coprófago

(redireccionado de coprófagos)

coprófago, a

(Del gr. kopros, excremento + fago, comer.)
adj./ s. ZOOLOGÍA Se aplica al animal que se alimenta de excrementos o estiércol el escarabajo es coprófago.

coprófago

 
m. zool. Insecto que se alimenta de excrementos.
Traducciones

coprófago

coprofago
Ejemplos ?
Una contaminación ambiental por antihelmínticos tóxicos o ecotóxicos, más o menos remanentes según los tipos de moléculas y fórmulas utilizadas, preocupa a los ecotoxicólogos y a algunos veterinarios, especialmente por ciertos nichos ecológicos vulnerables a estos productos (necrófagos, coprófagos...); generalmente se produce a través de la orina o los excrementos tras el tratamiento por vía oral, o a partir de un cadáver contaminado (un buitre, un jabalí, un insecto necrófago, etc.).
Tampoco son coprófagos los insectos que viven y se desarrollan en los excrementos depredando especies coprófagas; se trata de especies coprobias (que viven en los excrementos).
La mayoría de coprófagos buscan los excrementos de grandes mamíferos ungulados y primates; las deyecciones de los carnívoros son mucho menos apreciadas, seguramente porque la cantidad de materia sin digerir es mucho menor.
La importancia de la comunidad de escarabajos coprófagos radica en que, mediante la dispersión de semillas y el reciclaje de nutrientes, mantienen la integridad del ecosistema; en sistemas agrícolas incrementan la productividad primaria y suprimen los parásitos del ganado.El excremento es utilizado por los escarábidos de dos maneras diferentes: los escarabajos coprófagos se alimentan del líquido rico en microorganismos que se encuentra en el excremento de mamíferos y usan el material más fibroso para criar a sus larvas.
Onthophagus falzonii está ligado a los heces de tortuga mora. Algunos coprófagos, como los pequeños Canthonini prefieren excrementos de menor tamaño, como los de roedores, aves.
La acción de los coleópteros coprófagos, que desgajan, reparten y entierran las heces, aceleran extraordinariamente este proceso, a la vez que fertiliza el suelo.
Sin su actuación, la acumulación de los excrementos sería insoportable para los ecosistemas. Se ha calculado que los coprófagos entierran 1,5 toneladas de excrementos por hectárea y año.
El ejemplo de Australia es muy explícito: los coprófagos autóctonos no están adaptados a consumir las heces de los grandes herbívoros introducidos por el hombre (vacas, caballos, etc.) ya que los mamíferos australianos son más bien pequeños; así las boñigas permanecen largos períodos en el suelo, lo que conduce a: Multiplicación desmesurada de las moscas que encuentran un medio de cultivo propicio.
A veces solo muestran preferencias por el excremento con el que aprovisionarán el nido en que se desarrollaran sus larvas; o prefieren excrementos frescos para su alimentación y secos para las larvas; o, como el caso de los Cephalodesmius australianos, coprófagos en estado adulto, aprovisionan el nido con fragmentos vegetales de los que se alimentan las larvas.
Muchos animales consumen excrementos (elefantes, primates, roedores), pero dado que lo hacen de manera esporádica no pueden considerarse coprófagos.
Entre ellos destacan los necrófagos, que descomponen cadáveres, los saproxilófagos que comen madera en descomposición, y los coprófagos que reciclan los excrementos.
Entre ambos extremos, un amplio abanico de posibilidades se abre como recurso alimenticio para las distintas especies de mamíferos actuales: Dentro de los recursos de origen animal, todos los grupos existentes pueden servir de alimento para una u otra especie: el plancton es el alimento de los grandes misticetos (planctonófagos), invertebrados y sus larvas sirven de alimento a los insectívoros, peces a los piscívoros, y anfibios, reptiles, aves y mamíferos a los carnívoros, pero también los huevos de muchos de ellos, la miel de las abejas (melívoros) e incluso la sangre (hematófagos) o las heces (coprófagos) de otros animales.