coqueto

(redireccionado de coquetas)
También se encuentra en: Sinónimos.

coqueto, a

(Del fr. coquet.)
1. adj./ s. Que coquetea.
2. Se refiere a la persona que es muy presumida. coquetón
3. adj. Se aplica a una cosa que es bonita, graciosa y está bien arreglada tiene un apartamento muy coqueto.

coqueto -ta o coquetón -tona

 
adj.-s. fam.Gracioso, atractivo, agradable.
Díc. de la persona que procura agradar a otra para atraerla.

coqueto, -ta

(ko'keto, ta)
abreviación
1. persona que es muy presumida Es un chico muy coqueto.
2. que flirtea con alguien Se muestra muy coqueta con el nuevo vecino.
3. cosa que es bonita, graciosa y está bien arreglada una casa coqueta
Sinónimos

coqueto

, coqueta
adjetivo
Traducciones

coqueto

flirtující muž

coqueto

flirt

coqueto

φλερτ

coqueto

flirt

coqueto

flirttailija

coqueto

dragueur

coqueto

zavodnik

coqueto

flirt

coqueto

浮気者

coqueto

바람둥이

coqueto

flirt

coqueto

flørt

coqueto

flirt

coqueto

flört

coqueto

คนเจ้าชู้

coqueto

flört

coqueto

người hay tán tỉnh

coqueto

/a
A. ADJ
1. [vestido] → smart, natty, attractive
2. (= juguetón) → flirtatious, flirty
3. (= presumido) es muy coquetohe's very fussy about his appearance, he's very clothes-conscious
B. SMF
1. (= juguetón) → flirt
2. (= presumido) es una coquetashe's very fussy about her appearance, she's very clothes-conscious
V tb coqueta
Ejemplos ?
Desde entonces no se junta sino con esa clase de gente. -¡Qué lección para las que creen que pueden ser coquetas impunemente! -añadió mi amigo-; Lo que faltó principalmente a esa niña fue una buena educación, que pudiera impedir que se desarrollasen en ella los perniciosos impulsos que naturalmente debían dominarla en su posición excepcional como perla de aldea.
¿No se habrá querido decir: «a pesar de tu belleza, de tu aire desdeñoso, tendrás por amante a un herrero, a un feo cojo»? ¡Una buena lección para las coquetas!
¡Cuán por encima de las coquetas vulgares del gran mundo se contemplaba, consagrando entera su alma a aquel purísimo, delicado placer, que a espíritus menos escogidos les parecía insípido e indigno de una grande de España!
¿Quién conoce sus nidos ocultos? ¿En qué sitio de noche reposan? ¡Las coquetas no tienen morada!... ¡Las volubles no tienen alcoba!...
Sin embargo, eran coquetas ya que «en perfumes y adornos, emplean la mayor de sus preocupaciones, de modo que los perfumistas son siempre los últimos en cerrar la tienda».
(atribuida) Historia imparcial de la emperatriz Eudoxia Foederovna, esposa del zar Pedro I el Grande, Valencia, 1831 Ensayos poéticos (Valencia, 1826) Profecía del Turia en la feliz llegada de nuestros amados soberanos, Valencia, 1827. Muestras de El Cid, Valencia, 1851 (poema heroico). Amalia o no todas son coquetas. Valencia, 1827.
María Isabel se presenta en el Especial de Reyes de Menuda Noche para comenzar con el año. Se presenta a Simof por Tercer Año consecutivo en la colección de Carmen Vega - Presumidas y coquetas.
Solomon Juárez, interpretado por Mickey Mouse, aparece en el especial para televisión de 1979 Legends of League, una adaptación los héroes de Marvel apegada a la versión de Súper Coquetas.
Este asilo era habitado por prostitutas rehabilitadas, madres solteras, jóvenes abusadas sexualmente o simplemente porque eran demasiado coquetas y representaban un peligro para las buenas costumbres.
Se puede entender que por belleza, el público masculino de las chinas entendía su tez morena, su cuerpo y cara que eran llenitos, pero no demasiado gordos, pero sobre todo que, a diferencia de las mujeres de estratos superiores de la población como las currutacas o las coquetas, las chinas rara vez hacían uso de artificios para resaltar su belleza.
Y es de ver con qué aire de sonambulismo andan por las calles estos últimos trasnochadores, con qué desdén miran a, cuantos se encuentran, cómo desafían las artes de todas las coquetas habidas y por haber...
Anticuados relojes del Curato cuyas pesas de cobre se retardaban, con intención pura, por aplazarme indefinidamente la primera amargura. Obesidad de aquellas lunas que iban rodando, dormilonas y coquetas, por un absorto azul sobre los árboles de las banquetas.