convertibilidad


Búsquedas relacionadas con convertibilidad: devaluacion, Mercosur, privatizaciones

convertibilidad

1. s. f. Capacidad de una cosa para convertirse o ser convertida en otra este modelo de coche posee una buena convertibilidad.
2. ECONOMÍA Posibilidad de una moneda de poder ser intercambiada por otra.

convertibilidad

 
f. Calidad de convertible.
econ. Situación en la que la moneda de un país puede cambiarse por las monedas de otros países o por oro.
Traducciones

convertibilidad

SFconvertibility
Ejemplos ?
La deuda que cancelamos con el Fondo Monetario Internacional, similar a la suma que ese organismo prestó para sostener un régimen de convertibilidad, condenado al fracaso, ha resultado lejos la más condicionante, aún cuando a diferencias de otros países que experimentaron situaciones críticas no recibimos ayuda del Fondo para superar la difícil situación que enfrentamos.
Esta es una de las características de la Argentina frente a esta economía global que se convirtió en una economía de dinero electrónico de carácter absolutamente financiero que nos hace recordar mucho al derrumbe del año 2001 en nuestro país cuando se había construido una pirámide, tal vez no financiera pero sí en torno a la convertibilidad que finalmente provocó el desplome de nuestra economía, de nuestra sociedad y de nuestras instituciones.
Desde el año 2003 al 2008 acumulamos un crecimiento del PBI del 63%; en el período comprendido entre 1993 y 1999, también conocido como período de la convertibilidad, la economía también había crecido pero lo había hecho en un 24,4% y con una creciente expulsión del mercado laboral de millones de argentinos.
Esto se hizo en la Argentina cuando se creyó durante el régimen de la convertibilidad, durante el régimen del Consenso de Washington donde el modelo era no de crecimiento y empleo, sino de metas de inflación y así nos fue.
Por eso, cuando reestructuramos la primera vez la deuda en el 2005, durante su gestión, claramente tuvo en claro este principio de que el esfuerzo debía ser compartido por quienes se habían endeudado pero por quienes también, aprovechando las condiciones que tenía el cepo de la convertibilidad, habían cobrado tasas usurarias que no se pagaban en ninguna parte del mundo.
Porque cuando reestructuramos nuestra deuda, y no estoy proponiendo como solución la reestructuración, pero cuando reestructuramos nuestra deuda sostuvimos que hace a la esencia del capitalismo que quien toma el riesgo de colocar en un país dólares, con una tasa como la que se llegó a pagar en la República Argentina durante los años 90 para sostener la convertibilidad, entre el 15 y el 16%, mientras en el resto del mundo se pagaba apenas un 2 por ciento, debe asumir que si alguien le paga esa cantidad de dinero frente a un mundo que paga solamente el 2 por ciento, hay grandes posibilidades de riesgo que ese señor, ese banco, esa institución no les devuelva el dinero.
Sostuvimos la convertibilidad, durante diez años, a costa de un endeudamiento feroz de la República Argentina, a costa de la venta del patrimonio nacional: energía, telecomunicaciones, combustible, nada quedó sin vender.
En Argentina, producto de gobiernos militares en la primera etapa y luego de la convertibilidad, fue un endeudamiento de carácter financiero.
Curiosamente muchas de esas provincias eran las que durante la convertibilidad Cavallo las había catalogado como provincias inviables.
Lo cierto es que se sembró un 78 por ciento más en el gobierno nuestro que en el de la convertibilidad, cuando no les cobraban retenciones.
Nos abocamos desde el primer día a reindustrializar la Argentina, esta Argentina cuyas industrias habían sido devastadas, la convertibilidad había acabado prácticamente con toda posibilidad, que no solamente había afectado al sector secundario de la economía, al sector industrial, sino también al sector primario, al sector productor de granos.
Yo quiero decirles que durante el período de la convertibilidad tuvimos balanza comercial negativa pese a que teníamos crecimiento en todo el período de 8.400 millones de dólares para abajo, en negativo.