coraza


También se encuentra en: Sinónimos.

coraza

(Del lat. coriacea, hecha de cuero.)
1. s. f. HISTORIA, MILITAR Armadura de cuero, hierro o acero, que protege el pecho y la espalda la lanza le atravesó la coraza y le hirió el pecho.
2. Defensa, protección o refugio, físico o espiritual se ha hecho una coraza de cinismo y es insoportable.
3. MILITAR Conjunto de planchas metálicas que sirven para acorazar o blindar una embarcación, los carros de combate, etc. blindaje
4. ZOOLOGÍA Concha de la tortuga, del galápago o de otros animales quelonios con aberturas para la cabeza y las patas.
5. DEPORTES Lámina metálica que cubre el tronco del floretista en la esgrima.

coraza

 
f. Armadura del busto, hecha de cuero, hierro o acero, compuesta de peto y espaldar.

coraza

(ko'ɾaθa)
sustantivo femenino
1. historia armadura de metal que protege el pecho y la espalda del soldado En la antigüedad los guerreros se vestían con cascos y corazas.
2. zoología valva resistente que cubre el cuerpo de algunos animales coraza del armadillo
3. elemento inmaterial que es útil como refugio coraza de justicia
Sinónimos

coraza

sustantivo femenino
Traducciones

coraza

armure

coraza

cuirass, shell

coraza

갑옷

coraza

SF
1. (Mil, Hist) → cuirass; (= protección) → protection
2. (Náut) → armour-plating, armor-plating (EEUU)
3. (Zool) → shell
4. (Aut) → radiator cover
Ejemplos ?
Rota ya el asta, su Fusberta caza y toca al punto a Serpentín de Estella, al cual, pese a su mágica coraza, turbado fuera de la silla empella.
Responde él con la lanza a aquel osado que entre otras diez por la más fuerte tasa, y, apuntando al escudo del privado, el pecho y la coraza le traspasa.
En la sangrienta batalla de Chupas y cuando la victoria se pronunciaba por los almagristas, Francisco de Carbajal, que mandaba un tercio de la alebronada infantería real, exclamó arrojando el yelmo y la coraza y adelantándose a sus soldados: «¡Mengua y baldón para el que retroceda!
Tan luego como el preclaro hijo de Licaón vio que Diomedes corría furioso por la llanura y tumultuaba las falanges, tendió el corvo arco y le hirió en el hombro derecho, por el hueco de la coraza, mientras aquél acometía.
En la cámara halló a Alejandro, que acicalaba las magníficas armas, escudo y coraza, y probaba el corvo arco; y a la argiva Helena, que, sentada entre sus esclavas, ocupábalas en primorosas labores.
Acaudillaba a los locrenses, que vivían en Cino, Opunte, Calíaro Besa, Escarfa, Augías amena, Tarfa y Tronio, a orillas del Boagrio, el ligero Ayante de Oileo, menor, mucho menor que Ayante Telamonio: era bajo de cuerpo, llevaba coraza de lino y en el manejo de la lanza superaba a todos los helenos y aqueos.
O cuando armados de coraza marchan los varones hacia la guerra destructora de hombres, allí la diosa asiste a los que quiere decididamente concederles la victoria y encumbrarles de gloria.
Calírroe, hija del Océano, unida con el valeroso Crisaor en el amor de la muy dorada Afrodita, parió un hijo, el más violento de todos los mortales: Gerión, al que mató el fornido Heracles por sus bueyes de marcha basculante en Eritrea rodeada de corrientes. Con Titono, Eos dio a luz a Memnón de broncínea coraza, rey de los etíopes y al héroe Ematión.
El divino Alejandro, esposo de Helena, la de hermosa cabellera, vistió una magnífica armadura; púsose en las piernas elegantes grebas ajustadas con broches de plata; protegió el pecho con la coraza de su hermano Licaón, que se le acomodaba bien; colgó del hombro una espada de bronce guarnecida con clavos de plata; embrazó el grande y fuerte escudo; cubrió la robusta cabeza con un hermoso casco, cuyo terrible penacho de crines de caballo ondeaba en la cimera, y asió una fornida lanza que su mano pudiera manejar.
No se olvidarán de ti, oh Menelao, los felices e inmortales dioses y especialmente la hija de Zeus, que impera en las batallas; la cual, poniéndose delante, desvió la amarga flecha: apartóla del cuerpo como la madre ahuyenta una mosca de su niño que duerme plácidamente, y la dirigió al lugar donde los anillos de oro sujetaban el cinturón y la coraza era doble.
En vez de dejaros abatir, mi querido Romualdo, haceos una coraza de oración, un escudo de mortificación y combatid valientemente al enemigo: le venceréis.
Su espantable figura, reproducida en la coraza, en el escudo, en todas las partes de la armadura con infinito espejismo, la turbaban, obligándola a retroceder.