conga

conga

1. s. f. DANZA Danza popular de Cuba, de origen africano, que se baila por grupos colocados en doble fila, al ritmo de un tambor.
2. MÚSICA Música que acompaña esta danza popular.
3. MÚSICA Instrumento de percusión que se toca con los dedos o las palmas de la mano, para tocar esta música.
4. DANZA Baile colectivo que se ejecuta en una larga fila con forma de serpiente, y de manera espontánea.

conga

 
f. mús. Danza popular de Cuba de origen africano.

conga

('koŋga)
sustantivo femenino
1. danza popular afrocubana que se baila en filas Se divertían mucho bailando la conga.
2. música melodía que acompaña esta danza Bailaron al ritmo de la conga.
3. tambores cónicos alargados que se tocan con las manos La conga se puede tocar de pie o sentado.
Traducciones

conga

conga

conga

conga

conga

conga

conga

קונגה

conga

コンガ

conga

SFconga
Ejemplos ?
Y hubo bombardeo y cambio diario de balas durante un mes, y los chiclayanos se batieron siempre con bizarría. Ahora vamos a la Conga.
¿Éramos acaso franceses, españoles, portugueses o alemanes? Chicha y moscorrofio del legítimo. Aquella noche nació la Conga. Se cantaba: ::«De los coroneles ::¿cuál es el mejor?
Y luego venía la fuga, que era una delicia del sexto cielo de Mahoma por la gracia y soltura de las parejas; y en coro acompañado de palmadas teníamos lo de ::Ahora sí la Conga, ::(¡ahora!) ::señora Manonga, ::(¡ahora!) ::y no se componga ::(¡ahora!) ::que se desmondonga.
EL QVARTO INGA, Mayta Capac: Tenía sus armas y zelada uma chuco de azul escuro yanas pacra y su masca paycha y conga cuchuna, ualcanca y su manta de encarnado y de su camexeta de hazia arriua azul y del medio tres betas de tocapo d y de auajo caxane con blanco y uerde y colorado y quatro ataderos de los pies.
Mango Capac Ynga, el primer padre de los dichos Yngas, tenía su llauto uerde y su pluma de quitasol y su orexa de oro fino, masca paycha, uayoc tica y en la mano derecha su conga cuchona y en la ysquierda un quitasol y su manta de encarnado y su camegeta arriua colorado y en medio tres betas de tocapo y lo de auajo azul claro y dos ataderos en los pies.
Menos pañito y más chocolate. Basta de guaraguas, y a la Conga. Pero como no me propongo hacer historia contemporánea, y menos sobre una época en la que diz que hice papel, y no de estraza, escribiré sólo lo pertinente a mi tema.
Soy más alta que estos negros y me siento deslumbrante con mi peinado reinante y mis ojos verdinegros. Bailando con ellos conga voy a sentirme en ambiente; a este reino finco el diente con mi look de Rarotonga.
EL SESTO INGA, Inga Roca y su hijo: Este dicho Ynga tenía su llauto encarnado y su pluma de quitasol, masca paycha. Con la derecha mano tenía su hijo y con la ysquierda tenía su conga cuchuna y su uallcanca .
(¡ahora!) ¡Vamos! Quien no vio bailar la Conga no ha visto cosa buena y sabrosa. Aquello era la resurrección de la carne, como dijo un arzobispo.
El sitiador embistió por tres de las avenidas que conducían a la plaza, y al pasar por las calles, los vecinos desde las ventanas de las casas cantaban: ::Ahora sí la Conga, ::(¡ahora!) ::-¡Pin!, un balazo- ::señora Manonga, ::(¡ahora!) ::-¡Pin!, otro balazo-.
EL SÉTIMO INGA, Yauar Uacac Ynga: Tenía su arma y selada uma chuco de color encarnado anas pacra, masca paycha, su conga cuchona en la mano derecha y su uallcanca en la esquierda y su manta de morado yscuro y su camexeta del medio dos betas de tocapo y hacia ariua todo de tocapo y lo de auajo los lados de colorado y negro y sus quatro ataderos de los pies.
Por todas partes no se oía sino la Conga. Chiclayo era una Conguería. Yo, el tradicionista, aunque la curiosidad me impelía a subir de rato en rato a la torre, en breve la lluvia de confites de plomo me obligaba a descender.