coronilla


También se encuentra en: Sinónimos.

coronilla

1. s. f. Punto en la parte superior y posterior de la cabeza de donde arranca el pelo en distintas direcciones le golpeó la coronilla con tal fuerza que le abrió una brecha. corona
2. Corte de pelo en forma redonda que se hacía a los clérigos en esta parte de la cabeza. corona, tonsura
3. BOTÁNICA Planta herbácea o arbustiva, de la cual varias especies se cultivan como ornamentales.
4. andar, bailar o ir de coronilla coloquial Hacer una cosa con mucho esfuerzo y diligencia anduvo de coronilla para solucionar el problema con el objeto de conseguir el reconocimiento del superior.
5. dar de coronilla coloquial Dar con la cabeza en el suelo tropezó y dio de coronilla.
6. estar hasta la coronilla coloquial Estar cansado y harto de una cosa o persona está hasta la coronilla de tantos secretos y chismes.

coronilla

 
f. Parte de la cabeza humana, opuesta a la barbilla.
Andar, o bailar, de coronilla. loc. fig.Procurar una cosa con todo el esfuerzo y diligencia.
Estar hasta la coronilla.fig. Estar cansado de alguna cosa hasta la saciedad.
bot. coronilla de fraile Planta de la familia globulariáceas (Globularia alypum) con las hojas pequeñas y rematadas en una espina.

coronilla

(koɾo'niʎa)
sustantivo femenino
anatomía punto en la parte superior y posterior de la cabeza Se recogió el pelo en la coronilla.
estar cansado y harto de una cosa o persona Estoy hasta la coronilla de los chismorreos de vecindad.
Sinónimos

coronilla

sustantivo femenino

estar hasta la coronilla locución (col.)hastiarse, hartarse, estar hasta el gollete (col.), estar hasta el cogote (col.).
Traducciones

coronilla

crown

coronilla

SFcrown, top of the head
andar o bailar o ir de coronillato bend over backwards to please sb
dar de coronillato bump one's head
estar hasta la coronillato be utterly fed up (de with)

coronilla

f (de la cabeza) vertex (of the head), top part of the head
Ejemplos ?
Y yo, como tú comprenderás, izé el ancla en seguía y me vine en busca tuya a contártelo to, como te lo cuento toíto, y a ver lo que tú piensas de lo que a mí me pasa con esa gachí, que va a dejarme de tanto cavilar sin un solo pelo en mitá de la coronilla.
De modo que el país, que le ha oído en boca del general Prim, cuando pierda la última pluma que le queda, podrá tirarse de narices o de coronilla contra la esquina de enfrente, pero no llamarse a engaño.
No habíale engañado ciertamente la hija de la Cenachos, que apoyándose con tina mano en uno de los hierros de la florida reja, y con la otra abarcándose parte de la cintura, en la coronilla el amplio cordobés, gallardo, rudo y sonriente, aguardábala el hombre aquel al cual acababa ella de darle el primer lugar entre todos los de su gusto.
-Güeno, pero la Golondra no tenía más que catorce, y es más bonita que el sol y se ha casao con el Pólipo, que tiée más que yo lo menos catorce meses. -Asín anda er Pólipo, que tos los sombreros se le rompen por la coronilla.
Y después de dormir nueve años con ladrones, después de tener todo ese tiempo una dispendiosa alarma -para su protección, no para la mía-, y todo ello a mis expensas, pues no había manera de hacer aportar a los cacos un mísero centavo, dije sencillamente a la señora McWilliams que estaba hasta la coronilla de aquel asunto; así pues, con pleno consentimiento de ella, hice desmontar todo aquel aparato y lo cambié por un perro, al que luego pegué un tiro.
-Que Dios sus guarde, caballeros -digo yo, colocándole fraternalmente una mano en el hombro al Niño del Calderero, no sin antes ponerme de un choclazo el cordobés en la mismísima coronilla.
Después se enteró de otro oficio de la misma Superioridad, de 15 del mismo mes, en que le transcribía al Ayuntamiento el decreto que con la misma fecha había expedido, y es del tenor siguiente: “Obligado el Gobierno, y sobre todo en las presentes circunstancias, a suprimir las dotaciones de cuantos destinos, o no sean necesarios, o puedan desempeñarse sin gravamen de los fondos públicos; decreta que desde hoy quede extinguida la plaza de cirujano de ciudad que servía don Bartolomé Coronilla, quedando todos los cirujanos existentes en la capital con la obligación de servir por turno de dos en dos meses dicha plaza, empezando desde la fecha por el más antiguo.
Se enamoró hasta la coronilla de Visitación, gentil muchacha de veinte primaveras, con un palmito y un donaire y un aquel capaces de tentar al mismísimo general de los padres beletmitas, una cintura pulida y remonona de esas de mírame y no me toques, labios colorados como guindas, dientes como almendrucos, ojos como dos luceros y más matadores que espada y basto en el juego de tresillo o rocambor.
Cuéntesela á ella. — Hasta más arriba de la coronilla me tienen esos nenes. Casi apostaría que si un vate de esos pregunta á su ado rado tormento si ha soñado con sus versos amorosos, la chica :o vacilará en contestarle:— Claro que no, porque nunca tengo pesadilla.
Y recostada contra el muro, al brazo la gran cesta de mimbres, abarrotada de encajes y en la mano una caña en cuyo extremo hace el viento flamear algunos pañuelos de los colores más vivos, permanece durante algunos minutos en lánguida quietud que turba Antoñico el Pelirrojo, el cual, al penetrar en la calle y ver a la gentil quinquillera, exclama, deteniéndose ante ella en la más amanerada de las actitudes y colocándose, merced a un hábil choclazo en el ala, en la coronilla el amplísimo pavero: -Hoy sí que puée dicir que me he alevantao yo con la Divina de cara.
La mamá se asustó, se llevó al niño a Compostela y allí le metió de coronilla, sin duda para acabar de volverle loco, en iglesias, confesonarios y conventos.
Que amanezca con copete La vejiga del Notario, Anteyer Monte Calvario, Ahora Monte Olivete; Si no Calvino, Calvete Con casco de morteruelo, Hoy Garza y ayer Mochuelo, Coronilla de atabal.