confidente

(redireccionado de confidentes)
También se encuentra en: Sinónimos.

confidente, a

(Del lat. confidens.)
1. adj. Que es fiel, seguro o de confianza.
2. s. Persona a quien otro confía sus secretos o intimidades su confidente jamás le traicionó.
3. Persona que tiene contactos en el mundo de la delincuencia y que transmite información sobre éste a las fuerzas de seguridad del estado.
4. s. m. Especie de sofá de dos asientos en forma de ese que permite a una persona sentarse de cara a otra.

confidente, -ta

 
adj. Díc. de la persona fiel, segura, de confianza.
m. f. Persona a quien otro fía sus secretos o le encarga la ejecución de cosas reservadas.
Espía.

confidente, -ta

(konfi'ðente, -ta)
abreviación
que es fiel o consejero Mis amigos confidentes son de gran ayuda en mi vida.

confidente, -ta


sustantivo masculino-femenino
1. persona a quien alguien confía cosas íntimas Le cuenta todo a su confidente.
2. persona que delata u otorga información sobre algo un confidente de la policía
Sinónimos

confidente

, confidenta
sustantivo
Traducciones

confidente

confident

confidente

مؤتمن

confidente

/a SM/F
1. (= amigo) → confidant/confidante, intimate friend
2. (Jur) → informer; (= agente secreto) → secret agent
confidente policialpolice informer
Ejemplos ?
Es una realidad y, por lo tanto, no se puede actuar con un criterio rígido respecto al caso de la infinidad de personas que encontraron empleo en el Estado después del 10 de Marzo, que han trabajado, que no sean confidentes, o que no sean "botelleros", o que no hayan sido, por ejemplo, candidatos a las elecciones, porque ya ser candidato a las elecciones es una falta que la Revolución no puede tolerar.
Todo está, nada ha cambiado, El horizonte es el mismo; Lo que dicen esas brisas Ya, otras veces, me lo han dicho. Ondas, aves y murmullos Son mis viejos conocidos, Confidentes del secreto De mis primeros suspiros.
Porque ustedes, Señorías, en esta Comisión han discutido sobre quién habló, de qué y cuándo se informó. Han hablado de circunstancias, de manemos y manipulaciones, de desinformaciones, de confidentes y de desconfianzas.
18 Aun los muchachos me menospreciaron: En levantándome, hablaban contra mí. 19 Todos mis confidentes me aborrecieron; Y los que yo amaba, se tornaron contra mí.
(APLAUSOS.) Por eso yo sé que en el futuro nunca más un ciudadano será vejado por un agente de la fuerza pública, que nunca más un ciudadano será torturado, porque las medidas van a ser muy drásticas con el que haga mal uso de la autoridad; tampoco andar con fusiles por las calles; ahora sí, porque todavía quedan unos confidentes y que hay que mantener el orden hasta el momento de la consolidación de la Revolución.
El resultado fue que todos los delatores, todos los confidentes que habían estado asesinando a cubanos durante la guerra, todos los esbirros, todos los asesinos, todos los que les robaron la tierra a los cubanos mientras estaban peleando, se quedaron con la tierra y se quedaron allí tan campantes en la isla sin que les pasara absolutamente nada, porque el poder extranjero los protegió.
Pues bien, los mambises lucharon 30 años y, mala suerte, ¡mala suerte!, cuando se acabó la Guerra de Independencia se quedaron en la calle los voluntarios, los confidentes, los enemigos del país, y los que gobernaban la república no eran los cubanos, eran los extranjeros los que gobernaban la república (APLAUSOS).
¿Qué les cuenta? Sólo lo saben las auras, confidentes de las penas de aquella selva encantada. Corto es su viaje, muy corto; apenas luce sus galas, ya siente venir sobre ella las noches y las borrascas.
Los tiempos de los discursos se acabaron, los tiempos de la politiquería se acabaron, los tiempos de la demagogia se acabaron, los tiempos de las promesas falsas y de los golpes de pecho se acabaron (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS). Se acabaron los politiqueros, los esbirros, los confidentes, los dictadores.
El demagogo es aquel que si, por ejemplo, en estas circunstancias son fusilados en un pueblo 25 confidentes, o en una provincia, o en toda la isla se fusilan 100 esbirros, inmediatamente salen a predicar que la Revolución ha sido traicionada, que hay que matar 10 000, que por ahí no se llega a ninguna parte, que los chivatos andan por la calle.
Por entonces estaba aún en el limbo y no se conocía en este cacho de mundo el respetable gremio que hoy se llama de las madres jóvenes, asociación compuesta de muy talluditas jamonas, constituidas en confidentes de las coqueterías y picardihuelas de sus hijas, y que por cuenta propia saben también dar un cuarto de escándalo al pregonero.
El pueblo ahora, por ejemplo, se preocupa por la zafra, porque lo dice, porque cuando se habla de que la zafra empieza pronto, todo el mundo se alegra, luego esa es una preocupación del pueblo (APLAUSOS). El pueblo se preocupa de que haya justicia, de que los esbirros y los confidentes sean castigados ejemplarmente (APLAUSOS).