cortical

(redireccionado de corticales)

cortical

(Derivado del lat. cortex, corteza.)
adj. ANATOMÍA, BOTÁNICA De la corteza se le practicó una delicada intervención en la zona cortical del cerebro.

cortical

 
adj. Relativo a la corteza.

cortical

(koɾti'kal)
abreviación
anatomía relativo a la corteza cerebral función cortical
Traducciones

cortical

corticale

cor·ti·cal

a. cortical, rel. to the cortex.

cortical

adj cortical
Ejemplos ?
En la zona hay diversos plutones graníticos emplazados en diversas fases de la Orogenia varisca y a diferentes profundidades corticales, casi todos restringidos a dos zonas de la parte occcidental, los domos de Lugo y Boal-Los Ancares.
Más allá de las eferencias hacia la corteza entorrinal, existen rutas eferentes hacia otras áreas corticales, incluyendo el córtex prefrontal y otras áreas eferentes hacia el área septal lateral.
En rigor la cuestión de los lapsus abarca a casi toda actividad humana en la que participan las funciones psíquicas superiores (principalmente —aunque no únicamente— aquellas en las que se encuentran involucradas las áreas subcorticales y basales, en las cuales se mantiene la memoria humana, y las áreas corticales de síntesis en el lóbulo frontal).
Dos meses y medio después, Schiavo salió del coma en el hospital Humana Northside; sin embargo, nunca recobró la conciencia, ni tampoco mostró signo alguno de funciones corticales mayores.
Las mentes de todos los Borg están conectadas por los implantes corticales a una colmena, una mente colectiva, orquestadas por la Reina Borg, quien es capaz de suplantar las identidades individuales y los sentimientos personales de sus súbditos, por el placer que causa la liberación del ego a través de neurotransmisores psicotrópicos que les abre las mentes a lo transpersonal, siendo la reina Borg la que domina el ámbito transpersonal.
A escala cortical puede darse la imbricación y apilamiento de fragmentos de corteza continental, como en el caso de la cordillera del Himalaya, en la que extensos bloques corticales, delimitados por grandes fallas, cabalgan unos sobre otros.
Un estudio reciente muestra grandes cambios estructurales en la materia gris de las regiones corticales y subcorticales que recuerdan la distribución regional de activaciones funcionales debidas a estímulos emocionales y aunque la histología de los cambios en esta materia gris se desconoce en adultos humanos, lo observado es consistente con los modelos animales, que suponen un descenso numérico y de complejidad morfológica tanto en la amígdala como en el núcleo cingulado anterior.
En medicina: abdomen angor (angustia), por ejemplo angor pectoris apex axis bulbo célula (la palabra latina celula es el diminutivo de celda utilizado por Robert Hooke en 1665 para denominar las unidades tisurales -o de tejido orgánico- que observaba con su primitivo microscopio óptico en un corte de un corcho puesto in vitro) córtex (aunque en anatomía tal denominación se le puede dar a cualquier zona biológica especialmente si se la observa desde un corte sagital; la palabra cortex o córtex se usa preferentemente para denominar a las áreas corticales (externas y donde suele predominar la materia gris) de un cerebro; por ejemplo: córtex prefrontal; córtex occipital; córtex parietal etc, la traducción vulgar al español de la palabra latina cortex es corteza.
En esta etapa se produce la interacción de los electrones corticales con los fotones o partículas que constituyen el haz de radiación.
El rol de la corteza prefrontal en la memoria de trabajo es crítica pero requiere ser enfatizada en virtud de los recientes trabajos (investigación sobre microelectrodos y neuroimagen) que indican que ese rol está basado esencialmente en interacciones corticales entre la corteza prefrontal y áreas de la corteza postrolándica.
Sobre el resto de la célula, a excepción de una pequeña boca llamada microporo, la membrana se apoya en unas vesículas denominadas alvéolos corticales, formando una estructura semirrígida.
Existe controversia entre los expertos sobre el diagnóstico de artritis reumatoide basado en el estudio de restos esqueléticos antiguos, en especial en cuanto a la interpretación de los defectos corticales –erosiones–, por lo que faltan evidencias claras de la existencia de la enfermedad anteriores a 1800.