continuamente


También se encuentra en: Sinónimos.

continuamente

 
adv. t. Sin interrupción en el tiempo.
Traducciones

continuamente

continually, continuously, allthetime, ceaselessly, constantly

continuamente

neustále

continuamente

vedvarende

continuamente

ununterbrochen

continuamente

συνεχώς

continuamente

jatkuvasti

continuamente

neprekidno

continuamente

継続的に

continuamente

끊임없이

continuamente

aanhoudend

continuamente

vedvarende

continuamente

ciągle

continuamente

continuamente

continuamente

постоянно

continuamente

ständigt

continuamente

อย่างต่อเนื่อง

continuamente

sürekli olarak

continuamente

một cách liên tục

continuamente

连续地, 不断

continuamente

непрекъснато

continuamente

不斷

continuamente

ברציפות

continuamente

ADV
1. (= repetidamente) → constantly, continually
el teléfono sonaba continuamentethe telephone was ringing constantly o continually
2. (= sin interrupción) → constantly, continuously
el prisionero ha de ser vigilado continuamentethe prisoner has to be watched constantly o continuously
Ejemplos ?
Con mucho gusto, dijo Cebes. ¿Una visible y la otra inmaterial? ¿Ésta siempre la misma y aquélla cambiando continuamente? Lo quiero también.
Tienen descolorido el rostro y colorado el corazón. Quien piensa tan profunda y continuamente que se consume a sí mismo, ¿qué hará al que aborreciere?
¡Esa respuesta no la daría Lucifer! Sonreír... ¡Reírse de mí, es lo que hace usted continuamente! ¡Pues bien! Decía, cuando usted me ha clavado ese nuevo puñal, que de todas las damiselas que había temido encontrar en el mundo, la más terrible, la más odiosa para un hombre de mi temple...
Al así hacerlo declaramos: Que el sistema democrático es fundamental para la vida de la comunidad puertorriqueña; Que entendemos por sistema democrático aquel donde la voluntad del pueblo es la fuente del poder público, donde el orden político está subordinado a los derechos del hombre y donde se asegura la libre participación del ciudadano en las decisiones colectivas; Que consideramos factores determinantes en nuestra vida la ciudadanía de los Estados Unidos de América y la aspiración a continuamente enriquecer nuestro acervo democrático en el disfrute individual y colectivo de sus derechos y prerrogativas...
El mayor de los hijos se puso en camino con su gallo, después de la muerte de su padre, pero por todas cuantas partes pasaba era conocido el gallo; en las ciudades le veía encima de los campanarios, dando vueltas con el viento; en los campos le oía cantar continuamente, y a nadie chocaba su animalito, de manera que no se hallaba en la situación más a propósito para mejorar su suerte.
Algunos me llaman hada, otros Dríada, pero en realidad mi nombre es Recuerdo. Yo soy la que vive en el árbol, que crece y crece continuamente.
Los primeros que lo exploraron fueron los mestizos correntinos y paraguayos, que pasaban continuamente por nuestro territorio en busca de ganado; recién en una segunda etapa es que se fundan Colonia y Montevideo, Colonia con portugueses y otros extranjeros, principalmente ingleses, Montevideo con criollos venidos de Santa Fe y un número de canarios.
Efectivamente, por más que se diga de un individuo, desde que nace hasta que muere, que vive y que es siempre el mismo, en realidad no se encuentra nunca en el mismo estado ni en la misma envolvente, sino muere y renace sin cesar en sus cabellos, en su carne, en sus huesos, en su sangre, en una palabra, en todo su cuerpo, y no solamente en su cuerpo, sino también en su alma; sus hábitos, costumbres, opiniones, deseos, placeres, penas, temores y todas sus afecciones no permanecen nunca los mismos; nacen y mueren continuamente.
Bryant, en su recomendable Mitología, menciona una análoga fuente de error, cuando dice que «aunque las fábulas paganas no son creídas, sin embargo lo olvidamos continuamente, y hacemos inferencias de ellas, como si fueran realidades».
El perverso hermano no cesaba de reñirle, preguntándole si se había vuelto loca. No podía soportarlo, ni comprender por qué lloraba continuamente sobre aquella maceta.
Me parece, Sócrates, que todos y hasta el más estúpido tendrá que decir después de escuchada tu explicación, que el alma se parecerá y será más afín a lo que siempre es lo mismo que a lo que continuamente cambia.
Dadas tantas razones como se quiera en sus menores números, hallar los números continuamente proporcionales menores en las razones dadas.