cortijada

cortijada

1. s. f. Conjunto de habitaciones o edificios de un cortijo.
2. Conjunto de cortijos el campo andaluz estaba salpicado por una cortijada encalada.

cortijada

 
f. Conjunto de habitaciones fijas levantadas por los labradores o dueños de un cortijo.
Conjunto de varios cortijos.
Ejemplos ?
Olvera: cortijada asentada sobre un poblado árabe con restos de un castillo; se puede contemplar el sistema de acequias de origen musulmán, que fue utilizado para regar las huertas.
Majaroba, en un cerrillo alto, junto a un meandro del río, casi en la confluencia con el río Chico, es una cortijada abandonada que aún conserva parte de las obras hidráulicas que se trazaron para producir energía eléctrica, muy cerca de un histórico molino morisco denominado Nohayla.
En esta cortijada se encuentran, entre otros, un jamilero, un puesto de pesaje y limpieza de la aceituna, una nave de reciente construcción que alberga ganado vacuno, así como otras naves que son empleadas para el almacenamiento de aperos agrícolas, tales como tractores y arados, y de ganado equino.
Se trata de una extensa laguna natural que, en años lluviosos, puede albergar especies tan interesantes como los flamencos. Está situado al oeste del casco urbano, junto a la cortijada de «La Acera».
El día 3 es la Invención de la Santa Cruz, o sea la Cruz de Mayo, como la llama el vulgo, los altares que ponen todos los niños de España, desde el hijo del prócer hasta el hijo del portero, desde la campesina que vive en humilde cortijada...
l Castil, o también Castriz o Castril es una cortijada situada sobre un promontorio rocoso, dentro del término municipal de Torredelcampo, provincia de Jaén, Andalucía, España.
Según la escritura de asiento el cortijo de Algarinejo por estas fechas estaba formado por una cortijada, que pertenecía al término de la ciudad de Loja, con una población de unos 117 vecinos (585 habitantes).
de Beas de Segura, cerca de unas cuevas y una bonita cascada. La Ermita, adosada a una cortijada, sufrió un incendio hace unos años y está cerrada al público.
Hasta los años 60 del siglo XX quedaban algunos restos de lo que fue una antiquísima cortijada cerca de la Fuente Nueva, que estaba constituida por cortijos de piedra y cal (calicanto), materiales desplazados posteriormente por el tapial.
En el verano de 1941, esta cortijada sirvió de refugio al Carbonero (Antonio Menchón Jiménez), un mítico emboscado, que fue miliciano durante la Guerra Civil y que murió en Cúllar (Granada), tras ser cercado por la Guardia Civil en noviembre de ese mismo año.
Mientras tanto, su familia, en mala situación económica, decide poner en almoneda todos sus bienes en la capital para trasladarse a vivir a su finca de Extremadura. El tercer y último acto se desarrolla en la cortijada extremeña, donde la familia se retira.
Seco identifica el término Tájara con una cortijada de la vega, término de Huétor-Tájar, en la cual se conservan las ruinas de una fortaleza.