vinieran a instalarse aquí y que los de aquí no marcharan a Martos.
de Martos de la finca del Pedroso...” En el área de Monte Lope Álvarez se ubican un sin fin de cortijos y cortijadas; cada entidad lleva su nombre propio, bien por la fisonomía del lugar mismo, como Vado Baena, La Charca de la tía Jacinta, las Higueras, el Llano, los Cortijuelos, las Ceras, las Peñuelas, bien por el apellido de quienes los crearon o habitaron desde el principio, como Los Calvos, Los Cobos, Los Ramírez, Los Martínez, Las Espejas; otros pueden hacer referencia a la historia del lugar como Mingo Yuste, el Pedroso, el Coracho.
Este avance logró que se pudieran establecer de forma permanente los primeros asentamientos, los cuales empezaron a cultivar las tierras, y poco a poco con el trascurrir de los años evolucionaron a cortijadas, y en la actualidad a pueblo.
Familias de Martos, Torredonjimeno y otros núcleos, especialmente Fuensanta, vinieron buscando trabajo, fortuna y un lugar donde asentarse; así poblaron el nuevo territorio. A comienzos del siglo XX, Monte Lope Álvarez, en cuanto a las poblaciones, era un conjunto de aldeas, cortijadas y cortijos.
El paisaje de Monte Lope Álvarez semeja un inmenso mar de olivos, sembrado de tanto en tanto por los blancos cortijos y cortijadas ya descritos.