conocido


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con conocido: cualquier

conocido, a

(Derivado de conocer.)
1. adj. Que es sabido por muchos su fama, conocida por todos, dio la vuelta al mundo.
2. Que tiene fama en la película salen muchos actores conocidos. famoso, ilustre
3. s. Persona con quien se tiene trato, pero no amistad se fue de vacaciones con unas conocidas del gimnasio.

conocido, -da

 
adj. Distinguido, ilustre.
m. f. Persona con quien se tiene trato, pero no amistad.

conocido, -da

(kono'θiðo, -ða)
sustantivo masculino-femenino
persona con quien se tiene un trato frecuente, sin llegar a ser amigos Es un conocido de mi hermano.

conocido, -da


abreviación
persona, cosa de la que mucha gente tiene información o datos Toulouse es una ciudad muy conocida.
Traducciones

conocido

známý

conocido

kendt, velkendt

conocido

tunnettu

conocido

poznat, znan

conocido

有名な, 知られている

conocido

알려진, 잘 알려진

conocido

bekend

conocido

kjent, velkjent

conocido

känd, välkänd

conocido

เป็นที่รู้จัก, ที่มีชื่อเสียง

conocido

được biết, nổi tiếng

conocido

ידוע

conocido

/a
A. ADJ
1. (= público) [dato] → known; [persona] → well-known
un médico conocidoa well-known doctor
un hecho conocidísimoa very well-known fact
más conocido por Michelbetter known as Michel
2. (= familiar) → familiar
su cara me es conocidaI recognize his face, his face is familiar
B. SM/Facquaintance
Ejemplos ?
ANGUSTIAS.-Pues óigame usted a mí ahora, y crea que le hablo con entera verdad. Muchos hombres he conocido ya en el mundo; alguno que otro me ha solicitado; de ninguno me he prendado todavía...
Se cita su nombre como una autoridad indiscutible en materias internacional y se usan sus juicios como argumentos de gran valor y peso. En cuanto a su prestigio en el interior; es inútil que me refiera a él, ya que es de todos conocido.
APOLODOROS.- Creo que estoy bastante bien preparado para narraros lo que me pedís, porque últimamente cuando desde mi casa de Faleron regresaba a la ciudad, me vio un conocido mío que iba detrás de mí y me llamó desde lejos y bromeando: ¡Hombre de Faleron, Apolodoros!
Los norteamericanos no firmaron dicho documento, comenzando las maniobras para sustituir al emperador Bao Dai, títere francés, por un hombre adecuado a sus intenciones. Este resultó ser Ngo Din Diem, cuyo trágico fin —el de la naranja exprimida por el imperialismo— es conocido de todos.
Artículo 53- Sólo ella ejerce el derecho de acusar ante el Senado al Presidente, vicepresidente, al jefe de gabinete de ministros, y a los miembros de la Corte Suprema, en las causas de responsabilidad que se intenten contra ellos, por mal desempeño o por delito en el ejercicio de sus funciones; o por crímenes comunes, después de haber conocido de ellos y declarado haber lugar a la formación de causa por la mayoría de dos terceras partes de sus miembros presentes.
Si estos derechos fuesen bien entendidos y estuviesen siempre a la vista de todos, se compararían fácilmente los actos de la autoridad legislativa y ejecutiva con lo que se le debe al hombre ya por la naturaleza, ya por el fin de la sociedad civil y de todas las instituciones políticas; y no se habría arraigado tanto el despotismo si los pueblos hubiesen conocido lo que se les debía por principios sencillos e incontestables.
¡Era tan simpático y tenía ya tan metido el pie derecho en la sepultura! El corazón de Inesiña se conmovió: no habiendo conocido padre, se figuró que Dios le deparaba uno.
Nosotros lo éramos tanto como él. ¡Oh! La terquedad de papá yo la conocía, como la había conocido mamá. —Muerta mil veces,—decía él, antes que darla a ese hombre.
El padre sale de su taller, y al apoyar la mano en el banco de mecánica sube del fondo de su memoria el estallido de una bala de parabellum, e instantáneamente, por primera vez en las tres transcurridas, piensa que tras el estampido de la Saint-Étienne no ha oído nada más. No ha oído rodar el pedregullo bajo un paso conocido.
Convenimos, pues, en que cuando alguno, viendo una cosa, piensa que esa cosa, como la que en este instante veo delante de mí, puede ser igual a otra, pero que le falta mucho para ello y que no puede ser como ella y le es inferior, ¿es absolutamente necesario que aquel que tiene ese pensamiento haya visto y conocido antes aquella cosa a la que ésta se parece, aunque asegure que sólo se le parece imperfectamente?
Si lo hemos tenido antes de nuestro nacimiento, sabemos, pues, antes de nacer, y por lo pronto después de nuestro nacimiento hemos conocido no sólo lo que es igual, lo que es grande y lo que es más pequeño, sino todas las demás cosas de esta naturaleza; porque lo que decimos aquí se refiere lo mismo a la igualdad que a la belleza misma, a la bondad, a la justicia y a la santidad; en una palabra, a todas las demás cosas de la existencia y de las que hablamos en nuestras preguntas y en nuestras contestaciones.
El ventero, que había estado escuchando el diálogo mantenido por el albardonero y el hijo de la señá Catite, panza arriba sobre el empedrado suelo y con un albardón por almohada, medio incorporóse a la entrada del nuevo personaje, y -¡Ah!, que es usté, tío Cantales -exclamó, tumbándose de nuevo sobre el no muy bien mullido lecho, después que hubo conocido al recién llegado.