consolarse

consolarse

(konso'laɾse)
verbo pronominal
aliviar la pena o aflicción de uno mismo Se consoló con un viaje.
Ejemplos ?
Los que ejecutaron este acto no le atribuyeron ningún significado simbólico. Sin embargo, los que quisieron consolarse por esta acción de venganza la interpretaron de manera simbólica.
La escultura fue encargada por Rosina Trivulzio Poldi Pezzoli, cuya familia ya había pedido al artista un busto della Marchesa, la cual, después de haber quedado viuda de su marido Giuseppe Poldi Pezzoli en 1833, veía la figura como una imagen para consolarse por su abandono en la fe después del luto.
En el camino, Schmidt entablará extraños lazos personales en la zona de Nebraska mientras va rumbo a su viaje, a la vez que a través del redescubrimiento de su melancólica vida interior, intentará no sentirse tan perdido ni tan extraño recorriendo distintos lugares, en donde Schmidt intentará consolarse con el dolor de la pérdida, el sentimiento de vejez y la tristeza de la soledad, en un mundo en donde ya no se siente cómodo, cuando ve que todo su entorno es tan inútil como carente de un sentido lógico por el cual sentirse a gusto.
"Medio jarras", puesto que van a consolarse a una cantina, representan sólo el primer acto de una pastorela de barrio en verso en la que Caireles es Dios y Tarrajas el Diablo y Adán, y la hermana de éste, una honrada, coqueta y a la vez arisca Lupita (Lilia Prado), es Eva.
Para consolarse de la pérdida de La Ferté-Vidam, Juan José de Laborde adquirió en 1784 el castillo de Méréville y su parque, que entonces tenía jardines a la francesa.
Suave balanceo hacia atrás y adelante a menudo calma a un bebé que llora, al igual que los masajes y los baños calientes. Los recién nacidos pueden consolarse por chuparse el pulgar o un Chupete.
Y... vamos, podría una consolarse un poco si pudiera esperar que los chicos no habían de salir a su padre; pero sí, ¡buenas y gordas!
-Quizás encuentres otra más amable. -¡Oh! es preciso olvidar amigo mío ya que es forzoso vivir Es preciso consolarse. LA VOZ DEL MUNDO .
En 1817, derrotado por los patriotas de Chacabuco, regresó el brigadier Osorio, y para consolarse del agravio que Marte le infiriera negándole laureles en el campo de batalla, se pro- puso cosechar mirtos en los dominios de Venus y de Himeneo.
Sólo que Cohélet es hombre de buena salud y no busca como Job la razón del sufrimiento; comprueba la vacuidad del bienestar y se consuela recogiendo los modestos goces que puede ofrecer la existencia, 3 12-13; 8 15; 9 7-9. Digamos más bien que trata de consolarse, porque se encuentra totalmente insatisfecho.
Se puso a llorar con todas sus ganas, creyendo que había otro entierro. Y lloraba sin poder consolarse. La señora Sistre, molesta, inquieta y colérica como una mujer cuando hace charcutería, tomó un tronco y empujó al pobre muchacho hasta el fondo del corral.
Ella, que estaba ignorante de aquello, no sabía cómo consolarse, y la gitana vieja estaba turbada, y los circunstantes, colgados del fin de aquel caso.