cordillera

(redireccionado de cordilleras)
También se encuentra en: Sinónimos.

cordillera

s. f. GEOGRAFÍA, GEOLOGÍA Serie de alineaciones montañosas, paralelas en un sentido amplio, o escalonadas, pertenecientes a una sola unidad orogénica cordilleras de tipo alpino.

cordillera

 
f. geog. Conjunto de sierras enlazadas entre sí y colocadas en una determinada dirección. En Europa son importantes las cordilleras siguientes: Alpes, Pirineos, Apeninos, Sudetes, Cárpatos, Balcanes, Urales y Cáucaso. En Asia: Himalaya, Hindukush, Kuenlun, Altai, Yablonoy, Stanovoy y Kolima. En África: Atlas y Adamaua. En América: Montañas Rocosas, Andes y Apalaches; y en España: cordillera Cantábrica, cordillera Bética, cordillera Central, Sistema Ibérico, Sierra Morena y Pirineos.

cordillera

(koɾði'ʎeɾa)
sustantivo femenino
geografía serie de alineaciones montañosas pertenecientes a una sola unidad orogénica la cordillera pirenaica
Sinónimos

cordillera

sustantivo femenino
cadena de montañas, sierra*.
Traducciones

cordillera

range, chainofmountains, mountainchain, mountainrange, rand, mountain range

cordillera

cordillère, chaîne

cordillera

pásmo

cordillera

bjergkæde

cordillera

Bergkette

cordillera

vuoristo

cordillera

lanac

cordillera

山脈

cordillera

방목장

cordillera

keten

cordillera

rekkevidde

cordillera

pasmo

cordillera

cadeia

cordillera

гряда

cordillera

höjdsträckning

cordillera

ทิวเขา

cordillera

sıradağ

cordillera

dãy

cordillera

山脉

cordillera

SFmountain range, mountain chain
Ejemplos ?
Las Cordilleras que forman la amplia Haya de Zaruma, se desprenden del Nudo de Guagra-Uma, que a la vez, se halla engastado en la Cordillera Occidental de los Andes.
La Parroquia de Paccha, como la de Ayapamba, Huertas, Malvas, se halla situada dentro de los dos grandes ramales de Cordilleras que forman la amplia Hoya de Zaruma, ubicándose la Parroquia de nuestro estudio hacia el noroeste de las últimas estribaciones de los ramales interiores de la Hoya, denominados Palto y Pingllo, que se desprenden de la Cordillera de Dumarí.
La parte más interesante del Cantón Zaruma, al referirse a las Cordilleras que forman (la Hoya de Zaruma, está constituida por la gran variedad de alturas relativas, de formas denticulares, con cumbres agrias, diseñadas sobre un fondo azul-claro fulgurante, como la talla del característico Cerro de Chillacocha, que se eleva hasta la altura de 4.000 metros sobre el nivel del mar.
Para el mundo AZTECA las mujeres cumplían una maravillosa misión: la de ser escudo y fortaleza de los hombres porque ellas eran como la tierra CHIMALMA, la que escuda; COATLICUE, la de abundantes cordilleras que parecen faldas de serpientes: TONANTZIN-NONANTZIN, tu-nuestra reverenda madrecita-padrecito.
Esos toldos se hallan muy cerca de las Cordilleras, á 7 leguas del volcán Quetropillan en un paraje sumamente pintoresco á donde se llega cruzando el río Chimeuin.
—y todos gimieron desesperada y dolorosamente. Cuando los primeros rayos de luz aparecieron dibujando la silueta de las cordilleras de mil cumbres...
Por otra parte, la crueldad y persecución inexorable que ejercitó Atahualpa contra los Cañaris, castigando su traición al haber servido a los Incas para la conquista de los Puruháes y a Benalcázar, para la de Quito, obligó a un doloroso éxodo a grandes masas de Cañaris a diseminarse por todas los lugares de la Hoya de Zaruma y otros, en busca de refugio y protección a sus vidas, irrupcionando las cordilleras de Dumarí...
AL OESTE : De la naciente Sur de la Quebrada Changuro, el divisor de las Cordilleras de Santa Bárbara y Dumarí hacia el Norte, hasta alcanzar la cumbre del Cerro Saladillo.
Por tener Chacras, además, las cordilleras de Pálmales, El Batán, El Toro, El Bunque, El Pan de Azúcar, Fogones, El Oso, El Puyango y Cañas, también se desenvuelve una industria maderera, con la explotación de maderas de construcción, tales como: el huayacán, bálsamo, laurel, palo de vaca, ceiba, ébano, fernansánchez, porotillo, balsa, guachapelí, cedro, amarillo, cañafístola, sota, pechiche, colorado.
COATLICUE, la de grandes cordilleras y sierras que semejaban faldas de serpientes que la visten, nuestra reverenda madrecita, TONANTZIN-NONANTZIN; nuestro escudo, CHIMALMA, había sido asaltada, rota, tajada, perforada, derribada.
Dios anda confuso; la mujer como sacada de quicio y aturdida; pero la naturaleza enciende siempre el sol solemne en medio del espacio; los dioses de los bosques hablan todavía la lengua que no hablan ya las divinidades de los altares; el hombre echa por los mares sus serpientes de cabeza parlante, que de un lado se prenden a las breñas agrestes de Inglaterra, y de otro a la riente costa americana; y encierra la luz de los astros en un juguete de cristal; y lanza por sobre las aguas y por sobre las cordilleras sus humeantes y negros tritones; –y en el alma humana, cuando se apagan los soles que alumbraron la tierra decenas de siglos, no se ha apagado el sol.
El Kian-gar, conocido por el de las aguas rojas; el Espuri, cuya mansa corriente arrastra oro bastante a construir con el un alcázar soberbio; los Senwads, bosques sombríos donde el boa se desliza con el rumor de la lluvia; Lahorre, la madre de los guerreros; cachemira, la virgen de los siete schales de amianto, y cien y cien otros países, ciudades, bosques, torrentes, ríos y montañas, que hasta llegar a las cordilleras del Himalaya se extienden sobre las inmensas llanuras de la India.