confesar

(redireccionado de confiesan)
También se encuentra en: Sinónimos.

confesar

(Del bajo lat. confessare < lat. confiteri < fateri.)
1. v. tr. y prnl. Reconocer y admitir lo que no se puede negar, dadas las circunstancias le costó confesarse, pero las evidencias la obligaron; confieso que estaba equivocado.
2. v. tr. Expresar o manifestar una idea o sentimiento oculto sus actos confiesan su aversión hacia ellos. expresar, manifestar
3. v. tr. y prnl. Admitir la participación en un delito después de negar repetidas veces su participación en el atraco, acabó confesándola. acusarse, admitir, aceptar callar, negar
4. v. tr. DERECHO Declarar el inculpado o el litigante ante el juez. admitir, declarar, descubrir, reconocer
5. RELIGIÓN Escuchar el confesor al penitente esperó cabizbajo tras la columna hasta que llegó el momento de confesar a los feligreses.
6. v. tr. y prnl. RELIGIÓN Declarar los pecados y culpas al confesor buscó desesperadamente al sacerdote para confesar y recibir la absolución.
7. v. prnl. Expresar alguien sus intimidades y secretos a otra persona aunque se conocían desde hacía poco tiempo, se confesó con ella sin escatimar detalle alguno.
8. confesar de plano o de pleno coloquial Declarar una cosa sin ocultar nada fue muy difícil hacerla confesar de plano pero, ante las circunstancias, no tuvo otro remedio.
NOTA: Se conjuga como: pensar
NOTA: En plural: part.tb: confeso

confesar

 
tr. Manifestar o aseverar uno [sus hechos, ideas o sentimientos].
Reconocer uno [lo que no se puede negar o revocar a duda].
Manifestar uno [la verdad] obligado por alguna coacción; absoluto: el reo confesó.
Confesar uno de plano. loc. Declarar lisa y llanamente una cosa sin ocultar nada.
catol. Declarar el penitente al confesor [los pecados que ha cometido]; prnl. , confesarse a Dios.
Oír el confesor [al penitente].

confesar

(konfe'saɾ)
verbo transitivo
1. expresar hechos, pensamientos o sentimientos antes ocultos Le confesó su amor esa noche.
2. derecho declarar hechos delictivos ante un juez El reo confesó su crimen.
3. manifestar los pecados al confesor Confesó sus pecados al sacerdote.

confesar


Participio Pasado: confesado
Gerundio: confesando

Presente Indicativo
yo confieso
tú confiesas
Ud./él/ella confiesa
nosotros, -as confesamos
vosotros, -as confesáis
Uds./ellos/ellas confiesan
Imperfecto
yo confesaba
tú confesabas
Ud./él/ella confesaba
nosotros, -as confesábamos
vosotros, -as confesabais
Uds./ellos/ellas confesaban
Futuro
yo confesaré
tú confesarás
Ud./él/ella confesará
nosotros, -as confesaremos
vosotros, -as confesaréis
Uds./ellos/ellas confesarán
Pretérito
yo confesé
tú confesaste
Ud./él/ella confesó
nosotros, -as confesamos
vosotros, -as confesasteis
Uds./ellos/ellas confesaron
Condicional
yo confesaría
tú confesarías
Ud./él/ella confesaría
nosotros, -as confesaríamos
vosotros, -as confesaríais
Uds./ellos/ellas confesarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo confesara
tú confesaras
Ud./él/ella confesara
nosotros, -as confesáramos
vosotros, -as confesarais
Uds./ellos/ellas confesaran
yo confesase
tú confesases
Ud./él/ella confesase
nosotros, -as confesásemos
vosotros, -as confesaseis
Uds./ellos/ellas confesasen
Presente de Subjuntivo
yo confiese
tú confieses
Ud./él/ella confiese
nosotros, -as confesemos
vosotros, -as confeséis
Uds./ellos/ellas confiesen
Futuro de Subjuntivo
yo confesare
tú confesares
Ud./él/ella confesare
nosotros, -as confesáremos
vosotros, -as confesareis
Uds./ellos/ellas confesaren
Imperativo
confiesa (tú)
confiese (Ud./él/ella)
confiesad (vosotros, -as)
confiesen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había confesado
tú habías confesado
Ud./él/ella había confesado
nosotros, -as habíamos confesado
vosotros, -as habíais confesado
Uds./ellos/ellas habían confesado
Futuro Perfecto
yo habré confesado
tú habrás confesado
Ud./él/ella habrá confesado
nosotros, -as habremos confesado
vosotros, -as habréis confesado
Uds./ellos/ellas habrán confesado
Pretérito Perfecto
yo he confesado
tú has confesado
Ud./él/ella ha confesado
nosotros, -as hemos confesado
vosotros, -as habéis confesado
Uds./ellos/ellas han confesado
Condicional Anterior
yo habría confesado
tú habrías confesado
Ud./él/ella habría confesado
nosotros, -as habríamos confesado
vosotros, -as habríais confesado
Uds./ellos/ellas habrían confesado
Pretérito Anterior
yo hube confesado
tú hubiste confesado
Ud./él/ella hubo confesado
nosotros, -as hubimos confesado
vosotros, -as hubísteis confesado
Uds./ellos/ellas hubieron confesado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya confesado
tú hayas confesado
Ud./él/ella haya confesado
nosotros, -as hayamos confesado
vosotros, -as hayáis confesado
Uds./ellos/ellas hayan confesado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera confesado
tú hubieras confesado
Ud./él/ella hubiera confesado
nosotros, -as hubiéramos confesado
vosotros, -as hubierais confesado
Uds./ellos/ellas hubieran confesado
Presente Continuo
yo estoy confesando
tú estás confesando
Ud./él/ella está confesando
nosotros, -as estamos confesando
vosotros, -as estáis confesando
Uds./ellos/ellas están confesando
Pretérito Continuo
yo estuve confesando
tú estuviste confesando
Ud./él/ella estuvo confesando
nosotros, -as estuvimos confesando
vosotros, -as estuvisteis confesando
Uds./ellos/ellas estuvieron confesando
Imperfecto Continuo
yo estaba confesando
tú estabas confesando
Ud./él/ella estaba confesando
nosotros, -as estábamos confesando
vosotros, -as estabais confesando
Uds./ellos/ellas estaban confesando
Futuro Continuo
yo estaré confesando
tú estarás confesando
Ud./él/ella estará confesando
nosotros, -as estaremos confesando
vosotros, -as estaréis confesando
Uds./ellos/ellas estarán confesando
Condicional Continuo
yo estaría confesando
tú estarías confesando
Ud./él/ella estaría confesando
nosotros, -as estaríamos confesando
vosotros, -as estaríais confesando
Uds./ellos/ellas estarían confesando
Sinónimos

