consagrado

Traducciones

consagrado

devoted

consagrado

ADJ
1. (Rel) → consecrated (a to) → dedicated (a to)
2. (= tradicional) → hallowed, traditional
según la expresión consagradain the time-honoured o (EEUU) -honored phrase
principios consagrados en la constituciónprinciples enshrined in the constitution
un actor consagradoan established actor
Ejemplos ?
'A solaz de ese género he consagrado los dos últimos días, y dejo el libro para consignar, palpitantes aún, las variadas impresiones que su lectura me ha producido, y las observacio- nes, ligeramente críticas, que á los puntos de mi pluma han de acudir.
Como hom- bre de acción, con propósitos fijos y voluntad deliberada, sus «medios se adaptaban á un fin tangible; y sus principios po- «líticos, sus ideas propias y hasta su criterio moral, se subordi- naban al éxito inmediato, que era la Independencia.» Estas líneas sintetizan magistralmente, á nuestro juicio, la personalidad de San Martín hasta los días de la campaña sobre el Perú. El tomo tercero, y para nosotros el más importante ele la obra, está consagrado al Perú y á las Repúblicas de Colombia.
Muchas mujeres ha laureado la guerra, muchas ha consagrado a la inmortalidad la virtud de los gentiles; empero ninguna fue igual a Porcia, que reconoció la flaqueza del sexo, y no sólo la desmintió, mas excediendo el ánimo varonil, fue a su marido mujer y sacrificio, dolor y ejemplo, y por acompañarle en el espíritu, despreció acompañarle en el tálamo.
l pueblo de Venezuela fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia la paz y la libertad, representado por los diversos sectores organizados de la sociedad democrática nacional, con el respaldo de la Fuerza Armada unido en un acto patriótico de reafirmación y recuperación de la institucionalidad democrática para reestablecer el hilo constitucional y haciendo uso de su legítimo derecho a desconocer cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios garantías democráticas consagrado en el artículo 350 de la Constitución del 30 de diciembre de 1999.
Reafirmamos enérgicamente también que es requisito ineludible de justicia que se dé acceso a la justicia a las víctimas de violaciones de los derechos humanos resultantes del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, especialmente a la luz de su situación vulnerable social, cultural y económicamente, así como asistencia jurídica si procede, y protección y recursos eficaces y apropiados, incluso el derecho a pedir y recibir justa y adecuada indemnización o satisfacción por los daños sufridos de resultas de esa discriminación, de acuerdo con lo consagrado en numerosos instrumentos internacionales y regionales de derechos humanos...
México no ha renunciado a los indiscutibles derechos históricos y jurídicos que le asisten sobre una parte de aquel territorio; pero, defensores celosos del derecho de autodeterminación, estimamos que es nuestros deber, en primer lugar, acompañar al pueblo que se ha formado allí a lo largo de los últimos cien años, en el ingente esfuerzo que está realizando en pro de su soberanía Consciente de la enorme importancia que tienen las relaciones internacionales en el mundo de hoy, he consagrado esfuerzo personal y particular empeño, al propósito de extender el círculo de nuestras amistades y a profundizar el campo de nuestra colaboración con todos los países, dentro del espíritu de paz y de respeto al derecho que informa inexorablemente nuestra conducta.
En nombre del Grupo de Asia y de mi propia delegación, quisiera agradecer a usted y al Gobierno y al pueblo de Sudáfrica el enorme esfuerzo consagrado al éxito de esta Conferencia Mundial.
Nuestras economías grandes o pequeñas puestas unas al lado de las otras, fortaleciéndose, darán al Continente una potencia económica inexpugnable; nuestros pueblos preparándose virilmente y decididos a afrontar todas las contingencias, podrán salir al final de esta crisis que atraviesa la humanidad, unidos indisolublemente en la fuerza que presta un ideal victorioso consagrado unánimemente.
Pero sorpréndame en el Trono de mis mayores, o en el campo de batalla, o en el ostracismo, víctima de la Revolución, a la que declaré guerra implacable, espero poder exhalar mi último aliento besando un Crucifijo, y pido al Redentor del mundo que acepte esta vida mía, que a España he consagrado como holocausto para la redención de España.
Baste señalar que el introductor del comtismo en México, Gabino Barreda, varió incluso el consagrado lema de “Amor, Orden y Progreso”, por el de “Libertad, Orden y Progreso”, en su célebre “Oración cívica” de 1867, discurso que lo elevó a los primeros planos de la política nacional por la lúcida argumentación con que pretendió demostrar la acción de la ley del progreso en la historia mexicana, la inevitabilidad del triunfo liberal, consumado ese año, y el prometedor futuro que se abría ante la nación azteca.
A mí me han movido a risa, señor Presidente – lo confieso – semejantes puntualizaciones y casi he estallado cuando he visto durante el transcurso del debate en que estamos, el hecho de que, seriamente, en este Senado instituido por la Constitución y por ella consagrado órgano de gobierno y autoridad se nos haya venido a iluminar con la aclaración de que en el convenio está precisado que todo lo que a él concierne se hará siempre dentro de los cánones de la ley fundamental.
La inmunidad es un derecho de la Cámara; es-si se quiere-un privilegio del Parlamento y como tal puede ser libremente usado por su dueño, sin interferencias de Cuerpos extraños frente a los cuales es precisamente que se levanta la inmunidad ¡como una garantía de la independencia legislativa! Es ello de le esencia del Derecho Parlamentario tal como ha sido consagrado entre nosotros.