corrida


También se encuentra en: Sinónimos.

corrida

1. s. f. Carrera, acción de correr la policía cargó contra ellos y hubo corridas y atropellos.
2. TAUROMAQUIA Lidia de toros en plaza cerrada asistió a la corrida por cuestiones de protocolo.
3. MÚSICA Playeras, canto popular andaluz.
4. vulgar Acción y resultado de correrse o alcanzar una persona el orgasmo. eyaculación
5. de corrida loc. adv. Con rapidez, de memoria, sin dificultad dice las tablas de multiplicar de corrida.
6. en una corrida loc. adv. En muy poco tiempo, rápidamente acércate en una corrida y tráenos azúcar.

corrida

  (de correr)
f. Carrera (paso rápido).
De corrida. loc. adv. Con presteza y sin entorpecimientos.
taur. corrida de toros Lidia de toros en una plaza adecuada para ello.

corrida

(ko'riða)
sustantivo femenino
1. correteo de un lado a otro En una corrida los vecinos le avisaron a la policía.
2. clímax alcanzado en una relación sexual corrida femenina
exhibición pública de una pelea de toros en un lugar cerrado En la corrida de toros participan los toreros.
Sinónimos

corrida

sustantivo femenino
Traducciones

corrida

corrida

corrida

SF
1. (= carrera) → run
dar una corridato make a dash
decir algo de corridato rattle off sth
en una corridain an instant
2. corrida (de toros) (Taur) → bullfight
tener corrida de toros (en casa)to have a big family row
3. (= orgasmo) → orgasm
4. (Geol) → outcrop
5. (Chile) (= fila) → row, line
6. (Caribe, Cono Sur) (= fiesta) → party, rave-up, hot party (EEUU)
7. (Méx) (= recorrido) → run, journey
Ejemplos ?
Las ONG a menudo apoyan o encabezan las solicitudes destinadas a conocer la suerte corrida por las personas desaparecidas, y algunos gobiernos de transición establecen un órgano especial para resolver los casos de desapariciones.
Es raro que muchas veces y con todas las cosas que han pasado, no estoy hablando de hace 20 años, estoy hablando de las elecciones, de la corrida bancaria, de la corrida sobre el dólar, de esto de las petroleras, de la baja de la producción, en realidad, solamente dé cuenta el Gobierno.
No era extraño tampoco que grupws de pueblo se detuvie- sen en la calle donde habitaba el derrotado, quemando cohe- tes, y mortificándolo con vítores á su afortunado rival. También al conferirse un grado de doctor, los amigos del agraciado lo festejaban con vítores, y aun con corrida de toros.
Ese sí señor, precisamente señor, se lo repetí maquinalmente varias veces, pues en mi interior aún no quería abandonar la idea del iniciado, del maestro con túnica larga y barba blanca; pues un hombre con los bigotes a lo Kaiser no me cuadraba como un iniciado del Martinismo (Rama de los Rosa-Cruz poseedores del secreto de la piedra filosofal, que transmutan el plomo en oro), ocupado en cotizar acciones de bolsa; me era lo mismo que ver a un arzobispo repartir programas de la corrida de toros.
-Por argo hice yo que me prometiera Dolores pagarme daños y perjuicios -exclamaba momentos después la Lechuguina contemplando con filosófica resignación el cántaro hecho pedazos, mientras, corrido y maldiciente, alejábase don Paco coreado por la mal disimulada rechifla de los vecinos, que en el arroyo de la calle comentaban en pintorescas agrupaciones, de modo chispeante y graciosísimo, la corrida en pelo que acababa de sufrir uno de los más caracterizados injertos de chulo y de marqués de los barrios de Andalucía.
Cada Estado Parte garantizará el derecho a formar y participar libremente en organizaciones y asociaciones que tengan por objeto contribuir a establecer las circunstancias de desapariciones forzadas y la suerte corrida por las personas desaparecidas, así como la asistencia a las víctimas de desapariciones forzadas.
Estaba triste de verle triste, y corrida de estarlo por la vista, y no por la comunicación confidente; y esto, porque sabía que se aumenta el dolor a solas y desconfiado de compañía.
Por lo demás, buena corrida la de esta tarde; los toros como del Duque; el Gallo superior con el trapo, desgraciado con el acero...
La primera corrida que presenciaron los limeños fué en 1540, hmes 29 de Marzo, segimdo día de Pascua de Resurrección, ce- lebrando la consagración de óleos hecha pwr el obispo fray Vicente Valverde.
A las dos de la tarde, el teniente abanderado del almirante Stirling, que ha estado en Lima durante todo el tiempo que ha durado este asunto, me contó que las negociaciones de paz habían fracasado y que el Cuerpo Diplomático no había conseguido que el General chileno Baquedano garantizase que la propiedad neutral sería respetada por sus soldados, —lo que creo que nadie en sus cabales podría haber esperado que pudiera hacer—, y, tomando en consideración la probabilidad de lucha callejera e incendios, y la suerte corrida por Chorrillos, todos nos sentimos a mandarnos cambiar.
Este desafortunado cambio de equipo fue seguido por las vacilaciones y dudas del nuevo gobierno sobre la conveniencia de devaluar, (lo que contribuyó a la) corrida en contra de las reservas internacionales.
Es, simplemente, para ver los obstáculos que hemos tenido que superar, que esto no ha sido coser y cantar; esto ha sido muy difícil. La primera corrida cambiaria...