confesar

transitivo
1 manifestar, declarar, reconocer, abrir el corazón, vaciar el saco, cantar de plano, abrir la boca*, abrir el pico, descubrir, desembuchar (col.), cantar, vomitar (col.), denunciar.
Confesar alude a la acción de manifestar o exponer hechos, ideas o sentimientos; puede ser de manera voluntaria (confesión penitencial) o de manera obligada. Descubrir incide en la idea de delatar a alguien. Declarar es afín a la acción de confesar de manera voluntaria. Desembuchar y cantar son formas coloquiales de referirse a la acción de exponer algo secreto o de delatar a alguien. La expresión abrir la boca aparece en frases negativas a modo de amenaza: no abras la boca o te aseguro que te arrepentirás.
Traducciones

confesar

confess, acknowledge, admit, profess, to confess, own

confesar

confesser

confesar

přiznat (se)

confesar

tilstå

confesar

gestehen

confesar

tunnustaa

confesar

priznati

confesar

自白する

confesar

고백하다

confesar

bekennen

confesar

tilstå

confesar

confessar

confesar

erkänna

confesar

สารภาพ

confesar

itiraf etmek

confesar

thú nhận

confesar

坦白

confesar

A. VT
1. (= admitir) [+ error] → to admit, acknowledge; [+ crimen] → to confess to, own up to
2. (Rel) [+ pecados] → to confess; [sacerdote] → to confess, hear the confession of
B. VI (= admitir) → to confess, own up
confesar de planoto own up
C. (confesarse) VPR (Rel) → to confess, make one's confession
me confesé de mis pecadosI confessed my sins
ayer me confeséI made my confession yesterday
¡que Dios nos coja confesados!God help us!, Lord have mercy!
Ejemplos ?
César que en la elocuencia, por causa de la grandeza de las cosas a que tenía que atender y por sus ocupaciones, hubiese hecho menos de lo que requería su divino ingenio, del mismo modo que a Bruto, a quien dejamos en su filosofía, pues que en sus oraciones es inferior a su fama, como lo confiesan hasta sus mismos admiradores, a no ser que alguno lea la de César en favor de Decio Samnita, o la de Bruto en favor del rey Deyotaro, y los demás en quienes se observa la misma lentitud y tibieza o admire alguno de sus versos, pues los hicieron y los entregaron en las bibliotecas, no mejor que Cicerón, pero con más facilidad, porque muy pocos saben que aquéllos los compusieron.
Ya se les alcanza que ni el progreso se hace sin luchas ni hay luchas sin víctimas: sean ellos, pues, las víctimas, a ejemplo de los profetas y Cristo. Ni porque se les trate mal odian a la autoridad; confiesan voluntariamente que ella cumple su deber.
Si confiesan que Régulo, en su cautiverio y corporales tormentos, pudo ser dichoso por la virtud del alma, búsquese antes la verdadera virtud con que pueda ser también feliz la ciudad, ya que la ciudad no es dichosa por una cosa y el hombre por otra, pues la ciudad no es otra cosa que muchos hombres unidos en sociedad para defender mutuamente sus derechos.
De los avisos y consejos secretos que dieron los demonios tocante a las buenas costumbres, aprendiéndose por otra parte públicamente todo género de maldades en sus fiestas Siendo esto así, y habiéndose manifestado públicamente las torpezas, junto con las crueldades y afrentas de los dioses, y sus crímenes, verdaderos o fingidos, pidiéndolo ellos mismos y enojándose si no se ejecutaban, teniéndolos consagrados en ciertas solemnidades y habiendo pasado tan adelante que los han propuesto en los teatros a vista de todo el concurso como dignos de ser imitados, ¿qué significa el que estos mismos demonios, que en semejantes deleites se entremeten y confiesan que son espíritus inmundos y que sus crímenes y maldades...
De la estatua de Apolo Cumano, cuyas lágrimas se creyó que pronosticaron la destrucción de los griegos por no poderles ayudar Y con todo, por la mayor parte suceden semejantes acontecimientos contra su voluntad, según lo confiesan las fábulas...
