corregidor

(redireccionado de corregidores)

corregidor, a

1. adj. Que corrige medida corregidora.
2. s. m. HISTORIA Magistrado que en su territorio ejercía la jurisdicción real y conocía de las causas contenciosas y gubernativas, y del castigo de los delitos.
3. HISTORIA Alcalde que nombraba el rey en algunas poblaciones importantes.

corregidor

 
m. Magistrado que en su territorio ejercía la jurisdicción real.
Alcalde que en algunas poblaciones importantes presidía el ayuntamiento y ejercía funciones gubernativas.

Corregidor

 
Isla filipina situada en la entrada de la bahía de Manila, prov. de Cavite. Famosa por la defensa que de ella hicieron los estadounidenses de enero a mayo de 1942.

corregidor, -ra

(korexi'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
que modifica o repara refuerzo corregidor

corregidor

(korexi'ðoɾ)
sustantivo masculino
magistrado nombrado por el rey con poder judicial y administrativo El corregidor representaba al rey en su jurisdicción.
Traducciones

corregidor

SM (Hist) → chief magistrate
Ejemplos ?
Que los Corregidores no desamparen su cabildo en las procesiones para acompañar a los señores de dicha Real Audiencia que llevan el guión.
Toca al Senado escoger los Prefectos, los Jueces del distrito, Gobernadores, Corregidores, y todos los Subalternos del Departamento de Justicia.
La cédula dice lo siguiente: EL REY "Mi Virrey, Presidente y Oydores de las mis Audiencias del Pirú y a vos mis Gobernadores, Corregidores...
Y, entendido por este Cabildo, dijeron que, habiendo ejemplar de que se haya dado alquiler de casas a los demás Corregidores, se traiga para proveer; y en cuanto a la fabrica que se pide ya está cometido y se señale de dónde se ha de hacer el gasto, dijo el General Joseffe de Castro; a que se respondió que no tiene otra hacienda más que los Propios, y así que de ellos se pague y haga el gasto.
Por parte de Don Diego de Portugal mi Corregidor de la Ciudad de Santiago de Guayaquil de esas provincias, se me ha hecho relación, que siendo la Ciudad de San Gregorio de Puerto Viejo del distrito del dicho Corregimiento; y aviendo sus antecesores nombrado en ella Tenientes para la administración de la justicia, los Virreyes que an sido de esas provincias de algunos años a esta parte se an entrometido a proveer en ella (los Tenientes); y quien lo haga de que se siguen muchos inconvinientes, suplicándome que para (detener) esto se excusasen, los mandase (y) le dexase (a los Corregidores) libremente nombrar los dichos Tenientes en la dicha Ciudad de San Gregorio de /Puerto Viejo...
Que no se quite el gobierno político de la República al Cabildo y sus Corregidores, por conocer(se)(las intenciones)de todos los señores de la Real Audiencia, y que las apelaciones que se hicieren de los Fieles Executores, no excediendo de treinta pesos, vayan al Cabildo y no a dicha Real Audiencia, en conformidad de la Real Cedula de Su Majestad, despachada para la Ciudad de los Reyes.
Pero estad sobre aviso que no habéis de comunicar con los dichos corregidores y justicias ni con ninguna otra persona, cosa alguna de lo susodicho, ni de lo que supiéredes de las dichas personas que prendiéredes, salvo guardarlo secretísimo y avisarme a mí dello con correo volante muy particularmente, y enviarme heis todas las escrituras y cartas que les tomáredes.
Se constituyeron así las repúblicas de indios con una base territorial propia y con autoridades indígenas, subordinadas a los alcaldes y corregidores locales españoles.
Ítem, si por aventura el dicho Biete, o alguno de los otros confesaren que la venida de las dichas naos era para sacar destos reinos y llevar en ellas al Gran Capitán Gonzalo Fernández, o a algunas otras personas, en tal caso, guardándolo secretísimo, daréis orden, por virtud de las dichas mis cartas, que los dichos corregidores y justicias provean y manden...
Castelfuerte publicó un bando previniendo a los corregidores que le informasen circunstanciadamente sobre la conducta de los curas.
En los coches viajaban sólo los poderosos; las galeras eran el carruaje de la clase acomodada; viajaban en ellas los empleados que iban a tomar posesión de su destino, los corregidores que mudaban de vara; los carromatos y las acémilas estaban reservadas a las mujeres de militares, a los estudiantes, a los predicadores cuyo convento no les proporcionaba mula propia.
Gobernando Amat, virrey que, como hasta las ratas lo afirman, tuvo uñas de gato despensero, llegó una real cédula poniendo trabas al abuso de los corregidores que comerciaban con los indios, vendiéndoles artículos por el quíntuplo de su precio efectivo.