conservador

(redireccionado de conservadoras)
También se encuentra en: Sinónimos.

conservador, a

(Derivado de conservar.)
1. adj./ s. Que conserva o hace durar una cosa con los métodos conservadores basados en la congelación podremos consumir verduras de fuera de temporada.
2. POLÍTICA, SOCIOLOGÍA Que es partidario de mantener la tradición y contrario a todo cambio o reforma ha ganado las elecciones el partido conservador.
3. s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que se encarga directamente de la conservación y mantenimiento de alguna cosa es el conservador del parque natural.

conservador, -ra

 
adj.-s. Que es partidario de mantener la tradición y se opone a las reformas.
ling. Díc. de una lengua que presenta rasgos arcaizantes y un escaso ritmo evolutivo.
m. f. Persona que cuida de la conservación de alguna cosa.

conservador, -ra

(konseɾ'βaðoɾ, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
1. política persona patidaria de los sistemas sociales y políticos tradicionales Los conservadores se oponen al matrimonio entre homosexuales.
2. occupations persona que se encarga de cuidar y mantener los objetos de un museo Trabaja de conservadora en el museo de la ciudad.

conservador, -ra


abreviación
política que está de acuerdo con los sistemas sociales y políticos tradicionales político conservador
Sinónimos

conservador

, conservadora
Traducciones

conservador

konservativ, Kustos

conservador

مُحَافِظ

conservador

konzervativní

conservador

konservativ

conservador

konservatiivinen

conservador

conservateur

conservador

konzervativan

conservador

保守的な

conservador

보수적인

conservador

conservatief

conservador

konservativ

conservador

konserwatywny

conservador

conservador

conservador

konservativ

conservador

ที่เป็นอนุรักษ์นิยม

conservador

tutucu

conservador

bảo thủ

conservador

保守的, 保守

conservador

保守

conservador

A. ADJ
1. (Pol) → conservative, Tory
2. (Culin) → preservative
B. SM/F
1. (Pol) → conservative, Tory
2. [de museo] → curator, keeper
conservador adjuntoassistant keeper

conservador -ra

adj conservative, conserving; — de mama breast-conserving; m (Mex, conservante) preservative
Ejemplos ?
Las soluciones a los problemas inflacionarios no tienen por qué ser, necesariamente, conservadoras, como algunos pretenden hacer creer a la Nación.
Un día, hicieron una visita a Nahum; pero como se trataba de unos hombres que no prestaban crédito con facilidad a las leyendas, sus conclusiones fueron muy conservadoras.
Habiéndolos contemplado en la lontananza de los siglos que fueron, se los vislumbra en la de los futuros como una provisión inagotable que podrán roer las generaciones conservadoras.
Este espíritu revolucionario estaba en el ejército, en la policía, en el comercio, en Ias clases conservadoras, en los centros sociales, en la capital, en las provincias, animaba a los viejos, a los jóvenes, y hasta a las mujeres y a los niños.
Al ver la encarnizada guerra de pierolistas y caceristas, cualquiera se habría figurado que sus jefes personificaban dos políticas diametralmente opuestas, que el uno proclamaba las ideas conservadoras hasta el absolutismo, cuando el otro llevaba las ideas avanzadas hasta la anarquía.
Qué leyes y qué principios educativos debemos dictar y definir, para que frente al Partido de la Revolución que debe significar el progreso avanzado de la nacionalidad y de la ciudadanía organizada, puedan presentarse todas las adversas tendencias históricas o presentes, sin que tales actividades sean arrolladas ilegalmente por las fuerzas proletarias o impedidas por las leyes casuísticas, cuya aplicación se ha justificado en muchas ocasiones por la índole desorbitada de las fuerzas conservadoras, a quien debiera proteger el Poder Público si no tomaran aquel aspecto antisocial y regresivo que les hace temibles para el sector popular.
En la tesis de igualdad integral que se plantea, hay argumentos más aparatosos que reales en contra de este impulso de injusticia intrínseca, pues quienes señalan a la mujer como factor propicio a las ideas conservadoras, a las ideas de fanatismo y a una tendencia retardataria, se olvidan de que la mujer mexicana viene participando desde hace muchos años en la lucha social del país en proporción muy estimable en calidad y en cantidad y que con mucha frecuencia, cuando lo permite nuestro egoísmo, se la ve formando parte de las actividades más peligrosas, desde las manifestaciones más francas en pro de las ideas más avanzadas.
La generación de los “soñadores” En las décadas del treinta y el cuarenta del siglo XIX, que se corresponden con la primera etapa de la formación de los estados nacionales, y bajo el predominio casi absoluto de las fuerzas conservadoras, maduró o un liberalismo radical de inspiración romántica y sansimoniana, portador de profundas aspiraciones democráticas y un credo político relativamente ajeno a las preocupaciones y fórmulas del liberalismo ilustrado de la etapa anterior.
Aquí vine un día a entregar unas modestas propuestas, muchas de ellas no fueron tomadas en cuenta, sobre todo por las fuerzas conservadoras que dentro de nosotros mismos pujaban para evitar abrir los cauces a un verdadero proceso revolucionario, y que después, a lo largo de los años –bueno, ahí está la historia y sus fuerzas naturales, y sus leyes más bien– los procesos van decantando, las luchas se van agudizando y la historia va tomando su curso, su verdadero curso.
Mi Gobierno, al iniciar su administración, se encontró dentro de los términos contradictorios de un dilema ineludible, constituyendo uno de sus extremos la subordinación de todo programa de mejoramiento social a la conservación de las riqueza organizada, solución preferida por las clases conservadoras que cerrando los ojos a la miseria y a las necesidades del pueblo han perseguido un interés lucrativo individualista.
Desde mediados del siglo XIX la redefinición del papel del Estado según pautas liberales estuvo condicionada, en lo interno, por el agotamiento de las fórmulas conservadoras del período anterior y, en lo externo, por una modificación de la coyuntura económica internacional.
Así, el evolucionismo spenceriano tendría un especial significado progresista en el caso de Cuba, un ambiguo papel en el México porfirista, influencia notable sobre figuras de un pensamiento social avanzado, como Justo o Ingenieros, en Argentina, y en todas partes la función de servir de instrumento teórico a las tendencias liberales en su lucha contra la escolástica, el espiritualismo y las concepciones clerical–conservadoras.