contera


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con contera: contra

contera

(Derivado de cuento, bastón, vara de la lanza.)
1. s. f. Pieza de metal, u otro material resistente, que se pone como protección en la punta del bastón, paraguas, vaina de la espada u otros utensilios clavó la contera del parasol en la arena.
2. Cosa pequeña que se añade a algo para rematarlo. remate
3. POESÍA Estribillo de una composición poética.
4. POESÍA Estrofa de tres versos con que termina la sextina.
5. MILITAR Cascabel, remate del cañón.
6. por contera loc. adv. coloquial Como remate, para colmo, lo que se añade como final a una cosa ya pesada y molesta, o a una serie de contrariedades se ha estropeado el coche, hace frío y por contera se pone a llover.

contera

 
f. Pieza, gralte. de metal, que se pone en el extremo inferior del bastón, del paraguas, de la vaina de la espada, etc.
fig.Fin o remate de alguna cosa.

contera

(kon'teɾa)
sustantivo femenino
fragmento metálico colocado en el extremo de bastones o paraguas como protección contera antideslizante
Sinónimos

contera

sustantivo femenino
Traducciones

contera

puntale

contera

SF
1. (Téc) → tip, metal tip, ferrule
2. (= remate) → little extra, small addition
por conterato crown o cap it all, as a final blow
Ejemplos ?
Que con paciencia y saliva, mi sabio compañero don Eduardo Benot, el ilustre autor del libro Ar- quitectura de las lenguas, se puso al frente del elemento nuevo, y secundado por don Daniel Cortázar y otros noveles acadé- micos, sin pelear batallas, pasito á pasito, mi vocablo hoy y otro mañana, hizo aceptar la lista de voces, que, por entonces, publicó El Comercio, Como la charla va haciéndose larguita, pongámosla remate y contera entrando en el meollo del artículo que la ha mo- tivado.
Llegada al fin del coso, el corcel gira, se para un poco, y vuelve a la carrera, y al resto desbarata, y tajos tira con que tiñe del hierro aun la contera.
Los aficionados á la bárbara fiesta taurina tienen por contera de todos los atractivos que Novelda ofrece una espaciosa plaza de toros.
Venía chorreando, dejando un reguero, que dibujaba el zig-zag de sus pasos temblorosos. La contera de su paraguas soltaba un riachuelo, y al descubrirse, el sombrero de fieltro volcó un charco.
Los rudimentos de la mesa se han de llamar los antes, y los postres la contera del mascar Para decir, traeme dos huevos, quita la claras, y trae las hiemas, dirá: traeme dos globos de la muger del gallo; quita las nóculas, y adereza el remanente paxizo .
La gracia está en que el bonus vir se figure que el bastón encoge. Saco la contera y la vuelvo a colocar, y ni visto ni oído. Hoy algo percibió, pero se figurará que ha soñado.
El juez suplente hería entonces con la contera de su bastón el suelo de la ciudad alta y decía: -¿Pero usted no sabe que toda esta parte de Provins está edificada sobre criptas?
Con mujer tan aguda y amolada, Consumida, estrujada, Sutil, dura, büida, magra y fiera, Que ha menester, por no picar, contera, No me entremeto: que si llego al toque, Conocerá de mí el señor San Roque.
Aquí debería poner fin, remate y contera a la charla; pero antójaseme no hacerlo sin echar antes otro parrafillo que, aunque lejana, alguna con­ comitancia tiene con los gazapos oficiales.
Los padrinos debieron tener en las venas gotas de sangre de Arnedo, porque no cejaron ante la autoridad de la- Academia, y yo, el padre ó autor, no había de consentir en que por tamaña nimiedad quedase mi hijo moro, ó, lo que es lo mismo, sin tener la vida del libro los cachivaches con que pongo fin, remate y contera á mi liquidación de cuenta literaria con mi país y con mi siglo.
Y aquí pongo punto, remate y contera a mi mal hilvanada crónica, diciendo, como diría cualquiera de los parrandistas de cuando entró la patria: «En la calle en que vivo (¡maldita sea!) viven cuatro muchachas a cual más fea.
El de Ignacia estaba en Zamora, con licencia de dos meses, ultimando asuntos de una testamentaría; el de Romana, envuelto también en negocios, y, por contera, huraño y escamón, prevenido contra todo y todos y, en especial, contra «los pobretes» y «los pegotes», no permitía ni oír nombrar a las recién adquiridas relaciones de su esposa.