¿Pero, qué haremos con unos hombres que se glorían de que tuvieron tal ciudadano cual temen que no sea su ciudad, y si no temen, confiesan de buena fe que casi lo mismo que sucedió a Régulo pudo suceder a la ciudad, observando su culto y religión con tanta exactitud como él, y dejen de calumniar los tiempos cristianos?
Esto también lo confiesan sus doctos y sabios en sus libros, y no lo tomo de ficciones poéticas, sino de los libros de los filósofos, donde dijo Virgilio: «Entonces el Cielo, padre todopoderoso, con fecundas lluvias desciende en el regazo de su festiva esposa»; esto es, en el regazo de la Tellus o Tierra, porque también quieren que haya algunas diferencias, y en la misma tierra una cosa piensan que es la Tierra, otra Tellus, otra Tellumón, y tienen a todos éstos como dioses, llamándolos con sus propios nombres y con sus oficios distintos, y reverenciando a cada uno en particular con sus aras y sacrificios.
Estas particularidades no sólo se dicen, sino que se creen muy neciamente, y en realidad no son más que sofismas llenos de vanidad y de suma liviandad.» Y ved aquí, entretanto, palpable lo que confiesan los que defienden a los dioses de los gentiles; pues cuando añade después que esta doctrina pertenece a la superstición, y aun a la religión que él parece enseña, según los estoicos, «porque no sólo los filósofos, dicen, sino también nuestros antepasados, distinguieron la superstición de la religión, en atención a que todo el día rezaban y sacrificaban para que les sobreviviesen sus hijos supérstites, por lo cual los llamamos supersticiosos».
Porque con respecto a los principios y fines, cuentan que dedicaron a estos dioses dos meses (además de los diez que empiezan desde marzo hasta diciembre), januario o enero a Jano, y febrero a Término; y por lo mismo, dicen que en el mismo mes de febrero se celebran las fiestas terminales, en las que practican la ceremonia de la purificación que llaman Februo, de que la misma deidad tomó su apellido; pero pregunto, ¿cómo los principios de las cosas naturales pertenecen acaso al mundo, que es Jano, y no le pertenecen los fines, de suerte que sea necesario acomodar y proveer a los fines de otro dios? ¿Acaso todas las cosas que insinúan se hacen en este mundo, no confiesan también que se terminan en este mismo mundo?
A qué término ha llegado el discurso de que se trata y lo que resta averiguar de él Algunos escritores han opinado que hay dioses buenos y también malos; pero otros, sintiendo con más benignidad de los dioses, los honraron y elogiaron tanto, que no se atrevieron a creer que hubiese dios alguno que, fuese malo; y los que sentaron como cierto que los dioses unos son buenos y otros son malos, llamaron asimismo dioses a los demonios, y aunque fuesen dioses, sin embargo, muy pocas veces los designaron con el dictado de demonios, de tal suerte, que confiesan que al mismo Júpiter...
Estos ya dejan muy atrás la opinión de Varrón y se aproximan más a la verdad; porque él sólo pudo abarcar en su teología natural el mundo o su alma; pero éstos sobre toda la naturaleza del alma confiesan que hay Dios, que hizo no sólo este mundo visible, que ordinariamente se comprende bajo el nombre de cielo y tierra, sino también todas cuantas almas hay, y que a la racional e intelectual, cual es el alma del hombre, con la participación y comunicación de su luz inmutable incorpórea, la hace bienaventurada y dichosa, y ninguno que, haya leído este punto con alguna reflexión ignora que estos filósofos son los que llamamos platónicos, derivando su nombre del de su maestro Platón.
Pero el sentimiento de los demonios les hacía hablar por boca de este sabio, porque les pesaba de ver que se acercaban y amenazaban las duras penas que habían de padecer en las memorias o capillas de los santos mártires; pues en muchos lugares de éstos son atormentados, como lo confiesan ellos mismos, echándolos de los cuerpos de los hombres, de quienes estaban tiránicamente apoderados.