cornada

(redireccionado de cornadas)
También se encuentra en: Sinónimos.

cornada

1. s. f. Golpe dado por un animal con la punta del cuerno y herida que produce murió a consecuencia de la cornada.
2. DEPORTES Estocada de esgrima que se da colocándose en el plano inferior para herir hacia arriba.

cornada

 
f. Golpe dado por un animal con la punta del cuerno y herida que produce.

cornada

(koɾ'naða)
sustantivo femenino
bullfighting puntazo y lesión provocada por el cuerno de ciertos animales Murió luego de recibir una fuerte cornada.
Sinónimos

cornada

sustantivo femenino
cogida, cachada (América).
Traducciones

cornada

SFbutt, goring
dar una cornada ato gore
Ejemplos ?
(7 de febrero) Elegidos (20 de marzo). Más cornadas da la vida (28 de abril) Poderosos (26 de mayo) Invitado: Anthony Blake. Profesiones extrañas (3 de agosto) Ande yo caliente...
Tras cortar dos orejas en las tempraneras ferias de Olivenza y Castellón, y cortar la primera oreja de la historia de la nueva plaza de toros de Arnedo, el Arnedo Arena, el 24 de abril de 2010, José Tomás sufrió una de las peores cornadas de su carrera en la Feria de San Marcos de Aguascalientes, México.
La polémica de su incursión en el mundo taurino, se acentuó inicialmente por coincidir sus primeras apariciones con incidentes de cornadas, en que se vieron envueltos varios toreros durante sus apariciones.
Un ejemplo está en la crónica de ABC, que contaba así su regreso: Diez días después hizo de nuevo el paseíllo en Madrid, cortando tres orejas pero sin poder salir por la puerta grande por tener que ser atendido en la enfermería de las tres cornadas que recibió.
Durante su trayectoria sufrió graves cornadas tanto en México como en España, una de ellas fue la del toro Camisero, de la ganadería La Laguna, el cual lo cornó en el pecho durante una presentación en la Plaza México el 23 de marzo de 1959.
No de otra suerte, cuando se apresta a su primera lucha, lanza un toro terribles mugidos y prueba irritado las astas topando el tronco de un árbol, desgarra el viento a cornadas, y con la arena que esparcen sus pies preludia la pelea.
Sócrates .- De un hombre que guardara asnos, caballos y bueyes, dirían, si se le pareciera, que era un mal guardián, si aquellos animales vuelto feroces entre sus manos cocearan, mordieran y dieran cornadas, no hubiesen tenido tales mañas cuando se le confiaron.
Traía el palo en la mano, pero no parecía iracundo; estaba sí muy serio y con el ceño contraído. El animal esperó a que el hombre llegara frente a él, y entonces dió principio a los mugidos con bravatas de cornadas.
Sacuden a cornadas los bastidores y bambalinas pintados con que se han rodeado, para alejarles, las costas de los países que más lo necesitan; y también del otro lado los sacude y no tardará en voltearlos, a pesar de los desesperados esfuerzos proteccionistas de los criadores ricos y codiciosos, el hambre de los pueblos.
¿No la dejaréis dormir con vuestros chirridos? ¿Y estos pícaros chivos, que alborotan peleando a cornadas? ¡Oh lobos, más cobardes que zorras!
No son infrecuentes las cornadas por cabestros que a veces tienen consecuencias graves.Sin embargo el exceso de bravura en los cabestros no es recomendable pues disminuye la facilidad para su adiestramiento.
Hay que conformarse con tu puesto en la vida; se puede ser feliz siendo pobre. 12- ¿Aún le visitan las cornadas sin sangre? — Sí, podría decir que sí.