contraria

contraria

1. s. f. TAUROMAQUIA Cualquiera de las suertes que se realiza tomando el toro el terreno de las tablas y el torero el de afuera.
2. TAUROMAQUIA Estocada que se da a la izquierda del centro de la cruz del toro.
Ejemplos ?
Llueve, como granizo, espeso manto de flechas desde el alto del baluarte. Meten los gritos en el cielo espanto, que dan la nuestra y la contraria parte.
Sí. La idea contraria a lo impar, ¿no es la idea de lo par? Sí. ¿La idea de lo par no se encuentra, pues, nunca en lo impar? Sin duda.
El Dante sigue contraria opinión, y pone a Casio y a Bruto con Judas, no sólo condenándolos por traidores, sino por pésimos traidores.
He insistido tanto para persuadiros mejor de mi principio, porque me parece que la magnitud no puede ser al mismo tiempo grande y pequeña, sino, además, porque la magnitud que está en nosotros no admite la pequeñez y no puede ser excedida; porque de dos cosas, la una, o sea, la magnitud, huye y cede el puesto cuando ve aparecer a su contraria, que es la pequeñez, o perece por entero.
Lo que es grande no puede nunca ser pequeño; del mismo modo lo pequeño en nosotros no quiere nunca volverse grande o serlo, ni tampoco una de dos cosas contrarias quiere, siendo lo que es, ser su contraria, y o huye o perece en esta variación.
Dijimos que una cosa nace siempre de su contraria y ahora decimos que un contrario no se convierte nunca en su contrario a sí mismo ni en nosotros ni en la naturaleza.
Ninguna persona puede ser desviada de la jurisdicción predeterminada por la ley, ni sometida a procedimiento distinto de los previamente establecidos, ni juzgada por órganos jurisdiccionales de excepción ni por comisiones especiales creadas al efecto, cualquiera sea su denominación. La publicidad en los procesos, salvo disposición contraria de la ley.
Así las cosas, una mañana, sobre si debían abrirse o no los cristales de la reja de la alcoba, por hacer un magnífico día de primavera, mediaron entre don Jorge y su hermosa enemiga palabras tan graves como las siguientes: EL CAPITÁN.-¡Me vuelve loco el que no me lleve usted nunca la contraria, ni se incomode al oírme decir disparates!
La sujeción de pueblos a una subyugación, dominación y explotación extranjeras constituye una denegación de los derechos humanos fundamentales, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas y compromete la causa de la paz y de la cooperación mundiales.
Y así siguió discurseando un buen rato, unas veces en un sentido y otras llevándose a sí misma la contraria, manteniendo en definitiva una conversación muy seria, como si se tratara de dos personas.
Alicia no contestó. Nunca en toda su vida le habían llevado tanto la contraria, y sintió que se le estaba acabando la paciencia. - ¿Estás contenta con tu tamaño actual?
¿Quién lo duda? Y por consiguiente es imposible que admita nunca la idea contraria a la que constituye como tal. Sí; es imposible: ¿No es lo impar la idea que lo constituye?