cornucopia

(redireccionado de cornucopias)
También se encuentra en: Sinónimos.

cornucopia

(De lat. cornu copia, la abundancia del cuerno.)
1. s. f. Vaso en forma de cuerno, rebosante de frutas y flores, que entre los antiguos griegos y romanos simbolizaba la abundancia.
2. Espejo con un marco dorado tallado y varios soportes para poner candelabros.

cornucopia

 
f. Cierto vaso de figura de cuerno, rebosando frutas y flores, que usaban los gentiles como símbolo de la abundancia.
Espejo pequeño de marco tallado y dorado, con uno o más brazos a manera de candelabros.
Sinónimos

cornucopia

sustantivo femenino
Traducciones

cornucopia

cornucopia

cornucopia

cornucopia

cornucopia

Füllhorn

cornucopia

Cornucópia

cornucopia

الوفرة

cornucopia

overflødighedshorn

cornucopia

SF
2. (= espejo) small ornamental mirror
Ejemplos ?
ue por el artículo 10 de la le corresponde designar las armas que deben distinguirla en lo venidero entre las naciones independientes de la Tierra, ha venido en decretar y Artículo 1º —Se usará en adelante en lugar de armas, de dos cornucopias llenas de frutos y de flores de los países fríos, templados y cálidos, y de las fases colombianas, que se compondrán de un hacecillo de lanzas con la segur atravesada, arcos y flechas cruzados, atados con una cinta tricolor por la parte inferior.
Eran las fastuosas fiestas de Versalles, las soirées de las palatinas elegancias, el Grand Trianon, bazar de las aristocracias extintas, las sonrisas de las marquesas Pompadours, los minuets y las gavotas ritmadas a un aire cortesano de Scarlatti o Couperin, los cabellos empolvados que copiaban las cornucopias de oro, las siluetas casi aéreas de exquisitas languideces que Watteau, Fragonard o Creuzo aprisionaron, con toda su vaporosa gracia, en telas admirables.
La sala, sin embargo, resplandecía como un ascua de oro, porque estaba iluminada con tres magníficos velones de Lucena de a cuatro mecheros cada uno y con algunas velas de cera que ardían en los candeleros de media docena de hermosas cornucopias, colgadas en las paredes sobre el rojo damasco que las tapizaba.
Cual por llamamientos cíclicos, Argentina, solar de hermanos, diste por virtuales leyes hogar a todos los humanos, templos a todas las greyes, cetro a todos los soberanos que decoran sus propias frentes, que se coronan por sus manos con kohinoores y regentes tallados en sus almas propias, vertedores de cornucopias, emperadores de simientes, césares de la labor, multiplicadores de pan, más potentes que Gengis-Khan y que Nabucodonosor.
Adóptese como insignia de esta ciudad de San José de Cúcuta, el siguiente Escudo cortado que lleva en la parte superior un campo de oro, cinco flores de lis, aderezadas de plata, y guíes, dos cornucopias llenas de flores y frutos y un hacedillo de lanzas con la segur, arcos y flechas cruzadas, atadas en cinta tricolor por la parte interior.
Este tipo de decoración era muy habitual en el barroco. En el lado interior se muestran las cornucopias como símbolo de abundancia.
Su repertorio decorativo incluye principalmente estilizaciones de hojas, animales, cornucopias, flores, banderines, y piedras preciosas.
Franciscanos”, “Muchacha en la huerta”, “Retrato de mi hijo Juan”, “Bordadora”, “Contraluz”, “La aparición de la Virgen a la beata Beatriz de Silva” y un largo etcétera Dedicó gran parte de su vida a trabajos como dorador, oficio el que aprendió en Sevilla, y tuvo un taller de dorado en el que hacía consolas, espejos, cornucopias, marcos y hasta cuartos dormitorios dorados y policromados.
El nuevo emblema consistía en dos cornucopias llenas de flores y de frutos, símbolos de abundancia y riqueza, las cuales rodeaban un haz de lanzas y flechas (llamado fasces), al igual que un hacha, atados por una cinta tricolor en la parte inferior, en señal de fuerza y unión.
La diferencia estaba en que el nuevo Escudo de Armas de Venezuela las cornucopias estaban localizadas bocas abajo, y en el interior del óvalo llevaría inscrito el nombre oficial de «Estado de Venezuela».
En el último cuerpo se halla una antigua capilla de finales del siglo XVIII, de planta rectangular cubierta con bóveda ochavada sobre trompas, decorada con yeserías rococó, mostrando una macolla con moldura cuadrifoliada en el centro de la que cuelgan hojas y flores alternando con cornucopias de fina rocalla.
O el caballo, generalmente el de carreras enmarcado en una herradura de la suerte o en algunos casos el caballo criollo. Los objetos pintados suelen aparecer acompañados de filigranas, arabescos, borlas, guardas, pergaminos, copones o cornucopias.