consueta

consueta

(Del lat. consuetus.)
1. s. m. y f. TEATRO Apuntador de una representación teatral.
2. s. f. pl. RELIGIÓN Conmemoraciones comunes que se dicen algunos días en el oficio divino después de las laudes y vísperas.
3. s. f. RELIGIÓN Regla consuetudinaria por la que se rige un cabildo o capítulo eclesiástico.

consueta

 
m. Apuntador de teatro.
Ejemplos ?
Su importancias radica en el hecho de ser el único municipio de la Comunidad Valenciana que ha mantenido el toque manual (no electrificado) y diario ininterrummpidamente durante 800 años, desde el siglo XIII, motivo por el cual este hecho (el toque manual de campanas de Albaida y su "consueta") recibieron de la Generalitat Valencianala en 2 de agosto de 2013 la declaración de Bien de Interés Cultural Inmaterial.
Durante los siglos XVI y XVII se mantuvo la vida monástica, regulada en 1588 con la aprobación del Libro Consueta o Tercera Regla, una adaptación de la regla redactada para este monasterio en 1188 por el obispo de Huesca, Ricardo.
711-719 (culto y liturgia propia de los cuatro santos mártires venerados en la Catedral de Gerona, según el consueta de esta catedral y la Passio de los mártires Germán, Justo, Paulino y Sicio, de 1360 -recensión del, vols 28-29, pg.
Se trata de un documento de inventario de los objetos de la sacristía de la iglesia parroquial de Santa María de Olesa de Montserrat donde, entre el listado de ropas y objetos litúrgicos se cita una consueta “para hacer la pasión”, es decir, el texto para representar la pasión.
En la Consueta de 1709 no aparece el nombre del autor, pero parece ser que en una consueta más antigua había indicaciones de que se trataba de una composición de Ribera, pudiendo tratarse de Bernardino Ribera, Maestro de la Catedral de Toledo, o bien, aunque menos probable, de Antonio Ribera, maestro de la Capilla del Papa.
La consueta es el nombre que se daba a un cuaderno de apuntes, en el cual se anotaba el rito a seguir en cualquier celebración, en este caso la Cosueta de la fiesta.
Toda esta relación está fijada en la Consueta Nova, aprobada por elde la Consueta de Herrera de 1705, a las necesidades actuales, tanto litúrgicas como de la vida ciudadana.
El Campanar de la Catedral de Valencia ha tenido, desde sus orígenes, una relación escrita de los toques, que formaba parte de la "Consueta" o costumbres y usos litúrgicos de la Seo.
También había repiques, toques de muerto (con una decena de combinaciones diferentes), y toques de fiesta, basados exclusivamente en el volteo de las cinco campanas mayores, ya que las otras "no dizen" en palabras del canónigo Herrera, autor de la famosa Consueta de 1705.
Musicalmente, es uno de los números con más retoques musicales en sus primeros compases, aunque muchos de ellos son retoques fundamentados en la Consueta de 1709.
Trasladado a la sede episcopal del Cuzco en 1778, tomó posesión de la misma el 24 de diciembre de 1779. Hizo la visita pastoral de su diócesis, formó nuevos aranceles y la regla consueta en 1780.
Tras llegarle las bulas confirmatorias de su elección para el obispado de Arequipa (2 de agosto de 1632), fue consagrado por el arzobispo de Lima Fernando Arias de Ugarte, pero no tomó posesión de su sede sino hasta el 25 de julio de 1635, porque tuvo que dar pleno cumplimiento a la visita que se le había encomendado. Iniciado su obispado en Arequipa, celebró el primer sínodo diocesano y elaboró la regla consueta, adaptada de la sevillana.