contrafigura

contrafigura

s. f. TEATRO Persona o muñeco parecido a uno de los personajes de una obra teatral, y que le suplanta en el escenario sin que el público lo advierta.

contrafigura

 
f. teat. Persona o maniquí con aspecto muy parecido al de uno de los personajes de un espectáculo teatral.
Ejemplos ?
Empleará toda su sensualidad para seducir a Sergio, motivada por la envidia que le causa la felicidad de Fe, sin importarle el alto precio que tenga que pagar por ello. Miguel de León es Valentín Alcántara: contrafigura.
Emigró a la Argentina en la década de 1950, y tuvo un notorio éxito en el ciclo humorístico de TV de los años 60 "Viendo a Biondi", como contrafigura de quien en la vida real fuera su suegro, el actor cómico argentino Pepe Biondi.
La masonería fue un movimiento que, precisamente por no ser religioso sino su contrafigura, fue especialmente reprimido por el bando vencedor, que tuvo hacia la presunta conspiración judeomasónica una verdadera obsesión.
Los ritmos anuales ligados a la naturaleza y la agricultura siguen siendo importantes en las zonas rurales, y hacen que las festividades religiosas ligadas a la cosecha de cereal y a la vendimia sigan siendo muy importantes (San Juan, la Virgen de agosto...). En cambio el carnaval, considerado tradicionalmente como una "contrafigura" de la Semana Santa, se ha secularizado por completo.
Sin embargo, un viejo amor retorna para alterar sus predicciones: Valentín Alcántara y una nueva propuesta de amor que deberá considerar con seriedad. Crisol Carabal es Gloria Miralles: contrafigura.
Cuando terminó los estudios de secundaria se presentó en un casting en un canal de Buenos Aires, en el cual quedó seleccionada como contrafigura para la serie de televisión De la nuca.
Un posible motivo para añadir a Barrabás habría sido el de crear una contrafigura opuesta a Jesús, que estaría preso por alzarse violentamente en contra del Imperio romano, mientras que la resistencia de Jesús rechaza por completo la violencia y predica el dar la otra mejilla.
Su contrafigura, desde una postura casticista, era el manolo o majo, proveniente de las clases populares, e imitado estéticamente por las clases superiores.
Debutó en cine cumpliendo un rol destacado en el filme Emigrantes (1948) dirigido por Aldo Fabrizi y se convirtió en uno de los galanes de la década de 1950, generalmente como contrafigura del protagonista de la película.
Ese proyecto cuenta con la oposición del jefe de la «patota» (Tito Alonso) de delincuentes juveniles del barrio, quien se convierte en la contrafigura moral del cura Lorenzo.
Para el propio Javier Cercas, el personaje de Conchi es fundamental en la obra, pues funciona como contrapunto cómico dentro de la tragedia, así como contrafigura de Miralles, en el sentido que ambos poseen un instinto de la virtud y una fortaleza que Cercas no posee.
Desde ese momento, Framini y su posición de lealtad a Perón en el exilio, apareció como contrafigura del dirigente sindical metalúrgico Augusto Timoteo Vandor, más favorable a prescindir de la dirigencia de Perón.