Ejemplos ?
Manos desesperadas en desgarrante desamparo, en oleajes incontrolables de espigas convulsionadas, suplican piedad, pero sólo encuentran dolor...
En medio de las convulsionadas condiciones que el país y el sector de la salud vivían a finales de la década de los setenta, un grupo de 25 profesionales de la salud se unieron para conformar una entidad que atendiera las necesidades en el área de la salud que tenía el país.
La reacción fue inmediata: recordaba Ofelia Uribe que «Eso fue el acabose, el obispo y los curas, que hasta entonces habían sido todos unos ingleses y no se habían pronunciado sobre la lucha por los derechos de la mujer, ni en contra, ni a favor, lanzaban desde el púlpito las más convulsionadas exhortaciones, por la supuesta "desvergüenza"; fue como si apareciera el diablo».
Su trabajo como sacerdote y, más particularmente, su accionar episcopal se centró en el ejercicio de la justicia y de la defensa de los derechos constitucionales durante las convulsionadas décadas de 1960, 1970 y 1980.
os Riscos de Bilibio dan comienzo por el este a los Montes Obarenes junto a la entrada del río Ebro en el noroeste de La Rioja en una zona denominada las Conchas de Haro, término municipal de Haro. Cuenta con escarpadas peñas de formas extrañas y convulsionadas con una altitud máxima de 642 msnm.
Por Ley N.º 15037 del 21 de mayo de 1964, se dio inició a la reforma agraria que afectaba principalmente a los latifundios abandonados, deficientemente cultivados o feudalizados en los departamentos de Pasco, Junín, Puno y los valles de Lares y La Convención, en el departamento del Cuzco, zonas que se habían visto convulsionadas por las movilizaciones campesinas.
Todos conocemos la historia moderna de la festividad a partir de 1959 cuando el patriarca conservador Andrino Tribuí Piedra hita, decidió crear el Festival Folclórico, casi como una extensión de la Alianza por la Paz, iniciativa que propuso como elemento catalizador para alcanzar la convivencia y reconciliación de las convulsionadas regiones del país.
Tras la renuncia de Carlos «Chacho» Álvarez a la vicepresidencia a fines de 2000, la importante fuga de dirigentes del FREPASO que migraron al ARI junto a Elisa Carrió, y siendo ministro de Economía Domingo Cavallo, las convulsionadas elecciones de 2001 encontraron a Martín Sabbatella dentro de la agonizante Alianza, presentando como candidato a 1º.
Las provincias estaban convulsionadas: el general Peñaloza depuso a Bustos —a quien había llevado al gobierno— y colocó en su lugar a uno de sus subalternos.