Ejemplos ?
En la ciencia natural teleológica un órgano que no ha de ser empleado, una disposición que no ha de alcanzar su fin, representan una contradicción.
La contradicción con su militancia comunista y como prueba de su independencia por lo menos en este caso, Eugenio Petit Muñoz ha seguido los pasos de Ferreiro y así lo reconoce en una nota aunque demasiado breve y con limitaciones, en su libro Artigas y su ideario a través de seis series documentales que se editó en 1956 por el Instituto de Investigaciones Históricas de la Facultad de Humanidades y Ciencias, cuando yo ejercía su Dirección.
Sin embargo, se sublevan contra mí porque persigo a mi padre por una injusticia atroz, y se incurre en una manifiesta contradicción, juzgando de tan distinto modo la acción de los dioses y la mía.
Sin embargo, tal ubicuidad del término, nos permite comprender que lingüísticamente tal vocablo adquirió matices semánticos a través de los siglos de su utilización hasta configurarse un significado “comodín”, atemporal diríamos, evanescente, donde no obstante se refiera, aparentemente en contradicción, a un tiempo específico, su significación varía según si lo moderno es arrasado por lo nuevo; que a su vez, resultará lo “nuevo” moderno, y lo anterior deviene entonces “demodé”, tradicional, anticuado, superado, fuera de “onda” o prácticamente “obsoleto”.
En el segundo, no se ignora que después de trabada la contradicción, y por más agrio que sea el motivo que arrastró hacia ella, existe la posibilidad de que las armas vuelvan a descanso y la seguridad de que, de cualquier modo, pasará el arrebato sin dejar rastros de venganza o rencor en las almas.
Y se acabó este Cabildo sin ninguna contradicción, de que Yo, el Escribano doy Fe, y lo firmaron sus mercedes con todos los que supieron y las personas principales.
Muchas veces las ideas del autor componen el libro en su totalidad. Al comparar muchos de mis escritos históricos, conozco que he sabido estar en contradicción conmigo mismo, sin advertirlo.
Una cosa santa, un hombre santo, es una cosa, es un hombre que es agradable a los dioses; una cosa impía, un hombre impío, es un hombre, es una cosa que les es desagradable, y de este modo lo santo y lo impío son directamente opuestos; ¿no es así? Eutifrón: Sin contradicción.
Sócrates: Luego sois vosotros los intérpretes de los intérpretes. Ion: Sin contradicción. Sócrates: Vamos, respóndeme Ion, y no me ocultes nada de lo que te voy a preguntar.
-El sistema colonial, porque está en contradicción con la libertad de los pueblos, y porque enseña la experiencia que desde una inmensa distancia son mal gobernados, no se les administra bien la justicia, y sus productos y riquezas no se consumen en utilidad del propio país, sino en guerras y en el lujo y vicios de la Corte.
Sócrates: Una bella acción ¿no es honesta en cuanto es buena, e inhonesta en cuanto es mala? Alcibíades: Sin contradicción. Sócrates: Desde el momento en que dices, que socorrer a un amigo en los combates es una acción honesta y al mismo tiempo una acción mala, es como si dijeras que es mala y que es buena.
Elección de Alcaldes.- En este cabildo se trató que, por cuanto en la elección que se hizo el día de Año Nuevo de (quien el) Procurador General salió electo Lorenzo de Castro Navarrete, y por contradicción hecha por Francisco de Castañeda, Fiel Ejecutor por decir era incompatible el oficio al de Escribano Público que tiene, y que debía hacer dejación del de Escribano para el uso de este otro.