Ejemplos ?
en parte paganos convertidos al cristianismo, y en parte judíos que, con muchos prejuicios restantes, creían en Jesús como el verdadero Mesías; y que muchas contiendas surgieron de las reclamaciones de los gentiles para igualar los privilegios que tenían los judíos, y de la negativa absoluta de los judíos a admitir tales reclamaciones, a menos que los conversos gentiles fueran circuncidados; él Pablo escribió esta epístola para adaptar y resolver estas diferencias.
El judaísmo no exige de los no judíos unirse al pueblo judío ni adoptar su religión, aunque los conversos son reconocidos como judíos en todo el sentido de la palabra.
La primera parte de la conquista musulmana de España fue conducida por un contingente bereber compuesto casi en su totalidad por conversos, desde el jefe Táriq ibn Ziyad, que dio su nombre al peñón de Gibraltar (جبل طارق, «Ẏabal Tāriq»).
Pero sin embargo Sapor II (al igual que Sapor I) fue un monarca amistoso con los judíos emigrantes (quienes vivieron en relativa libertad y obtuvieron muchas ventajas durante este período, no así los conversos de origen persa).
Llega a Yamaguchi, luego a Sakai y, finalmente a Meaco, donde intenta, sin conseguirlo, ser recibido por el emperador. Se traslada a Yamaguchi de nuevo y obtiene del príncipe la garantía de respeto a los conversos al cristianismo.
En septiembre de 1551 le llama el príncipe de Bungo, que le permite predicar en esas islas. Un mes después y dejando algunos conversos, Francisco Javier se vuelve a la India alertado por las noticias que le llegan.
El rey indicó que sabía por confesiones de judíos conversos que los hebreos hispanos habían conspirado con los de otros lugares para rebelarse juntos contra los cristianos.
Tuvo destacada importancia la judería, especialmente por el hecho de que no se consintió la presencia de judíos en la ciudad de Valencia; de modo que se estableció un fluido contacto entre los judíos de Murviedro y los conversos que sí podían permanecer en la capital del reino.
Aseguraba que los judíos conversos habían continuado en sus creencias secretamente, y proponía terminar con ellos convirtiéndolos en esclavos, excepto en la Narbonense, donde la epidemia de cólera que asolaba la provincia había provocado un descenso alarmante de población y donde los judíos solo serían condenados a entregar sus propiedades al dux (véase: Pandemias de cólera en España).
Los musulmanes que viven en un medio no musulmán, y especialmente los conversos, utilizan Al-lāh como forma de singularizarse como seguidores de una religión distinta a la mayoritaria.
A mediados del siglo XIII se hicieron ampliaciones y renovaciones tal y como se documenta en escritos conservados de donaciones y testamentos. En 1225 y 1234 se habla de la obra del refectorio de conversos; otro documento de 1243 señala la obra del dormitorio.
Durante esos años, el proceso de islamización fue fortalecido, provocando una división en las élites abjasias entre los cristianos ortodoxos y los conversos al Islam.